Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/31/2012 12:00:00 AM

Lal Bibi, una afgana violada que lucha contra la muerte

Durante cinco días la joven afgana Lal Bibi fue secuestrada, violada y torturada. Sus familiares y las autoridades locales podrían dar un paso histórico al emprender una acción legal contra los responsables.

Lal Bibi es una muchacha afgana de 18 años condenada a muerte. Su "delito" tuvo lugar a mediados del mes de mayo, cuando miembros de la Policía Nacional de Afganistán fueron hasta el lugar donde su familia tenía instalada su tienda de campaña.
 
Allí inmovilizaron a sus padres y, en medio de la confusión, la arrastraron hasta una camioneta y la llevaron a la casa de uno de los oficiales. En ese lugar fue atada con cadenas a un muro, golpeada por varios hombres y violada durante cinco días por uno de sus captores.
 
Los hechos sucedieron en las inmediaciones de la ciudad de Kunduz, capital de la provincia del mismo nombre, situada unos 250 km al norte de la capital Kabul. Se trata de un territorio donde el grupo étnico predominante es pastún, al cual pertenece el pueblo seminómada kuchi, que es el de Lal Bibi y su familia.
 
Según la ley tradicional local, el honor de una mujer se debe proteger a cualquier precio, lo que en la práctica significa que en caso de ser deshonrada sexualmente, debe perder la vida. De lo contrario, el perjurio se extiende al resto de la familia.
 
La particularidad de este caso, que se da en un país que según Naciones Unidas registra condiciones extremas de violencia contra mujeres y niñas, se debe a que su familia decidió apoyarla, lo mismo que las autoridades de su pueblo, incluso las religiosas.
 
Tras el maltrato al que fue sometida, Lal Bibi fue llevada al hospital Kunduz, donde recibió atención médica. El personal sanitario confirmó su relato.
 
La joven y sus familiares entablaron así mismo una demanda contra sus agresores. Sin embargo, la situación de la muchacha aún debe recorrer un buen trecho para resolverse a su favor. En una entrevista con The New York Times, Lal Bibi afirmó que "si las personas en el Gobierno no logran llevar a estas personas ante la justicia, yo misma me voy a quemar".
 
En el examen médico al que fue sometida, también se confirmó que su himen había sido perforado, lo que reviste una gravedad extrema cultural. Si en la noche de bodas una mujer no es virgen, la estricta tradición local exige sus familiares le den muerte para así limpiar el honor de la familia.
 
"No quiero vivir con el estigma en mi frente. La gente se burlará de mí si estos hombres no son castigados, así que quiero que cada uno de ellos lo sea", dijo.
 
Entre los familiares de la joven también hay consenso acerca del destino que le espera si no se hace justicia. El abuelo, Hajji Rustam, quien también fue entrevistado por el diario estadounidense, dijo: "Póngase en nuestros zapatos: ¿Qué haría si alguien viola a su hija? Estoy seguro de que si nadie le ayudara a llevar a los culpables ante la justicia, usted estaría dispuesto a matarse, a matar a su hija".
 
La tragedia de Lal Bibi se originó porque un primo lejano miembro de las fuerzas policiales, Mohammed Issa, sostuvo una relación con una joven de la región, con la cual trató infructuosamente de casarse, sin poder aportar la dote necesaria, o incluso de fugarse. Según la justicia tribal, una muchacha en la posición de Bibi puede servir para resarcir a la familia "ofendida".
 
La violencia y la humillación a las que ha sido sometida Bibi han suscitado la reacción de Michelle Bachelet, directora ejecutiva de la agencia internacional ONU Mujeres. La expresidente chilena afirmó: "Es urgente la necesidad de continuar protegiendo los derechos de las mujeres, al tiempo que el mundo redefine su papel en Afganistán y el Gobierno avanza hacia una transición" y acabar "con la cultura de la impunidad".
 
Según reporta el diario español El País, la directora nacional del Afghan Women’s Network ha declarado que "resulta emocionante ver una cuarentena de notables apoyándola y pidiendo justicia, además de su confianza en las activistas y organizaciones de mujeres".
 
Los hechos también han motivado serias críticas al apoyo y el entrenamiento que han dado los países occidentales a las fuerzas policiales afganas. Estas fueron creadas por Estados Unidos con el fin de que remplazaran a sus efectivos en el 2014, fecha prevista para la salida de las fuerzas militares de este país del centro de Asia.
 
En agosto del 2010 un hombre y una mujer fueron lapidados públicamente en Kunduz, condenados por mantener una relación amorosa adúltera. Sus familias los acusaron de fugarse y los tribunales talibanes los sentenciaron a muerte.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.