Jueves, 20 de noviembre de 2014

| 2013/02/14 00:00

La lucha en Costa Rica contra el maíz transgénico

Grupos ambientalistas costarricenses lideran marchas contra la multinacional Monsanto.

Marcha multitudinaria contra siembras de maíz transgénico en Costa Rica Foto: Eva Carazo

“No hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo pueda resistir”, dice el refrán popular. Costa Rica quiere sacudirse de un mal que lo aqueja desde hace muchos años: los cultivos transgénicos de soya, banano, piña y algodón.

Hoy ya son 37 cantones (equivalentes a municipios en Colombia) de un total de 81 que se han declarado libres de esas siembras, lo que equivale al 45% del total del territorio.

Lo más sorprendente es que la mayoría de los cantones han hecho esa declaratoria en las últimas semanas. El debate sobre los transgénicos es pan de cada día desde el mes pasado, después de que La Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad dio visto bueno para que la compañía Delta&Pine Land, filial  de Monsanto, pueda sembrar varias hectáreas de maíz transgénico.

A pesar de Costa Rica solo da permisos para investigación científica y producción de semillas para exportar, Jaime García, catedrático del Centro de Educación Ambiental (CEA) de la Universidad Estatal a Distancia y de la Escuela de Biología de la Universidad de Costa Rica, considera que son una amenaza para el país.

En un documento publicado en la Revista Economía y Sociedad, García afirma que hay “plantaciones de maíz y canola orgánicos que se han contaminado con el polen de sus parientes transgénicos”, siendo esto “una consecuencia inevitable del uso de las semillas transgénicas”.

La ciudadanía no teme salir a las calles a protestar por los nefastos efectos que ha tenido el cultivo de esos productos y por evitar el aumento de esas siembras. Eva Carazo, líder de la Red de Coordinación en Biodiversidad, afirma que está muy satisfecha por la movilización que se ha dado en los últimos días.

Ese repentino movimiento ciudadano no parece ser pasajero. Según Carazo, “ha sido por iniciativa local (en los cantones) que la gente se ha organizado haciendo foros y conferencias”. Como resultado, las marchas se han replicado por todo el país.

Carazo añade que la descentralización del movimiento y el cabildeo local han sido los elementos más importantes ya que el cantón tiene la autonomía de decidir sobre su ordenamiento territorial.

José María Villalta, diputado del Partido Frente Amplio, va a proponer en los próximos días un proyecto de ley para prohibir la siembra de esas plantas por 15 años, indicando que “es mejor esperar a que avance la ciencia y haya estudios sobre la certeza de estos productos”.

Esta no es la primera vez que los costarricenses se movilizan en contra de compañías extranjeras que llegan a explotar sus recursos. Otro movimiento impidió durante 20 años que la minera Infinito Gold iniciara la explotación de oro a cielo abierto en el país y finalmente expulsó a esa empresa del territorio, al igual que a Alcoa, que pretendió extraer aluminio durante los años setenta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×