Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/11/2015 10:00:00 PM

La mujer en los billetes de 10 dólares

Tras casi un siglo sin cambios en el diseño del dólar, el Tesoro de EE. UU. accedió a incluir el rostro de una mujer en el de diez. Pocos aplaudieron su decisión.

A mediados de junio, el Departamento del Tesoro hizo un anuncio que habría podido ser la gran victoria feminista de los últimos años. “Estoy orgulloso de que el nuevo billete de diez dólares vaya a ser el primero en más de un siglo en incluir el retrato de una mujer”, dijo el secretario de esa cartera, Jack Lew. Sus palabras, sin embargo, fueron mal recibidas no solo por el expresidente de la Reserva Federal Ben Bernanke, varios columnistas y editorialistas de The Washington Post, The Wall Street Journal y The New York Times, sino incluso por la candidata del Partido Demócrata a las elecciones de 2016, Hillary Clinton.

Para entender el descontento, hay que retroceder hasta principios de 2014, cuando Sofia, una niña de 9 años, le dirigió una carta al presidente de Estados Unidos, Barack Obama. “Querría saber por qué no hay mujeres en los dólares”, decía la nota manuscrita. En ella, la pequeña exponía dos argumentos de peso. Por un lado, señalaba con lucidez que “sin mujeres tampoco habría hombres”. Por el otro, advertía que ellas habían hecho suficientes méritos para estar en el papel moneda. Y para la muestra, incluyó un listado con 12 candidatas.

La respuesta del mandatario llegó a mediados de 2014, cuando describió la propuesta como “una muy buena idea”. A pesar de que en su comentario Obama no respondió a la pregunta de Sofia, su intervención le dio una gran visibilidad a su iniciativa, que tomó vuelo entre la opinión pública. En efecto, la idea de llevar la igualdad de género al papel moneda se concentró en la campaña Women On 20’s (Mujeres en el de 20, en inglés), que se ha enfocado en que una mujer aparezca en el billete de 20 dólares. Con tal fin, sus promotoras consultaron a un amplio número de académicos y crearon una urna virtual en la que más de 600.000 personas votaron por sus preferidas.

La ganadora fue Harriet Tubman, considerada una Moisés del siglo XIX por haber liberado a miles de esclavos mediante ‘el tren subterráneo’, una compleja red de refugios y rutas seguras. También, por su participación en la guerra de Secesión, en la que fue una invaluable enfermera, guía e incluso comandante de las tropas unionistas. Un doble mérito que le permitió ganar más apoyo que luchadoras como Rosa Parks y Eleanor Roosevelt.

La decisión del Departamento del Tesoro de incluir a una “mujer destacada” en el billete de diez dólares habría podido coronar esa iniciativa. Pero como le dijo a SEMANA Barbara Ortiz Howard, fundadora de Women On 20’s, “no escogimos por capricho el billete de 20 dólares. Por un lado, este tiene una circulación cuatro veces mayor que el de diez. Y por el otro, el de 20 incluye la figura de Andrew Jackson, un esclavista que tomó decisiones que acabaron con la vida de miles de nativos, quien además no creía en el papel moneda. Vamos a seguir luchando para que haya una mujer en el billete de 20 dólares”.

Hacia la misma dirección apuntan las críticas de Clinton, Bernanke y los editorialistas de los principales diarios norteamericanos. Estos, además, han lamentado que se sacrifique del billete de diez dólares a Alexander Hamilton, el héroe que convirtió a su país en una democracia industrial. Por lo visto, a pesar de que apenas el 40 % de las transacciones en Estados Unidos se realizan en efectivo, el papel moneda sigue teniendo un enorme valor simbólico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.