Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/5/1988 12:00:00 AM

LA TIERRA PROMETIDA

La renuncia de Hussein a Cisjordania, plantea nuevos retos para la OLP y para Israel.

LA TIERRA PROMETIDA, Sección Mundo, edición 327, Sep  5 1988 LA TIERRA PROMETIDA
Hacía rato que no se despedía a tanta gente al tiempo en esta zona del mundo. Por eso, la sorpresa fue mayúscula en Jordania la semana pasada, cuando se anunció que 21.305 funcionarios palestinos pagados por el gobierno, serían licenciados en los próximos días. La decisión, anunciada al cabo de una reunión del gabinete jordano el jueves 4, confirmó en términos prácticos lo que el domingo inmediatamente anterior había dicho el mandatario del país, el rey Hussein. En un largo discurso televisado, el jefe de Estado jordano le anunció a sus súbditos "la ruptura de los lazos legales Y administrativos" entre su país y lo que se conoce como la Cisjordania, el territorio ocupado por Israel desde la guerra de 1967 y que aloja a centenares de miles de palestinos.
El mensaje real produjo conmoción en todo el mundo árabe, al igual que en Tel Aviv y en Jerusalén. En medio de un movimiento cuyas consecuencias finales son difíciles de prever, Hussein dejó en manos de la Organización para la Liberación de Palestina, OLP, el manejo y la financiación de funciones que su país venía ejercienddo desde hace casi 40 años. Así, de un plumazo, el monarca jordano se salió de un sitio del cual había dicho que no dejaría. La relación de su familia con la zona había comenzado desde 1949, cuando Abdalláh, abuelo de Hussein, fue declarado rey de Transjordania (la futura Jordania) y de la Palestina árabe o Cisjordania. No obstante, el territorio ubicado en la margen occidental del río Jordán se constituyó en un dolor de cabeza permanente. Aparte de las protestas de los palestinos, que querian su patria independiente y fueron duramente reprimidos, las cosas se complicaron todavía más cuando Israel ocupó la zona, al cabo de la famosa "Guerra de los seis días".
Aunque en términos militares. Israel pasó a ser el amo, Jordania se encargó todavía de pagarle a los funcionarios civiles adscritos a áreas como la sanidad, la agricultura, los asuntos religiosos, las cuestiones sociales y la educación. Además, Jordania se comprometio a reconocer como ciudadanos suyos a los palestinos de Cisjordania, quienes recibieron sus correspondientes pasaportes.
Esa situación se había prolongado hasta el anuncio de la semana pasada. A pesar de los líos de los palestinos y de los problemas que tuvo con la OLP, Hussein había dicho en varias ocasiones que su país nunca desampararía a Cisjordania. Sin embargo, todo indica que en el Medio Oriente e término tiene otro significado. Al parecer, la nueva fuerza de la OLP como consecuencia del movimiento de la "intifada" (los jóvenes palestinos que protestan contra la ocupación israelí), motivó a Hussein a decidir que era tiempo de que la Organización se metiera en la administración de la zona.
El lio práctico que eso significa no tiene del todo contenta a la OLP. Si bien inicialmente hubo voces de júbilo ante la eventual disminución de la "interferencia" jordana en la zona palestina, al final de la semana la alegria se habia diluido. El problema principal es, obviamente, el dinero. Los expertos estiman que Jordania se gastaba unos 70 millones de dólares al año en sostener a los miles de palestinos que tenía empleados. Ahora, en teoría, esa cuenta le toca pagarla a la OLP si no quiere que la región se paralice. Con problemas de dinero y una organización bastante deficiente es dudoso que el grupo dirigido por Arafat pueda hacerle frente al reto administrativo que se le viene encima.
Pero no es sólo la OLP la que está confundida. En Israel, el anuncio de Hussein acabó con los planes del partido laborista de buscarle una solución negociada al problema palestino. Al mismo tiempo, llevó a los grupos políticos de derecha a pedir la anexión inmediata de la zona, debido a que ésta se volvió casi una tierra de nadie.
El próximo paso de Tel Aviv dependerá seguramente de las elecciones de finales de año. No obstante, la actitud jordana ha cambiado radicalmente las condiciones y los especialistas la califican, desde ya, como la más llamativa en el Medio Oriente, después de los acuerdos de Camp David a finales de la década pasada.
Lo que si está todavía oscuro es el objetivo de Hussein. Con su actitud el rey puede ocasionar una ola de rechazo a la OLP, si ésta comete errores en el manejo de los funcionarios. Si ese es el caso, es probable que los palestinos se le acerquen más y éste los vuelva a "acoger". En el caso contrario, también parece que el monarca saldría ganando. Si la OLP hace sus cosas bien, ya la discusión sera entre ella e Israel, aunque todavía eso parece imposible. En cualquier caso Hussein se habrá lavado las manos y se habrá quitado de encima un problema que le ha creado no pocas tensiones internas y externas. Queda por verse si los palestinos resultan bien librados con una decisión en la que, tal como se ha vuelto costumbre, tampoco tuvieron nada que ver.




EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com