Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/30/2014 12:00:00 AM

Kenia legaliza la poligamia

Los hombres podrán contraer matrimonio con el número de mujeres que deseen, sin que sus esposas interfieran.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, firmó el pasado 29 de abril la ley que legaliza la poligamia y permite a los hombres contraer matrimonio con el número de mujeres que deseen, sin que sus anteriores esposas puedan interferir en ello.

La nueva ley, cuya tramitación parlamentaria contó con una fuerte oposición de diferentes asociaciones de mujeres, considera el matrimonio como una unión voluntaria entre un hombre y una mujer “ya sea en unión monógama o polígama”,informó el Gobierno.

La poligamia era una práctica frecuente en Kenia, pero hasta ahora, no estaba reconocida como una unión civil válida en los tribunales, ya que contravenía la Constitución de este país.

La Ley Matrimonial, aprobada el mes pasado por el Parlamento keniano, exonera a los hombres de consultar a sus esposas antes de traer una nueva mujer a su hogar.

Durante su debate, los parlamentarios, en aplastante mayoría frente a las diputadas, consiguieron eliminar la cláusula incluida en el borrador de la norma que permitía a las esposas vetar la elección del marido.

Las diputadas, indignadas, abandonaron la Cámara y condenaron una enmienda que consideran “injusta”.

El director de la comisión parlamentaria de Justicia y Asuntos Legales, Samuel Chepkong'a, defendió que cuando una mujer se casa bajo una norma consuetudinaria, debe entender que el matrimonio está abierto a la poligamia.

“Siempre que un hombre llegue a casa con una mujer, se entenderá que será la segunda o tercera esposa. Las mujeres o esposas con las que te casas no necesitan saber cuándo vas a traer a casa a otra mujer. Cualquier mujer que traigas a casa es tu mujer”, remracó Chepkong'a.

La diputada Regina Nthambi replicó que esta norma perjudicará a las mujeres que no pueden pagar una ceremonia religiosa, pero sus críticas, y las del resto de parlamentarias, no fueron tenidas en cuenta.

Mujer compartida

En agosto del 2013, Joyce Wambui dijo que no podía vivir sin ninguno, por esto, Mwendwa y Kimani firmaron un acuerdo para “compartirla”.

El diario local Daily Nation tradujo el acuerdo escrito a mano en el idioma swahili, en el cual los dos hombres pactaron no sentir celos el uno del otro y vivir en paz.

“Hemos acordado que, a partir de hoy, no nos vamos a amenazar o a tener sentimientos de celos hacia el otro porque nuestra esposa, Joyce Wambui, dice que no está dispuesta a dejarnos”, escribieron.

Mwendwa y Kimani aseguraron que respetarían el día que Wambui reserve para que cada uno la visite.

El oficial de policía comunitaria de Mombasa, Adhalah Abdulrahman, dijo al periódico local que se dio cuenta de la situación durante una pelea. Uno de los hombres descubrió que Wambui invitaba al otro a su casa mientras él estaba en el trabajo.

“Hablé con ambos y dicen que la aman por igual y no pueden vivir sin ella”, aseguró Abdulrahman. “Le pedí a la mujer que eligiera, pero se negó diciendo: ‘No puedo perder a ninguno de ellos, me gustan los dos’”.

Los hombres también acordaron criar conjuntamente los hijos que Wambui –madre de gemelos– pueda tener.

Indignados

La poligamia, hasta ahora, era legal en Kenia por un estatuto especial para los musulmanes. Por el contrario, según informes, la poliandria, en la cual una mujer tiene más de un marido a la vez, es algo inaudito en el país, pero no expresamente ilegal.

Abogados dijeron al Daily Nation que los dos hombres tendrían que probar que acostumbran practicar la poliandria, de lo contrario, la unión no podría llevarse a cabo.

Los lugareños se mostraron molestos por el acuerdo. “Nunca hemos oído hablar de algo así en Kenia. Es grosero, no es tradicional, no es bíblico y va en contra de los libros sagrados, como el Corán. ¿Por qué una mujer habría de ser compartida por dos hombres?”, dijo Juma Tumaini, una habitante de la comunidad.

Mwendwa, de 26 años, dijo que su jefe lo despidió después de conocer la historia, pero aseguró que seguiría amando Wambui.

“No es que ella sea una ‘supermujer’, pero es un gran trabajadora y muy hermosa“, dijo.

“Tabú”

A pesar de su actitud permisiva frente a la poligamia, Kenia es un país de actitudes fuertemente homofóbicas. La homosexualidad es “ampliamente considerada como un tabú y es repugnante dentro de los valores y la moral cultural”, reportó el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en el 2011. Además, los actos homosexuales son considerados como crímenes por el Estado.

Por ejemplo, el sexo entre estudiantes varones es ilegal e implica una pena máxima de 14 años de prisión y 21 años si hay agravantes. Aunque no se especifica el sexo entre mujeres, se cree que el término neutro “persona” en la sección 162 del Código Penal incluye a las lesbianas. De hecho, el primer ministro, Raila Odinga, pidió que se les arreste al igual que a los hombres.

En abril del 2012, la Comisión Nacional para los Derechos Humanos en Kenia afirmó que la comunidad LGBTI es víctima frecuente de discriminación, hostigamiento y violencia sexual.

Por su parte, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas recomendó a Kenia en el 2005 legalizar la homosexualidad, a lo que el gobierno respondió:

“Kenia no puede despenalizar las uniones del mismo sexo en esta etapa, porque dichos actos son considerados tabú, delitos contra el orden de la naturaleza y son repugnantes ante los valores culturales y morales. ...No obstante, hay que reiterar que el Gobierno no discrimina a nadie en la prestación de servicios. La ley, en ningún caso, solicita que las personas declaren su orientación sexual”.

Kenya trató con mayor detalle estos temas en mayo del 2012:

“La opinión pública se opone firmemente a la legalización de las uniones del mismo sexo. La Constitución establece en el artículo 45 que una persona tiene derecho a casarse con una persona del sexo opuesto, basado en el libre consentimiento de ambas partes. ...Hasta que la opinión pública cambie, el Gobierno trata de otorgar cierta protección a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales”.

Con EFE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.