Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1996/05/06 00:00

LA NUEVA UNION SOVIETICA?

LA FIRMA DE UN ACUERDO ENTRE CUATRO REPUBLICAS DE LA EX UNION SOVIETICA, Y LA FORMACION DE LA SOCIACION DE REPUBLICA SOBERANAS ENTRE RUSIA Y BIELORUSIA. CREAN EXPECTATIVA EN EL MUNDO.

LA NUEVA UNION SOVIETICA?

Aunque en Occidente ha caído como un baldado de agua fría, el tratado de integración económica que firmaron cuatro repúblicas de la antigua Unión Soviética era una consecuencia lógica de los hechos de 1991, cuando el gigante soviético dejó de existir. En ese año las repúblicas que conformaban la Unión Soviética se vieron agobiadas por la crisis, pues sus economías estaban firmemente atadas al plan centralizado dictado desde Moscú. Uzbekistán vendía los textiles para las fábricas de Ivanovo, al norte de Rusia. Bielorrusia hacía los tractores, Ucrania proveía el trigo y Rusia les daba a cambio petróleo barato. Al desbaratarse la familia, cada una de las repúblicas se quedó con sus productos o los vendió en el extranjero, dejando a las fábricas sin materias primas, a los campos sin tractores y a países enteros sin calefacción.Por ello, desde el mismo momento en que se acabó la URSS, sus ex miembros empezaron a buscar formas de integración. La más importante fue la Comunidad de Estados Independientes, a la cual se integraron todas las ex repúblicas de la URSS, con excepción de las bálticas. Pero la CEI parecía más un intento por evitar un trauma demasiado fuerte en la disolución de la URSS que un auténtico mecanismo integracionista.De ahí la trascendencia del 29 de marzo, cuando los presidentes de Kirguizia, Kazajstán, Rusia y Bielorrusia firmaron un tratado de integración económica que inquieta al resto del mundo porque parece un primer paso hacia la reconstitución de algo parecido a la Unión Soviética. Por lo pronto, el principal objetivo es la formación de un espacio económico único, con un mercado común de mercancías, servicios y fuerza de trabajo, en la perspectiva de la creación de una sola moneda. Lo más concreto del acuerdo es la formación de una unidad aduanera entre los cuatro países, lo cual significa hacer un corredor comercial que va desde la frontera con Polonia hasta la China.Para poner en práctica el tratado se formó un Consejo Interestatal _cuyo presidente será Alexandr Lukashenko, presidente de Bielorrusia_, un comité de integración y un comité interparlamentario.La preocupación de Occidente creció aún más el 2 de abril, cuando Rusia y Bielorrusia fundaron la 'Asociación de Repúblicas Soberanas', con un sabor aún más sugestivo. La abreviatura de la nueva formación en ruso es SSR, mientras la de la Unión Soviética en ruso era SSSR. Esta coincidencia parece buscada a propósito porque tiende a dar la idea del regreso, aunque sea en parte, a la vieja "amistad y unidad de los pueblos", a la antigua URSS.El acuerdo se firmó con toda la pompa del caso. El patriarca Alexei II lo bendijo como la unión de dos pueblos eslavos, y rápidamente los presidentes Boris Yeltsin y Lukashenko se apresuraron a consagrar el 2 de abril como feriado, 'Día de la Unión de los Pueblos'. Lukashenko, emocionado por la firma, rompió su costumbre de no tomar alcohol, brindó con vodka y rompió la copa, como en las películas.El acuerdo supone la formación de un espacio económico, científico, tecnológico e informativo común, así como la unificación de los sistemas de transporte y energía. Se habla de la unificación del sistema crediticio y presupuestario y de una moneda única. El órgano más alto será el Consejo Superior, formado por las cabezas del Estado y del gobierno, los presidentes de los parlamentos y el presidente del comité ejecutivo. Además habrá un Parlamento formado por un número igual de miembros de ambos países.Bielorrusia era conocida como el 'taller de montaje' de la Unión Soviética. El país, con un alto potencial industrial, una concentración de industrias militares y una fuerza de trabajo de las más calificadas de la antigua URSS, tiene una ubicación estratégica, pues es la frontera con Europa. Pero con el estallido de la URSS, la pequeña república eslava fue una de las más afectadas. Pobre en recursos naturales y materias primas, sus industrias se vieron paralizadas al cortarse el cordón umbilical que las unía con Rusia y con sus fuerzas armadas. La unión con Rusia es un salvavidas para su economía.Para Rusia, el acuerdo es estratégico porque le permite controlar la ruta hacia Europa y la frontera con ella, y porque tres de los cinco gasoductos de Rusia cruzan Bielorrusia. Pero la razón de fondo es geopolítica: la amenaza de una extensión de la OTAN hacia el oriente hace vital para el Kremlin garantizar la lealtad de su hermana menor eslava. El acuerdo ha incentivado las pasiones políticas en Bielorrusia. El domingo 31 de marzo, unas 30.000 personas salieron a las calles a apoyar al gobierno, y el día de la firma, otras 30.000 salieron a protestar contra él, dirigidas por el Frente Nacional Bielorruso.Con la movida, Yeltsin logró arrebatar a los comunistas la bandera de la reconstitución de la grandeza de Rusia, esa misma bandera que ellos habían tratado torpemente de enarbolar tras la decisión de la Duma (Parlamento) del 15 de marzo de anular el acuerdo de Belovezhesk, mediante el cual se disolvió la Unión Soviética en 1991.Este paso en falso del Partido Comunista le ha costado caro a su candidato Guennadi Ziuganov. Hasta los periódicos procomunistas han atacado a sus líderes por el error de haber adoptado una medida declarativa sin ningún efecto político ni jurídico, pero que alborotó el avispero político y permitió una contraofensiva del presidente Yeltsin. Ziuganov no ha tenido más remedio que 'saludar entusiasta' la firma de los acuerdos, si bien se quedó del tren.Sin embargo, el efecto de los acuerdos es mayor en el exterior que en el electorado ruso. Los maestros y los obreros que aquí en Moscú no cobran sus sueldos desde hace meses se preguntan cuánta plata tendrán que poner de su bolsillo, y miran con escepticismo los éxitos integracionistas de su presidente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.