Miércoles, 17 de diciembre de 2014

| 2013/04/01 00:00

Las Coreas redoblan amenazas: ¿habrá guerra?

Mientras el Norte entró en "estado de guerra", el Sur dice que responderá "con fuerza" a provocaciones.

Tanques militares surcoreanos cruzan un pontón en medio de ejercicios militares. Foto: AP Photo / Yonhap, Lee Hae-ryong
;
BBC

En la continua escalada de tensiones en la península coreana, Corea del Sur prometió una "respuesta firme" a la agresión de su vecino del Norte.

La presidenta Park Geun-hye dijo que estaba tomando "con mucha seriedad" la serie de amenazas que Pyongyang ha lanzado en días recientes.

En la última de estas amenazas, el sábado, Corea del Norte dijo que había entrado en un "estado de guerra" con Corea del Sur.

La presidenta Park ordenó este lunes al ejército de su país "responder con fuerza" en el caso de un ataque de Corea del Norte.

"Si se produce cualquier provocación contra nuestros ciudadanos y nuestro país, debemos responder con fuerza en la etapa inicial, sin tener en cuenta consideraciones políticas", aseguró Park en una reunión con el ministro de Defensa del país, Kim Kwan-jin.

"La razón de ser de las Fuerzas Armadas es proteger al país y al pueblo de las amenazas", argumentó la mandataria, que a solo un mes de asumir oficialmente el cargo está afrontando una de las mayores crisis de los últimos años en las relaciones entre ambas naciones.

La respuesta de Seúl es la más reciente de una serie de amenazas mutuas que comenzaron cuando Naciones Unidas impuso nuevas sanciones contra Corea del Norte.

Pyonyang respondió anunciando el fin de los pactos de no agresión con su vecino del Sur.

En los últimos días, Corea del Norte también advirtió sobre ataques a blancos de Estados Unidos, a lo cual Washington respondió con una aparente muestra de su poderío militar al enviar aviones de combate a Corea del Sur.

¿Amenaza seria?

Pero, ¿realmente es Corea del Norte una amenaza para Estados Unidos y sus aliados en Asia?

Mientras algunos observadores califican esta retórica de fanfarronada, otros advierten de la "tiranía de bajas expectativas" cuando se trata de entender el país, ya que sí han existido confrontaciones regionales serias.

"Si se sigue a los medios norcoreanos se puede oír un lenguaje belicoso continuo dirigido a EE.UU. y Corea del Sur -e incluso ocasionalmente a Japón- y es difícil saber cuándo tomárselo en serio. Pero si uno se fija en las ocasiones en las que sí pasó algo, como el ataque de la artillería en una isla del sur en 2010, se comprueba que eran advertencias muy claras", el comentó a la BBC John Delury, profesor de la universidad de Yonsei, en Corea del Sur.

El Norte ha advertido de forma consistente que los ejercicios militares en la zona podrían provocar represalias, y Delury afirma que no ser capaces de interpretar las intenciones de Pyonyang y no entender sus capacidades ha mantenido al sur y a EE.UU. en un atolladero.

"Forma de vida"

El domingo, Estados Unidos voló aviones F-22 desde Japón a la base aérea de Osan en Corea del Sur, como parte de sus ejercicios militares conjuntos con este país.

"(Corea del Norte) no logrará nada con amenazas o provocaciones. Esto sólo aislará más a Corea del Norte y socavará los esfuerzos internacionales para asegurar la paz y la estabilidad en el noreste de Asia", dijo en una declaración, citada por la agencia Reuters, el comando militar estadounidense en Corea del Sur.

En marzo, Estados Unidos desplegó aviones B-2 y B-52, que tienen capacidades nucleares, sobre Corea del Sur.

Indicó que esto demostraba "su capacidad (...) para ofrecer una disuasión extendida para sus aliados en la región del Pacífico asiático".

No es la primera vez que se utilizan aviones F-22 en ejercicios militares con Corea del Sur, pero la medida surgió después de que el Comité Central de Corea del Norte sostuvo una inusual reunión de alto nivel el domingo.

El comité describió a las armas nucleares como "una forma de vida para el país" y prometió seguir desarrollando su programa nuclear, según informó la agencia de noticias norcoreana KCNA.

"Sólo cuando se logre tener las riendas del escudo nuclear para defensa propia, será posible destruir la ambición imperialista de Estados Unidos de anexar a la fuerza la península coreana", indicó el informe.

Reunión clave

Se espera que el lunes se reúna la Asamblea Suprema del Pueblo de Corea del Norte, el equivalente al parlamento que otorga reconocimiento jurídico, en su sesión anual de un día de duración.

Aunque el grupo normalmente se centra en tomar decisiones económicas, la reunión será observada con mucho interés dada la actual situación de tensión.

Pocos piensan que Pyonyang, que la semana pasada cortó el último vínculo oficial directo con Seúl, se arriesgue a un conflicto pleno.

Pero en años recientes ha habido una serie de incidentes letales, como el hundimiento de un barco de guerra surcoreano (en el que Pyonyang negó cualquier participación) y el bombardeo de una isla surcoreana.

Aun así, el parque industrial de Kaesong, que es operada conjuntamente por ambas Coreas y localizada en el lado norte de la frontera, sigue en funcionamiento.

Los informes indican que los trabajadores procedentes de Corea del Sur siguen cruzando normalmente hacia el parque, que es una fuente de dinero clave para Pyonyang.

Para muchos observadores el complejo es visto como un barómetro de las tensiones entre el Norte y el Sur y si se tomara alguna medida para clausurarlo esto sería visto como una verdadera escalada de las actuales tensiones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×