Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/1/2014 12:00:00 AM

La relación con Rusia y Europa divide a los ucranianos

Opositores y simpatizantes de la anexión a la Unión Europea hablan desde Kiev.*

La crisis en Ucrania no mengua. Aunque el fin de semana el gobierno de Víktor Yanukóvich anunció que cedería a algunas de las demandas de los manifestantes que desde noviembre pasado acampan en la legendaria plaza Maidan y que ya cayeron las primeras cabezas en el ejecutivo, los choques con quienes piden un cambio de gobierno y un giro en la política exterior, siguen siendo la constante diaria.

A las demandas por un acercamiento a la Unión Europea y al fin de la influencia rusa en los asuntos políticos y económicos del país, se ha sumado la exigencia de retiro de la ley antimotines que fue aprobada por el parlamento, controlado por Yanukóvich, el 16 de enero de 2014. El conjunto de 10 leyes reduce considerablemente los derechos de libre expresión y reunión. 

Desde entonces, las protestas han desbordado el marco de la capital, Kiev, para trasladarse a varias provincias del oeste del país, de mayoría ucraniana. Aunque la situación en el este, de cultura y lengua rusa, aún está controlada, el país sigue en un estado de caos, mientras Rusia mira desde lejos.
El foco de la protesta ha sido el giro dado por Víktor Yanukóvich en su política exterior, al romper las negociaciones para unirse a la Unión Europea, y así acercarse a Rusia. 

Semana.com entrevistó a Sergey Popov, empresario de orientación pro-rusa y a Vladislav Bovsunovsky periodista opositor al gobierno, quien trabaja en los diarios Vesti y Segodnya.

Semana.com: Dado el recrudecimiento de los choques en los últimos días y la radicalización de las posiciones, ¿hay alguna posibilidad para una salida negociada a la crisis?

Sergey Popov: Este es un juego en el que hay otros participantes más fuertes que el primer ministro Yanukóvich y sus opositores, y son aquellos quienes decidirán el resultado. Hay nuevos jugadores, principalmente vagabundos y rusófobos de ocasión, quienes no son rivales de respeto. Nuestro parlamento está dominado por el ‘Partido de las Regiones’ (del presidente Yanukóvich) que ha mostrado solidaridad y unidad durante este golpe de Estado. Nuestro líder ha visto fortalecida su influencia por las acciones torpes de los manifestantes quienes han perdido su oportunidad de llegar al poder el año que viene. 

Vladislav Bovsunovsky: El parlamento está totalmente controlado por el presidente Yanukóvich. Quien le contradice es presionado y perseguido. Un acuerdo solo será posible si el presidente siente que su actuar corre el riesgo de ser sancionado por Estados Unidos y la Unión Europea. El presidente también controla las cortes, la policía, los fiscales y las autoridades de hacienda. Él es como un rey.

Semana.com: Dada la enorme influencia lingüística y cultural rusa en el este de Ucrania. ¿Porqué, como muchos han augurado, el país no se ha dividido? 

S.P.:
Creo importante señalar que 25 % de los ucranianos son étnicamente rusos y muchos ciudadanos hablan y piensan en ruso, y no solamente al este del país. A Occidente le conviene una Ucrania débil y dividida, convertida en un apéndice exportador de materias primas de Europa. Los ucranianos debemos evitarlo. Son ellos los que quieren dividirnos, pero el enemigo no pasará. Dios está con nosotros. Tenemos sangre fuerte; tenemos detrás de nosotros las mayores victorias en la historia de la humanidad. Sabemos que lo que beneficia a la fuerza son la inteligencia, la ternura, el perdón y el amor. 

V.B.: La rusificación, como usted afirma, solo se da en el este de Ucrania, habitado principalmente por campesinos y mineros. Incluso en esas villas se habla ucraniano. Más aún, el más famoso poeta ucraniano y un reconocido disidente de la era soviética nació en la región de Donetsk, en el este rusoparlante del país. A pesar de la propaganda constante para acercar Ucrania a Rusia, no más del 5 o 7 % apoya esta idea. La razón es que no hay ninguna ventaja obvia para vivir bajo la sombra de Rusia.

Semana.com: ¿Cuál es la situación actual a nivel etno-lingüístico?

