Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/18/1999 12:00:00 AM

LA ULTIMA TRETA

En la recta final hacia el juicio de extradición en Londres, Augusto Pinochet intenta sin éxito otro <BR>de sus viejos trucos.

El nuevo 'Mensaje a los chilenos' que Pinochet envió desde Londres al presidente del
Senado, Andrés Zaldívar, fue su última treta para presionar a las Fuerzas Armadas, al gobierno y a la
derecha política chilena para que lo rescataran de la justicia internacional. Una carta cuyo tono conciliatorio no
fue suficiente para aplacar la ira popular, que esperaba, por lo menos, que el golpista pidiera perdón por los
crímenes de su gobierno.
La historia de sus 'tácticas' comienza muy temprano. Quienes lo recuerdan reconocen en él la enorme
capacidad de sobrevivir a costa de metamorfosearse de acuerdo con las circunstancias. Alan Bruce, ex
compañero de la Escuela Militar, le contó a SEMANA que: "Me acuerdo que Pinochet era el peor de la
clase. Era nuestro motivo de apuestas, apostábamos año tras año que no aprobaba y que se tendría que ir.
No sé cómo pasaba y llegó así a general" . El 9 de septiembre de 1973 Pinochet fue obligado a firmar la
declaración del golpe de Estado contra Salvador Allende. Pero el 11 por la noche ya era otro hombre.
Quienes lo habían obligado a sumarse veían estupefactos su metamorfosis: del hombre sumiso al dictador
de gafas negras.
Poco a poco se desharía de quienes pudieran desdecirlo de su nueva imagen de "investido por fuerzas
superiores". Supo salir del hoy preso general Manuel Contreras, jefe de la policía secreta (Dina), tras el
asesinato del ex canciller Orlando Letelier y su secretaria Ronnie Moffit en Washington. Pinochet le aseguró
impunidad, entregó a Estados Unidos al ejecutor material del atentado, el agente de la CIA Michael Townley, y
luego ascendió a Contreras a general y lo llamó a retiro. Así se lo quitó de encima y se salvó de ser
acusado por éste en las cortes norteamericanas.
Otra treta fue invocar el carácter de iluminado para dar la imagen de ser intocable. El 6 de septiembre de
1986 Pinochet fue emboscado y sobrevivió. Ese hecho se convertiría en la muestra de que Dios era partidario
de su régimen, como probaba la figura de una Virgen que se habría dibujado con las balas de sus
atacantes. Pinochet aseguró la impunidad propia y de sus familiares, calculó hasta el último detalle para no
quedar ni un sólo día desprotegido del banquillo de los acusados.
Pero viajó a Gran Bretaña creyéndose un ser superior intocable. Desde que está preso, hace un año, Pinochet
ha sido alternativamente el pobre viejecito que no puede dar un paso y el guerrero arrogante de la primera
vista de la Corte londinense, donde desconoció su jurisdicción, para luego enviar su testamento político a
los chilenos. Ahora Pinochet vuelve a la primera treta, la del anciano enfermo, para implorar razones
humanitarias. Le queda sólo una semana para que el juez Ronald Bartle le crea y acepte poner fin al juicio
de extradición por razones de salud. "Para desgracia de Pinochet su salud es excelente", comentó a
SEMANA una fuente del gobierno chileno. ¿Cuál será la próxima treta del general?

La extradición
Si la Virgen no se le aparece a Pinochet el 27 de septiembre comenzará en la Corte de Bow Street el juicio
de extradición a España.
Sebastian Bred, de Human Rights Watch, parte acusadora en el juicio contra Pinochet, dijo a SEMANA
que "No están claras las etapas procesales del juicio a Pinochet. Este es el primer juicio internacional por
crímenes contra la humanidad, y como la legislación inglesa está basada en el derecho
consuetudinario, que se hace a base de precedentes, no hay ni un precedente anterior para fijar
sentencias, por eso debe ser muy rigurosa". Los pasos, aproximadamente, serían los siguientes:
1. La defensa de Pinochet tiene una semana para presentar los antecedentes médicos para pedir anulación
del juicio por "razones de salud". Si el juez Ronald Bartle aceptara la causal de "grave estado de salud" se
suspendería el juicio y volvería a Chile.
2. Tras comenzar el juicio, las partes tendrán cinco sesiones para exponer sus argumentos. Esta etapa puede
durar hasta tres semanas.El fallo de la Corte de Bow Street puede ser apelado por cualquiera de las partes
ante la High Court.
3. Al veredicto final de la High Court las partes pueden apelar a la Cámara de los Lores.
4. Si hay apelación la Cámara de los Lores deberá fijar la fecha de un nuevo juicio. Se calcula que el juicio de
extradición en Inglaterra podría durar entre un año y medio a dos años. Las dos peticiones de extradición que
Pinochet tiene pendientes (Francia y Suiza) no procederían de acuerdo con el último fallo de los Lores, que
limitaron la fecha de los delitos a los cometidos al año 1989.
5. En caso de ser aprobada la extradición a España el ministro Jack Straw será quien lo extradite o decida
que por razones humanitarias puede volver a Chile. La cancillería chilena sabe que Straw maneja informes
diarios de la salud de Pinochet.
6. Si son las razones humanitarias las que liberen al general de un juicio, Estados Unidos aún tiene
abierto el 'Caso Letelier' y podría pedir su extradición. Por lo pronto la justicia norteamericana ha pedido
a la justicia chilena nuevos antecedentes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

En medio de gases lacrimógenos y de balas, la oposición se la juega para derrotar a Nicolás Maduro con protestas por todo el país. Su respuesta ha sido armar a los civiles chavistas y denunciar, por enésima vez, un supuesto golpe en su contra.