Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1999/01/11 00:00

LA NUEVA CARA

Chávez, el presidente electo, no se parece al Chávez candidato. Pronto se sabrá cuál es el verdadero.

LA NUEVA CARA

Cuando el candidato Hugo Chávez se enteró oficialmente que se había convertido en el presidente electo de Venezuela, con el 56 por ciento de los votos y la mayor ventaja de la historia electoral de ese país, supo quelos días de violentas diatribas contra la clase política venezolana y contra todo lo que oliera a establecimiento tradicional habían terminado. El comandante sorprendió a la mayoría cuando decidió convocar a todos los venezolanos a la unidad y conciliación esa misma noche del domingo 6.
Para ganar una elección popular ciertamente se necesita una gran capacidad histriónica, y como Chávez dijo a SEMANA en una entrevista en abril, una de sus pasiones juveniles fue el teatro. Ya lo había demostrado cuando supo representar el papel adecuado al rendirse luego de su intentona golpista en aquella madrugada del 4 de febrero de 1992, cuando irrumpió con sus tanques y paracaidistas para derrocar al entonces presidente Carlos Andrés Pérez. Su famosa frase "por ahora" , cuando anunció que sus objetivos estaban pospuestos, lo proyectó como un cohete en el imaginario popular venezolano. Pero ahora es el presidente del país y la retórica deberá dar paso a los hechos.
Por lo pronto los venezolanos le siguen creyendo. Bastó que anunciara que garantizaba la propiedad privada, las inversiones extranjeras y nacionales, la refinanciación de la deuda externa con el FMI, la disciplina fiscal, la no devaluación del bolívar ni el control de cambio, la apertura económica y la intención de aumentar el salario mínimo para que se desinflara el globo del miedo que le había precedido.
La presentación de su nueva cara actuó como una pócima mágica para devolver la confianza en el futuro del país pues en cuestión de horas los gremios empresariales e industriales le rindieron tributo, los gobernadores, que le habían atacado en la campaña, le pidieron perdón, el bipartidismo arrepentido empezó a darse golpes de pecho, el mercado de valores se disparó a un histórico 46 por ciento y la moneda se revaluó en 6,50 bolívares por dólar. Su populismo y demagogia con los pobres quedaron guardados en otro de sus elegantes trajes que no se compadecen con su pensión de teniente coronel retirado de 1.000 dólares mensuales. Fue alojado provisionalmente con todos los honores militares en la residencia presidencial La Viñeta, destinada a los mandatarios extranjeros, hasta que asuma el mando el próximo 2 de febrero.
Pero esa capacidad para proyectar la imagen adecuada en el momento preciso es excelente para ganar elecciones, pero no necesariamente implica que detrás de la máscara se esconda un buen gobernante. Ahora los venezolanos se preguntan cuál es el verdadero Chávez, si el militar retirado de boina roja y palabras altisonantes, o el presidente electo de finas maneras y sonrisa cosmopolita.
El historiador y columnista Manuel Caballero dijo al respecto a SEMANA que "es normal que el estreno de un presidente electo sea conciliatorio y muestre una nueva cara pues ese repentino cambio responde a dos cosas: al deseo de deslastrarse de la parte negativa de su figura e imagen y a la costumbre de que en los primeros 100 días se le da un estado de gracia o luna de miel al nuevo mandatario".
Pero a Caballero le preocupa lo que puede ocurrir durante la luna de miel según la firme promesa de Chávez de convocar la Constituyente el 15 de febrero próximo. "Aquí lo fundamental de su anunciada Constituyente es que se apruebe la reelección presidencial inmediata, algo que en la Carta Magna vigente está prohibido y sólo se puede después de 10 años".
El polémico tema de la Constituyente promete duros enfrentamientos políticos. "Veremos si logra la mayoría parlamentaria para aprobar la reforma de la reelección. Habría que ver si eso es legal porque él tiene que jurar por la Constitución vigente. Y los venezolanos no están acostumbrados a la reelección inmediata porque significaría abrir el camino al autoritarismo y dictadura vitalicia. Además Chávez no ha escondido que desea permanecer en el poder con su 'ya veremos' al preguntársele cuándo entregará la Presidencia".
Ante la tormenta que se aproxima, Caballero sentencia: "Quienes votaron por él, por la antipolítica, se van a encontrar con el político más desaforado que haya pasado por Venezuela".
El académico, economista y petrolero Héctor Malavé Mata tampoco se fía de la nueva cara de Chávez aunque le da el beneficio de la duda. "Ha mostrado una fuerte disposición para gobernar a todos los venezolanos pero lamentablemente no hay disponibilidad, o sea plata, para cumplir sus promesas, por lo que tendremos tiempos críticos y difíciles de apaciguar".
En eso reside la mayor vulnerabilidad de Chávez, porque los venezolanos, desesperados por su mala situación y por años de gobiernos impopulares y corruptos, creyeron sus discursos contra la desprestigiada clase política. Pero ahora querrán ver la diferencia, no en forma de palabras sino de hechos concretos.