S.P.: Habiendo nacido en la rivera del gran río Don y en esencia un ruso ucraniano, he educado a mi hijo en el amor por los dos países; y le he enseñado las dos lenguas. Debemos entender que somos muy afortunados de pertenecer a dos culturas bellas e interrelacionadas. Rusos y Ucranianos estamos anclados a la tierra por las mismas raíces. Ellos [los manifestantes] tratan de convencernos de que tenemos historias diferentes, pero no es cierto. Compartimos una memoria y una fe.

V.B.: Ucrania es un estado bilingüe. En la vida cotidiana el ruso y el ucraniano se utilizan de forma intercambiable. Hay muchas familias donde el esposo habla ruso y su mujer ucraniano. La gente normalmente entiende las dos lenguas. 

Semana.com ¿Qué tan decisiva es la influencia rusa en Ucrania?

S.P.: Somos un socio estratégico de Rusia y viceversa, solo los ignorantes opinan lo contrario. Yo solo espero que se mantenga en el futuro la relación larga y mutuamente benéfica con nuestros hermanos rusos. 
 
V.B.: Rusia considera a Ucrania como parte de su territorio. Cualquier intento de integración con otro país lleva a presiones económicas por parte de Rusia. El principal método de presión es la prohibición de importar bienes provenientes de Ucrania y mayores precios de la energía que Rusia vende a nuestra industria. Rusia tiene el monopolio en la venta de petróleo y gas a Ucrania.

Semana.com: En 2004, la Revolución Naranja logró derrocar por primera vez a Víctor Yanukóvich. El actual presidente. ¿Cómo están relacionadas aquellas protestas con las de hoy? 

S.P.: Yo no apoyé la Revolución Naranja, pero puedo decir que desde entonces el juego ha cambiado. Muchos de esos manifestantes ‘naranja’ apoyan el actual golpe.
 
V.B.: En 2004, los protestantes temían la integración con Rusia. Había algo de nacionalismo. Ahora, en cambio, la cuestión nacional es casi irrelevante. Lo que ahora nos indigna es la corrupción rampante en todas las entidades públicas y la violencia policial.

Semana.com: ¿Por qué regresó Yanukóvich en 2006 como primer ministro?
 
V.B.: El presidente Yuschenko cometió un grave error al elegir a Yulia Timoshenko como primera ministra. Ella tejió toda una red de intrigas y, con un discurso populista, no dedicó sus esfuerzos al desarrollo del país. La inflación se disparó y se cometieron un gran número de errores económicos. Timoshenko suele ser comparada con Cristina Kirchner, la presidenta de Argentina. Para controlar a Timoshenko, el presidente Yuschenko convocó a elecciones, las cuales ganó el partido de Yanukóvich, lo que lo convirtió de nuevo en primer ministro.

Semana.com: ¿Cuál es la situación actual en ciudades y regiones fuera de Kiev?

S.P.: Hay algunas protestas contra las actividades del oficial “Partido de las Regiones” en otras ciudades de Ucrania. Los manifestantes se han tomado edificios del gobierno y, dado que la fuerza policial se ha concentrado en Kiev, la situación se ha desbordado. El apoyo en la región este por Yanukóvich es mucho más fuerte que en Kiev. Pero es mucho más débil en las provincias occidentales. Como resultado, la oposición puede tener el control del 60 % del país.

Semana.com: ¿Qué tan considerable es el apoyo para la integración de Ucrania a la Unión Europea?

S.P.: Muchos de nuestros ciudadanos desean la entrada de Ucrania a la Unión Europea, quizá la mitad de la población. Pero, de hecho, no hemos sido invitados a ser europeos. Hasta ahora solo ha habido acuerdo sobre nuestros compromisos, pero ni una palabra sobre cooperación mutuamente benéfica. Tan solo eslóganes y tenues perspectivas. 

V.B.: El 70% de los ucranianos ve su futuro dentro de Europa.

Semana.com: ¿Cómo es la situación hoy en la Plaza Maidan?

S.P.: El movimiento está en estado agónico y morirá pronto. Es una lástima que tanta gente haya sido engañada.
V.B.: Los protestantes construyeron barricadas y están preparados para una tormenta. No tienen miedo y están determinados a pelear. Mire las fotografías y sabrá de lo que hablo.

*Traducción del ucraniano al inglés por Elena Umerenko. Traducción del inglés al español por Marco Bonilla.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.