Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/28/2012 12:00:00 AM

La prensa amenazada

Uno de los principales instrumentos para proteger la prensa está en peligro. La semana pasada, los 34 miembros del Consejo Permanente de la OEA aprobaron unánimemente un documento que permitiría reformar la Relatoría para la Libertad de Expresión, un informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Uno de los principales instrumentos para proteger la prensa está en peligro. La semana pasada, los 34 miembros del Consejo Permanente de la OEA aprobaron unánimemente un documento que permitiría reformar la Relatoría para la Libertad de Expresión, un informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Esta relatoría, que señala prácticas que coartan la libertad de expresión y hace recomendaciones al respecto, es la única independiente de la CIDH y la única que recauda sus propios recursos. Con las reformas, que por ahora no son vinculantes, el informe estaría incluido en el reporte general de la CIDH y la entidad ya no contaría con recursos propios. Partidarios de la reforma, como la representante permanente de Ecuador en la OEA, María Isabel Salvador, afirmaron que era justa, pues así todas las relatorías tendrían los mismos derechos. Sin embargo, organizaciones como Human Rights Watch y Reporteros sin Fronteras aseguran que detrás de estas recomendaciones se esconden los intereses de los gobiernos de países como Ecuador y Venezuela, que sostienen enfrentamientos constantes con la prensa, como la querella que el presidente ecuatoriano Rafael Correa tiene con el diario El Universo que podría significar la desaparición de ese diario centenario.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?