Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/3/1989 12:00:00 AM

LA SUERTE ESTA ECHADA

Se lanza la candidatura presidencial de Mario Vargas Llosa, pero su futuro es incierto.

La cabeza plateada y un gesto adusto en su rostro no sólo denotan los 53 años del famoso escritor peruano Mario Vargas Llosa, sino su encuentro en plena madurez con el bloque conservador nacional Frente Democrático (Fredemo), que ha hallado, en su figura y discurso de corte liberal, el mejor as para la contienda electoral presidencial de 1990.

Este fin de semana Arequipa, la ciudad que vio nacer al reconocido autor el 28 de marzo de 1936, se vistió para proclamarlo candidato del Fredemo a los comicios generales del año próximo, en una fiesta política que plantea varios interrogantes a nivel interno y también internacional.

La primera impresión, visto el actual panorama partidista peruano, es la de un frente conservador con un armazón unitario pero entrecruzado por casualidades programáticas, surgidas cuando la inminencia de la nacionalización de la banca en el segundo semestre de 1987 reunió a un Vargas Llosa que promovía el movimiento cívico "Libertad", ahora apoyo y aporte partidista de su candidatura, con agrupaciones políticas de ya reconocida trayectoria en la derecha peruana, además de empresarios y banqueros prevenidos contra políticas socializantes.

Sus rivales electorales, por ahora, no dan muestras de mayor peligro para sus pretensiones. El oficialista Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), marcado por el desgaste, la crisis y el fracaso de varias de sus iniciativas gubernamentales al cabo de cuatro de los cinco años de gestión, lanzó la semana pasada, en una ceremonia de escasa resonancia nacional, a su candidato, el actual secretario general del partido y segundo vicepresidente de la República, Luis Alva Castro.

A su turno el frente izquierdista --Izquierda Unida (IU)--, que hasta hace seis meses aparecía como la única fuerza capaz de contrarrestrar el empuje conservador, ha desarrollado, desde enero último, un procesa divisionista que no se define aún, ya que el Partido Comunista, por un lado, y el ex presidente y fundador de IU, Alfonso Barrantes Lingán, por el otro, no logran ponerse de acuerdo.

Pero aunque el panorama sea todavía prematuro y desenfocado, las presiones y el pragmatismo parecen conducir a la candidatura de Barrantes Lingán, quien con un fuerte carisma popular ha encabezado las encuestas electorales desde el año pasado, hecho que hoy ha variado ante la dinámica del Fredemo, si bien los encuestados ponen al moderado socialista en primer lugar, de efectuarse una segunda vuelta.

Vargas Llosa se enfrenta actualmente no solo a un país de acentuado desbarajuste social, económico y político, sino a un oficio--el político- al cual recién ha llegado. Pero si su inexperiencia ha surgido en el debate, el prestigio de escritor, su fama, los viajes y su residencia en el exterior han hecho el resto para borrar ese vacío y provocar una identificación clara entre las clases altas y medias, empresariales e industriales, independientes y dirigentes del estrato blanco de la población peruana, que han volcado en él las posibilidades de modernidad, progreso económico y social, de iniciativa individual y privada, que harán del Perú, en palabras del autor de más de 22 obras literarias, "un país de propietarios". Además, la falta de experiencia política lo coloca en el sitial de pulcritud y limpieza política que le permiten arremeter contra la corrupción existente.

Empero, el cuadro actual peruano está poblado de preguntas: la existencia y solución del fenómeno subversivo marxista-leninista del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), y sobre todo del maoísta Sendero Luminoso, la extensión del desempleo, el hambre, la caida salarial, de los servicios sociales y del campesinado, entre otros, son realidades que el discurso electoral de Vargas Llosa toca tangencialmente, sin mucha profundidad.

El mayor empeño de Vargas Llosa está en ese país moderno, con ropajes europeos, del que hay que desterrar el tutelaje estatal y socializante con una política liberal en lo económico y conservadora en el resto de la vida institucional del país. Ante una reciente entrevista periodística en Francia, en la que el escritor indicaba la aspiración a un Perú europeo, la respuesta aquí no sólo ha sido de rechazo brutal de la oposicion, sino que ha introducido en lo político un asunto plagado de susceptibilidades en una sociedad con problemas raciales y culturales no resueltos, que allí se ha llamado tema étnico-cultural.

Lo único cierto a estas alturas es que la candidatura de Vargas Llosa tiene aún mucho camino por recorrer.
La buena imagen del escritor, su novedad en el medio político peruano, son bazas a su favor, pero su actitud excesivamente extranjerizante podría pesar demasiado en su contra.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.