Lunes, 16 de enero de 2017

| 1993/12/06 00:00

La seduccion del poder

Alberto Fujimori y Carlos Menem, dos presidentes dispuestos a todo para ser reelegidos.

La seduccion del poder

LA REELECCION NO HA SIDO UN JARDIN DErosas en ninguno de los casos en que, en este siglo, los presidentes latinoamericanos han logrado ser nuevamente favorecidos en las urnas. Pero en este momento dos mandatarios de la región estan empenados en esa empresa.
Se trata de Alberto Fujimori en Perú y de Carlos Saul Menem en Argentina, y ambos, desde supropio punto de vista, tienen posibilidades de lograrlo. Pero ninguno de los dos procesos parece tener suficiente apoyo popular, y, por otra parte, está casi descartado. obtener el consenso con sus posiciones. Eso augura una fuerte batalla política y un desenlace inciertos.

FUJIMORI.
HASTA EL 2005
El presidente de origen japones logró la semana pasada que triunfara el si en un referendum sobre un proyecto de reforma constitucional aprobado en el Congreso. Sin decirlo, en ese certamen se discutía también la legitimidad del régimen, que en abril de 1992 cerró las Cámaras congresionales y la Corte Suprema.
Fujimori consiguió su propóosito en medio de acusaciones de fraude y de haber utilizado fondos oficiales para favorecer al sí, incluida una intensa campaña publicitaria. Pero su victoria no resultó tan contundente como para imponer una reforma sin consenso. Por el contrario,el resultado dio un espaldarazo a la decaída oposición tradicional, que estaba en la marginalidad desde el autogolpe y que ve subir sus acciones de nuevo en el panorama político del país.
La votacion en Lima fue decisiva para el resultado, con un tercio de los 11 millones de votantes, pero en cam bio en el interior del país las voluntades estuvieron más divididas, pues el si perdió en 14 de los 25 departamentos. Por otro lado, el resultado tuvo el efecto de acercar a partidos tradicionalmente antagónicos, como al Apra del ex presidente Alan García y al centro derechista Partido Acción Popular. La oposición coincide en llamar al proyecto "Constitución Fujimorista", señalando su autoritarismo.
La nueva Constitución peruana permitirá dos períodos presidenciales sucesivos de cinco años, lo que, según in terpretes oficialistas, posibilitará al actual jefe del Estado gobernar hasta el 2005. Con una ideología de libre merca do, elimina la distinción entre capital nacional y extranjero, establece el libre cambio y echa por tierra las disposicio nes que hacían que el empleo formal fuera casi vitalicio en el Perú. Otros artículos, dicen los críticos, acentúan el cen tralismo, dejan sin piso la educación gratuita, y otro más consagra la pena de muerte.
En ausencia de una mayoría contundente, una Constitución de esas características nace herida de muerte. Por eso la mayoría de los analistas indican que Fujimori podría haber señalado el comienzo de su declinación política en el preciso momento en que todo parece estarle saliendo bien.
COMO PERON
Por su parte, el 21 de noviembre los argentinos se pronunciarán si están a favor de reformar su Carta para, entre otras cosas, incluir una cláusula que permita la reelección de Carlos Saúl Menem. El mandatario cuenta con la seguridad relativa que le dan encuestas que señalan un a poyo hasta del 65 por cien to para la reforma.
El plebiscito no es vinculante, pues no está contemplado en el sistema constitucional de Argentina. Pero se realizará tres días antes de que sea votada la reforma en la Cámara Baja, donde elproyecto enfrenta la resistencia de un importante grupo de le- isladores de la oposición.
La confirmación de la convocatoria, hecha la semana pasada, subraya que el tema no logró consenso político. Pero Menem tiene en su haber el arrollador triunfo de su Partido Justicialista en las elecciones de octubre, cuando su bancada parlamentaria se acerco a las dos terceras partes ne cesarias para la reforma.
Esa victoria, y los índices macroeconómicos favorables de su gobierno (la inflación está en un bajon histórico al llegar sólo al nueve porciento en los últimos 12 meses -hasta agosto-), hacen que el Presidente se sienta muy seguro de que estará en el poder hasta el año 2005. Los analistas afirman, sin embar go, el peligro de plantear el debate entre "Menem Si y Menem No".
Además, no hay que olvidar que si Menem parece haber sido el mejor presidente de Argentina en los últimos años, no es Sólo por sus virtudes, sino por los extraordinarios de lectos de sus antecesores, miembros de una clase político-militar que se las arregló para empobrecer al país más rico de Latinoame rica.
En las semanas previas al desenlace, las fuerzas parlamentarias ya están preparadas. Según los ofi cialistas, los dos tercios se cuentan entre "los presentes" y no entre el total, como interpreta la oposición. Por eso la estrategia de esta es montar guardia permanente para que los reformistas no la sorprendan,como sucedió en 1949.
Ese antecedente resulta muy ilustrativo: en ese año, el mismo partido Justicialista (peronista) impuso la interpretación de las dos terceras partes presentes para permitir que Juan Domingo Perón fuera reelegido. Pero la reforma tuvo corta vida, porque en 1955 el Presidente fue derrocado por un golpe de Estado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.