Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/08/21 14:33

La península de Corea está al borde de la guerra

La tensión en la que se encuentran las dos Coreas puede terminar en una guerra por las provocaciones de Corea del Sur y EE. UU., afirmó Kim Hyong Jun, embajador norcoreano en Moscú.

Puestos de guardia militar de Corea del Sur (abajo) y Corea del Norte (arriba). Foto: AFP

En relación a los altavoces que emiten propaganda contra Pyongyang en territorio fronterizo surcoreano, el diplomático subrayó: "La guerra psicológica contra el Norte es, en esencia, un abierto acto de agresión y una vil provocación político-militar contra nuestro país".

Y advirtió de que la "dura reacción" norcoreana "será inevitable" si Seúl no acepta el ultimátum y no retira los altavoces que emiten propaganda antinorcoreana en la frontera antes de las 17.00 del sábado hora local (08.00 GMT).

"Nosotros no estamos interesados en una escalada de la tensión en la península coreana, pero Estados Unidos y Corea del Sur sí lo están", aseguró.

Además, recordó que en las inmediaciones de la península coreana todos los años transcurren "numerosas maniobras militares conjuntas entre EEUU y Corea del Sur".

"Ellos no ocultan que el objetivo de esas maniobras masivas es prepararse para la guerra y la ocupación de nuestro país para derrocar a nuestro régimen político. Por ello, nosotros debemos reforzar nuestro arsenal de contención nuclear", señaló.

El embajador negó también que Corea del Norte hubiera efectuado la víspera disparos de artillería contra territorio surcoreano y acusó a Seúl de utilizar esa falsa excusa para lanzar 36 obuses de artillería contra los puestos policiales norcoreanos, lo que tachó de "irracional provocación militar".

"Esperamos que no sólo Rusia, sino todo el mundo conozca la verdad sobre este incidente y contribuya a rebajar la tensión en la península coreana", afirmó.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, convocó hoy una reunión de emergencia de la Comisión militar central del Partido de los Trabajadores, en la que ordenó a sus tropas de primera línea fronteriza que se preparen para el combate.

Las órdenes de Kim reflejan la elevada tensión que se ha generado entre las dos Coreas tras desatarse el jueves el incidente más grave desde el bombardeo norcoreano de la isla fronteriza de Yeonpyeong en 2010.

Rusia, que comparte unos 20 kilómetros de frontera terrestre con Corea del Norte y participa en las negociaciones nucleares coreanas a seis bandas, llamó a ambas Coreas a la contención para evitar una escalada del conflicto militar en la península.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.