Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/11/2011 12:00:00 AM

La resurrección del PRI

Cuando todo el mundo lo había enterrado, con un liderazgo renovado y encuestas arrolladoras, el histórico partido mexicano se perfila como favorito para las presidenciales de 2012.

Desgastado, agonizante, desorientado, anacrónico y funesto. Hace cinco años, esos eran los adjetivos menos agresivos para describir al Partido Revolucionario Institucional (PRI), ese dinosaurio político que comandó con una mano autoritaria y muchas veces corrupta los destinos de México entre 1917 y 2000. Ahora, con una dirigencia renovada y vigorosa, el PRI parece haber resucitado, y si las elecciones presidenciales, previstas para junio de 2012, fueran mañana, las conquistaría sin problema.
 
La escena del 3 de julio pasado en el auditorio Jesús Alcántara de Toluca, era digna de una victoria presidencial. Entre una marea roja de serpentinas y globos, más de dos mil militantes del PRI gritaban “¡Sí se pudo!” y celebraban su triunfo contundente en las tres elecciones estatales de ese domingo. Además de ganar cómodamente en los estados de Coahuila y de Nayarit, Eruviel Ávila, un político de 42 años, barrió con 62 por ciento de los votos en el estado de México. Con nueve millones de electores, parte de los habitantes de la Ciudad de México, es la región más poblada del país, que marca la pauta política nacional. Una aplastante conquista, que es una clara demostración de la fuerza del PRI y le da un impulso inmejorable a Enrique Peña Nieto, el gobernador saliente de ese estado, en una carrera presidencial que ya lidera con 42 por ciento de las intenciones.
 
Peña Nieto, un joven de 44 años, con pinta de galán, es hijo y nieto de una saga de políticos mexicanos. Después de enviudar en 2007 se casó con Angélica Rivera, una actriz de telenovelas. Pero este abogado no solo ocupa la prensa del corazón. También fue diputado, coordinador del PRI en el parlamento, y sus propuestas en obras públicas, programas sociales y lucha contra el narcotráfico son novedosas.
 
José Fernández Santillán, profesor de ciencia política del Instituto Tecnológico de Monterrey en la sede de Distrito Federal y de la Universidad de Harvard, le dijo a Semana.com que “Peña Nieto tiene mucho carisma, es mediático, y ya demostró que tiene habilidad política. Los resultados del domingo son un plebiscito de su gestión”.

Pero el PRI también aprovecha el desgaste del presidente Felipe Calderón y de su Partido de Acción Nacional (PAN). En el poder desde hace 11 años, muchos sienten que poco o nada cambió. Pero sobre todo, con 40 mil muertos violentos desde que Calderón asumió el poder, el enfoque militar que el presidente le está dando a la guerra contra el narcotráfico está llevando a México a un callejón sin salida. El éxito de las marchas masivas encabezadas por el poeta Javier Sicilia, quien exigió un cambio en la lucha contra los narcos, muestran que el gobierno va a contra corriente de la opinión.

Para Fernández, “hay una profunda decepción de los gobiernos panistas, la gente les va a pasar factura de sus errores. Critican el PRI y meten una retórica de miedo, de devuelta al pasado para evadir el juicio de 2012”.

Y la izquierda del PRI tampoco ofrece grandes alternativas. A Andrés Manuel López Obrador, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que en 2006 perdió por un margen de 0,56 por ciento contra Calderón, le ha costado mucho reponerse de su derrota. El PRD, que era una coalición de varios partidos y movimientos de izquierda, está dividido. López Obrador parece estar obsesionado con volver a presentarse, pero el poderoso jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard tambien, se quiere presentar a las presidenciales. Además, el PRI, que hace parte de la Internacional Socialista, revindica el modelo del expresidente de Brasil Luiz Inácio ‘Lula’ Da Silva, social, pero menos radical.

Pero a pesar de su éxito arrollador, sus propuestas novedosas, falta saber si el cambio del PRI es cosmético, o realmente logró derrotar la corrupción y el autoritarismo. Tras las elecciones del estado de México, López Obrador dijo “con la compra de votos hasta una vaca gana, con todo respeto a la vaca”. Sin embargo, con un nuevo liderazgo y rivales débiles, todo apunta a que los mexicanos vean estos defectos como un mal inherente a su sistema político, y terminen, coronando el viejo dinosaurio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.