Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/25/2014 10:00:00 PM

La lección cubana frente al ébola

La lentitud de la respuesta internacional a la epidemia del ébola en África contrasta con la reacción de Cuba, que ha enviado lo que más se necesita: médicos y enfermeros.

La guerra contra el ébola se está perdiendo sobre el terreno. De las 4.546 víctimas mortales que según la Organización Mundial de la Salud ha dejado la actual epidemia, 216 son trabajadores sanitarios. La cifra, ya de por sí elevada, cobra incluso mayor relevancia cuando se tiene en cuenta que los tres países donde se concentra el grueso de los contagios –Guinea, Liberia y Sierra Leona– suman apenas algunos miles de médicos para atender a su población. Liberia, el más afectado por la epidemia, es incluso el país con menos médicos por habitante a escala mundial, con apenas un galeno por cada 100.000 personas.

Por esa razón, ha cobrado especial relevancia la respuesta de Cuba, que al cierre de esta edición había enviado 206 trabajadores de la salud a las zonas afectadas, y está entrenando a otros 205 médicos y enfermeras que viajarán en las próximas semanas y meses. Un esfuerzo notable para un país con una población similar a la de la sabana de Bogotá y un PIB inferior al de Ecuador. Consecuentemente, diarios como The New York Times y The Washington Post han elogiado la operación, al tiempo que han resaltado el inédito acercamiento que esa oportunidad ha propiciado entre Washington y La Habana.

Y aunque muchos países han realizado o prometido aportes financieros, sobre el terreno la ayuda humana es de lejos la más apreciada. Como le dijo a SEMANA Jonathan Novoa, presidente de Médicos Sin Fronteras para América Latina, “de poco sirve enviar recursos monetarios si no hay personal médico capacitado en el terreno. El dinero sirve para realizar reuniones de coordinación y evaluación, pero eso no va a salvar vidas. Se necesitan profesionales que sepan seguir los estrictos protocolos de seguridad: no queremos más burócratas”.

En gran medida, la respuesta cubana se debe a las particularidades de su sistema de salud, el cual tras el derrocamiento del dictador Fulgencio Batista en 1959 se convirtió en una de las prioridades del gobierno de Fidel Castro, quien ofreció la gratuidad de la formación de los futuros médicos y enfermeras, que no debían pagar ni siquiera los libros. Hoy, la isla caribeña es el tercer país con el mayor número de médicos por habitantes, solo por detrás de los riquísimos Qatar y Mónaco, lo cual se refleja en una mortalidad infantil inferior a la de Canadá y una expectativa de vida similar a la de Estados Unidos y superior a la de muchos países desarrollados.

A su vez, desde los años sesenta la isla es un protagonista de la ayuda internacional, y cuenta actualmente con 50.000 médicos y enfermeras en 66 países, de los cuales unos 4.000 están en diversas regiones de África. Una inversión en salud pública que contrasta con los cálculos de las multinacionales farmacéuticas, que según un artículo publicado el jueves por The New York Times descartaron por razones de mercado perfeccionar una vacuna contra el ébola desarrollada en la Universidad de Texas, que había alcanzado una efectividad del 100 por ciento en simios.

La situación no deja sin embargo de ser paradójica, pues al tiempo que el gobierno de La Habana se preocupa por la salud de millones de personas del otro lado del Atlántico, le impone a sus habitantes restricciones en términos de libertad de prensa y disidencia política. A su vez, el altruismo de los médicos y enfermeros que esta semana han partido hacia uno de los lugares hoy en día más temidos de la Tierra, tiene un alto costo. La Habana ha anunciado que de contagiarse no serán repatriados. Y si fallecen, sus cuerpos serán enterrados en África.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.