CAP:"No le guardo rencor a Chávez"
El ex presidente Carlos Andrés Pérez ha regresado como senador electo por los estados Táchira y Bolívar a la escena política venezolana. Su opinión sobre el presidente electo Hugo Chávez es fundamental porque fue Pérez quien enfrentó el intento de golpe en 1992. En los meses anteriores a las elecciones Pérez expresó duros conceptos sobre la posibilidad de un gobierno de Chávez.
SEMANA: ¿Cómo ve la cara nueva de Hugo Chávez?
Carlos Andres Perez: Como demócrata creo que tenemos que aceptar y respetar el triunfo limpio que obtuvo en las elecciones. Estamos en la expectativa. Sus primeros pasos han sido firmes, lo que nos permite tener una opinión diferente de él.
SEMANA: ¿Y el viraje de su discurso conciliatorio?
C.A.P.: Su lenguaje es curioso, lleno de matices y diferencias a lo que predicó en la campaña.
SEMANA: ¿Cree que mantendrá esa amplitud en su gobierno?
C.A.P.: Aún es muy pronto para saberlo porque no tenemos definición de sus políticas ni de quienes van a integrar su gabinete ministerial y eso es importante saberlo.
SEMANA: ¿Apoyaría la Constituyente que propone Chávez?
C.A.P.: Todavía no sabemos cuáles li-neamientos tendrá la Constituyente. Pero su representante, el doctor Escarrá, está dispuesto a discutir y eso es importante.
SEMANA: ¿Pero está usted de acuerdo con que se cambie la actual Carta Magna?
C.A.P.: Yo estoy de acuerdo con los cambios en el ámbito de la constitucionalidad.
SEMANA: ¿Cree que son suficientes tres semanas para que el Congreso se ponga de acuerdo antes de que el 15 de febrero lo decrete Chávez?
C.A.P.: El plazo es suficiente para que el Congreso apruebe y promueva la convocatoria del referéndum de la Asamblea Constituyente por la vía constitucional.
SEMANA: ¿Qué pasó con su anunciada oposición dura al gobierno de Chávez?
C.A.P.: Siempre he mantenido una posición democrática y respaldo a quienes también se mantienen en democracia.
SEMANA: ¿Y si el nuevo presidente salta por encima de la Constitución?
C.A.P.: Si se sale de la Constitución yo saltaré a la resistencia y le combatiré duramente para rescatar la democracia.
SEMANA: ¿Para qué se va a reunir con Chávez?
C.A.P.: He planteado una entrevista con él, Miguel Rodríguez y dirigentes de nuestra organización Apertura para precisar cuáles van a ser sus lineamientos políticos.
SEMANA: ¿Ya no le guarda rencor?
C.A.P.: No soy rencoroso ni revanchista. El pasado es pasado y no se puede cambiar y lo importante es ver y construir el futuro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.