Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/12/2012 12:00:00 AM

La Venezuela bogotana se organiza para el 7 de octubre

Para nadie es un misterio la cantidad de venezolanos que viven en Colombia, ni siquiera para Enrique Capriles y su Comando Venezuela, quienes se han propuesto organizar los 6.000 electores que tienen en este país.

"Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó
la ley respetando la virtud y honor"

Con una mano en el pecho y la otra balanceando una cerveza y un cigarrillo Belmont, un chico canta el himno nacional de Venezuela con un fervor que jamás sintió cuando lo obligaban a cantarlo en el patio de su colegio en Caracas, como es la costumbre en Venezuela.
 
El café Grano Verde, de dueños venezolanos y consagrado punto de venta de tequeños y arepas, está a reventar de gente. La mayoría lleva la camiseta de la selección nacional de fútbol y la gorra tricolor que identifica al candidato presidencial de oposición, Henrique Capriles.
 
Sobre una pantalla enorme se proyecta el partido de fútbol entre Venezuela y Perú, pero desde la calle resulta difícil ver qué está pasando. Hay tanta gente, todos venezolanos y casi todos conocidos entre sí, que al menos la mitad de ellos ven el partido desde la acera de la carrera 14.
 
¡Gooooool!
 
Se revientan los parlantes, se alzan brazos, vuelan gorras y se derrama cerveza. Casi se termina el primer tiempo y logramos anotar nuestro primer, y único, punto del partido. Todo el mundo sonríe y dice cosas como "yo sabía que Arango iba a estar a la altura, yo sabía". Piden más cerveza, se sirven mas ron (están felices porque ahora un almacén de cadena trae Santa Teresa y Cacique, las marcas nacionales) y brindan a la salud de Arango.
 
Una cerveza y el frío bogotano rompen el hechizo creado por tanta jerga venezolana (pana, no joda, coño, sí va, brother). No es Caracas. Una pareja que conversa también recuerda que es Bogotá.
 
- O sea, cuando yo llegué aquí compré mi pasaje de una para ir a votar. Pero si me preguntas ahora... ¡No!
 
- ¿De pana?
 
- No quiero volver.
 
Aunque esta es una reunión para celebrar el deporte, el tinte político, como siempre pasa con los venezolanos, no deja de notarse. Los dirigentes de los grupos de oposición Comando Venezuela Bogotá, Comando Juvenil y Somos Tricolor están todos presentes, con sus gorras de Capriles bien puestas.
 
Los demás espectadores, entre los cuales hay una enorme cantidad de mujeres, también son de oposición y muchos hablan sobre las elecciones del 7 de octubre, aunque siempre con la mirada sobre el partido. La pregunta que se repite es: "¿Tú votas aquí o allá?" y la respuesta parece estar bastante dividida.

Magaly Cato, encargada de comunicaciones del Comando Venezuela Bogotá, explica que hay 2.808 personas registradas para votar en octubre en el consulado venezolano en Bogotá. De los 25.000 venezolanos que se calcula que viven en Colombia, solo 6.060 figuran en el registro electoral (la mayoría en Bogotá, unos 1.200 en Cúcuta y el resto distribuidos entre Arauca, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Medellín, Puerto Indira y Riohacha).
 
Comando Venezuela Bogotá comenzó a funcionar después del triunfo de Capriles en las primarias de febrero del 2012 y desde entonces, ha duplicado el número de personas inscritas para votar. El trabajo ha sido intenso porque piensan que la mayoría de los inscritos son de oposición: "Es muy aventurado decirlo pero yo creo que el 90 por ciento de los votos son nuestros", dice Cato.
 
De hecho, el grupo no se propuso promover a Capriles sino a la votación. "Nosotros no estamos haciendo proselitismo, nuestra intención fue que la comunidad venezolana supiera que tenía canales a través de los cuales puede participar en política", explica Cato.

Ahora que el periodo de inscripción terminó y se acercan rápidamente las elecciones, el Comando se concentra en proporcionar a los electores la información que necesitan para ir a votar y así asegurar la transparencia de las elecciones.
 
Eventos como el partido Venezuela-Perú ayudan a despertar el fervor nacional y sirven de recordatorio indirecto de la responsabilidad que tienen los venezolanos.
 
De todos los países que se han llenado de inmigrantes venezolanos en los últimos 14 años, Colombia es el más cercano a Venezuela y, por lo tanto, es la Nación desde la que más electores vuelven a su país de origen para ejercer su derecho al voto.
 
Y es que los vuelos a Caracas de Avianca, Copa Airlines y Conviasa, normalmente tienen una ocupación del 90 al 95 por ciento. Aunque no puede hablarse de un incremento fuera de lo estándar del número de viajeros durante la semana de las elecciones, la apuesta del Comando Venezuela es que muchos de esos 25.000 venezolanos viajen a Caracas para votar.

Si quienes votarán en Venezuela sienten ansiedad frente a la posibilidad de fraude, los electores del extranjero dudan del valor de su voto. Se calcula que hay alrededor de un 1.200.000 venezolanos viviendo fuera del país, la mayoría de ellos en Estados Unidos. Aunque no todos son posibles votantes, el número sigue siendo alto y por eso Capriles les ha dado una atención sin precedentes en su campaña electoral. De hecho, los incluye en su programa de gobierno con el llamado Plan Retorno, el cual daría incentivos fiscales y laborales a quienes decidan volver a Venezuela.

Pero Cato no se engaña sobre la relevancia de los votos en el exterior: "Los votos del exterior no van a inclinar la balanza, no van a ser decisivos. Se trata de lograr que el venezolano no se desvincule, al estar fuera del país, de sus obligaciones con Venezuela. Y los votos van a llegar, eso sí lo aseguro".

Al parecer, Capriles se parece un poco a la selección nacional: últimamente ha demostrado poder hacer un mejor partido de lo que se creía, al devolver a los venezolanos una esperanza perdida hace mucho tiempo. Pero mejorar no es ganar y no se debe olvidar que el presidente venezolano, Hugo Chávez, es un rival mucho más poderoso que Perú y que, hasta ahora, la selección venezolana nunca ha ido a un mundial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.