Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2016/01/13 21:23

De Virginia Vallejo a Kate del Castillo, la fijación de las divas por los narcos

Famosas actrices y presentadoras han cambiado los rumbos de sus vidas por inmiscuirse en la vida de los narcos más peligrosos de la historia. El episodio de Kate del Castillo es un nuevo capítulo en una larga novela.

Parte superior: Virginia Vallejo y Kate del Castillo. Parte inferior: Pablo Escobar y Joaquín 'El Chapo' Guzmán. Foto: Archivo particular

Polos opuestos que se atraen. Historias paralelas que terminan por juntarse en algún punto. Parece que el destino, o al menos el empecinamiento de los protagonistas, hace que los grandes narcotraficantes encuentren en las actrices o grandes figuras públicas una especie de diosas de adoración que muchas veces terminan siendo su talón de Aquiles.

Las conversaciones que se conocieron recientemente entre la actriz mexicana Kate del Castillo y el capo Joaquín el 'Chapo’ Guzmán tienen conmocionado el mundo. Kate era un símbolo entre las mujeres mexicanas, pues desde los ocho años ha estado frente a los reflectores y su carrera creció a tal punto que llegó a ser reconocida en Hollywood.

Los chats que filtraron las autoridades mexicanas muestran dos perfiles que conocemos perfectamente en Colombia. Un embelesado narcotraficante que posa sus ojos en una actriz que gracias al dinero puede pasar de la inalcanzable pantalla a la cercanía de los escondites. En las conversaciones, Guzmán no disimula su encanto por Kate del Castillo. Muchos se sorprendieron por las formas respetuosas y diplomáticas que utilizaba el 'Chapo’ para comunicarse con su diva.

Al otro lado, Kate del Castillo escribió desde la admiración. La frase “me siento protegida por primera vez”, que acaparó los titulares en la prensa mexicana, terminó por retratar ese sentimiento de éxtasis que puede sentir la niña buena que poco a poco se acerca al malo de la película para que este la cobije con su poder. Hasta el momento, la actriz optó por guardar silencio, pero las autoridades la tienen bajo la lupa y no se sabe si habrá repercusiones legales más adelante.

Nadie, por ahora, se atreve a señalar que hubo una relación sentimental entre el peligroso narcotraficante y la bella actriz. Pero los cuestionamientos no se han hecho esperar. La prensa del corazón de México se fue lanza en ristre contra Kate y pusieron sobre el tapete un tema de fondo: ¿Qué lleva a una mujer bella, exitosa y reconocida a los brazos del hombre más buscado del mundo?

La historia colombiana puede tener la respuesta. A mediados de los años 80, la figura de la periodista y presentadora Virginia Vallejo llegaba con fuerza a los hogares de los colombianos. Su rostro perfecto y sobre todo su carisma la convirtieron en una diva. La hermosa Virginia cambió la comodidad del estrellato por la adrenalina de estar junto al capo de capos: Pablo Escobar.

La historia de la comunicadora y Escobar es más que conocida. Luego de una intensa relación con Escobar, tuvo que exiliarse en Estados Unidos por lo que ella siempre calificó como una razón simple: todos los testigos que hablaron sobre Pablo Escobar terminaron asesinados.

Lo que pocos saben es que la relación de Virginia con Escobar no fue la única con la mafia. La bella mujer también estuvo con Miguel Rodríguez Orejuela. Sobre la relación con Miguel no se sabe exactamente cuándo comenzó. A diferencia de la de Escobar, la cual tuvo una época en que se mostraban públicamente, con el jefe del cartel de Cali nunca se dejó ver. Se sabía que iba permanentemente a la capital vallecaucana, pero no se les veía en restaurantes o en sitios públicos, ni siquiera en la época en que los Rodríguez circulaban libremente. (Ver: Loving Pablo)

Sacrificar todo

Antes Virginia Vallejo, ahora Kate del Castillo. Lo cierto es que no son las únicas mujeres famosas que terminan enredadas con narcos. También es cierto que para sociedades cerradas estas relaciones son escandalosas y avivan el morbo. Más que historias de amor o romances furtivos, existen episodios de dominio, poder, sumisión y entrega entre capos y divas.

Lo que no deja de ser al menos enigmático es la forma como mujeres exitosas arriesgan algo más que su prestigio para estar cerca de peligrosos delincuentes. En Colombia, actrices como Liliana Lozano perdieron la vida por seguir los pasos de sus amados mafiosos. La historia de Virginia Vallejo, para seguir con el ejemplo, terminó como un suplicio. “Mi familia no me trata, la sociedad me rechaza, estoy quebrada y me estoy quedando ciega. Yo hago esto porque ya no tengo nada que perder”, confesó hace años.

Lo que comienza con admiración se convierte en amor y termina en tragedia. Al menos ese parece ser el destino de las relaciones entre divas y narcos. En México son inclementes con Kate del Castillo, pero fue un bloguero independiente quien dejó una perspectiva más pragmática: “Kate tiene la vida resuelta. Su aventura se convertirá en libros, novelas, que al final es dinero”, sentenció. Sólo los días dictarán el destino de la bella Kate del Castillo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.