Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2004/12/12 00:00

La tragedia de los Salinas

El asesinato de Enrique Salinas de Gortari hizo recordar la oscura saga de la que fue una de las familias más poderosas de México.

Los hermanos Salinas de Gortari han sido protagonista de oscuros sucesos desde pequeños cuando mataron a una empleada. El menor, Enrique Eduardo, fue aesinado la semana anterior.

El lunes fue encontrado el cadáver del menor de los hermanos Salinas, Enrique Eduardo, en su carro con una bolsa de plástico en la cabeza. Su muerte dio lugar a toda clase de especulaciones, pues agregó una página a la negra historia de una de las familias de mayor tradición política de México.

Enrique Eduardo era el menor de una familia cuyo sino trágico comenzó hace 50 años, cuando los tres niños asesinaron jugando a una empleada doméstica. La dominaba un patriarca autoritario, Raúl Salinas Lozano, quien fue senador y ministro de Estado. El hijo mayor, de su mismo nombre, era el designado para alcanzar la presidencia del país. Pero las cosas se le dieron al de la mitad, quien ganó las elecciones a finales de los 80 en medio de denuncias de fraude electoral.

Carlos Salinas de Gortari comenzó su sexenio con aires de modernidad que le ganaron elogios internacionales. Pero su período estuvo salpicado de escándalos. De él recuerdan algunos empresarios mexicanos consultados por SEMANA que llegó con un proyecto que rompía las tradiciones del PRI: reprivatizó la banca, negoció el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos e impuso un importante programa social. Antes de terminar, en marzo de 1994, fue asesinado su candidato a sucederle, Donaldo Colossio. Y en enero, la entrada de México al TLC fue opacada por el comienzo de una revolución zapatista de Chiapas.

Su sucesor, Ernesto Zedillo, propició varias investigaciones que pusieron al descubierto la corrupción de su gobierno. Como si fuera poco, su hermano Raúl fue condenado a 50 años de prisión (hoy reducidos a 26), acusado de ser el autor intelectual del asesinato de su ex cuñado José Francisco Ruiz Massieu, ex esposo de su única hermana Adriana Salinas de Gortari.

Para entonces ya se sabía que Raúl durante el gobierno de su hermano "se movió dentro de una estructura de impunidad y corrupción", dijo a SEMANA un economista que prefirió omitir su nombre. No es de extrañarse que el Ministerio Público de Francia, a través de la Interpol, preparaba al momento del asesinato de Enrique un juicio contra éste, su hermano Raúl y su ex esposa por lavado de dinero, según dijeron las autoridades mexicanas.

Presionado por su enfrentamiento con Zedillo y por el rechazo social que despertaba, el ex presidente se exilió en Irlanda, Cuba y Estados Unidos. Regresó al país cuando Vicente Fox asumió la presidencia y desde entonces ha mantenido un perfil bajo. Según analistas, los escándalos provocados por esta familia fueron una de las causas por las que el PRI dejó de gobernar después de 71 años.

Enrique Eduardo era el menor de los hermanos y hasta antes de su muerte trabajaba como empresario de computación en Morelos, al occidente del Distrito Federal. Según el gobierno de Suiza, Enrique Eduardo tenía cuatro cuentas en bancos de ese país que suman 7,6 millones de dólares y que fueron congeladas porque existen las sospechas de que ese dinero provenía del narcotráfico. Por su parte, Raúl tiene 10 cuentas por 114 millones de dólares, también congeladas. Hasta el momento ni el gobierno suizo ni el de México han podido comprobar la veracidad de la acusación y los abogados tampoco han podido descongelar las cuentas.

¿Quién asesinó a Enrique Eduardo? ¿Estaba siendo extorsionado? Esto es materia de investigación, al igual que la legitimidad de la carta que encontró la Procuraduría del estado de México, escrita por la víctima, en la que dice que pasaba por "una situación crítica y desesperada".

La muerte del menor de los Salinas de Gortari no cierra el sino trágico de la familia. No solo está abierta la investigación del gobierno francés contra Raúl por lavado de dinero sino que la Procuraduría de México quiere reabrir el caso en su contra por el supuesto desvío de más de 207 millones de pesos de la partida secreta de la Presidencia de la República, lo que una vez más salpicaría a su hermano el ex presidente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.