Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2009/08/06 00:00

La violencia no da tregua en Afganistán

A pocas semanas de las elecciones y en momentos en que el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Anders Foght Rasmussen, se encuentra de visita, Afganistán fue de nuevo escenario de un mortífero ataque.

La violencia no da tregua en Afganistán
;
BBC

Las autoridades afganas informaron de la muerte de 21 personas en el sur del país como consecuencia de la explosión de una bomba colocada al lado de una carretera. Las víctimas se dirigían a una boda

El jefe de la policía de la provincia de Helmand, Assadullah Sherzad, dijo que entre los muertos del atentado perpetrado en el distrito de Garmsir había mujeres y niños. Se indicó que que otro explosivo mató a cinco policías afganos en el distrito Nadali de la misma provincia.

Este tipo de artefactos son utilizados con frecuencia grupos extremistas en ataques contra fuerzas de seguridad afganas y extranjeras.

El corresponsal de la BBC, Martin Patience, informó que éste ha sido el año más violento en el país desde la caída del gobierno Talibán en 2001.

Traspaso gradual
El secretario de la OTAN aprovechó su primera visita al país para expresarle al presidente de Hamid Karzai que su "criterio de éxito" es poder traspasar de forma gradual la responsabilidad de la seguridad a los afganos.

Las tropas de la Alianza Atlántica realizan una ofensiva en Helmand, donde se produjeron los recientes ataques. Mientras que el ejército nacional envió soldados para ayudar en las labores de rescate.

La presencia de fuerzas extranjeras en la región ha levantado rechazo entre civiles, pues las ofensivas aéreas también producen víctimas entre los no combatientes.

Al respecto, Rasmossen dijo tras su encuentro con el presidente afgano Hamid Karzai, que estaba decidido a reducir las víctimas civiles al mínimo.

Explicó que, a pesar de que la muerte de civiles por acciones de la OTAN era inevitable y lamentable, su objetivo era reducir estas bajas, causantes del resentimiento en Afganistán.

Pero su discurso se produjo cuando en el sur de ese país, en la región de Kandahar, una ofensiva aérea de la Alianza mató a tres niños y un hombre.

Elecciones inclusivas
El secretario de la organización también aprovechó su viaje para expresar la importancia de que los comicios del 20 de agosto sean lo más inclusivas posibles.

Por su parte, el presidente Karzai, que busca una reelección, dijo que tenía un mensaje para el Talibán: "atacar los centros electorales o intimidar al pueblo no sólo no ayuda a Afganistán, sino que funciona en contra de los afganos y su interés inmediato de tener una vida mejor".

Karzai expresó hace poco su intención de hablar con líderes talibanes. El mandatario afgano señaló que su intención es hablar con cualquier grupo siempre y cuando no tenga relación con la organización radical al-Qaeda.

Unas 65.000 tropas de 42 países forman parte de las fuerzas de la OTAN en Afganistán que, según corresponsales, han visto afectada su labor por las disputas sobre la necesidad de enviar más soldados.

Julio fue el mes más sangriento para las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN en los casi ocho años de conflicto. Datos de las Naciones Unidas indican que la muerte de civiles ha aumentado en casi un 25% en la primera mitad de 2009.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.