Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/19/2014 12:00:00 AM

¿Por qué explotó Ferguson?

La muerte de Michael Brown luego de que un policía le disparara saca a flote, de nuevo, las latentes tensiones raciales en EE. UU.

Durante una noche hubo paz en Ferguson, Missouri. Tras un cambio de mando en la policía, las protestas violentas por la muerte a tiros de Michael Brown, un adolescente de 18 años que estaba desarmado, a manos del agente blanco Darren Wilson se convirtieron en manifestaciones pacíficas.

Brown recibió seis heridas de bala por parte de Wilson el pasado 9 de agosto. La policía solo ha dicho que hubo un enfrentamiento en el que Wilson resultó herido y Brown murió. Sin embargo, testigos dicen que Brown tenía las manos alzadas cuando el agente disparó varias veces.

La muerte de Brown es la muestra más reciente de las divisiones entre las minorías y la policía, que hierven a fuego lento desde hace generaciones. La inquietud por los sucesos en Ferguson se ha extendido hasta la Casa Blanca. El presidente Barack Obama dijo que el secretario de Justicia, Eric Holder, irá a Missouri en los próximos días a conocer de primera mano la indagación federal independiente en la muerte de Brown.

Cuando las tensiones raciales estallaron a mediados de su primera campaña presidencial, Barack Obama llegó a Filadelfia para condenar el "impasse racial en el que hemos estado estancados durante años". Con el tiempo, dijo, este tipo de heridas, arraigadas en la dolorosa historia racial de Estados Unidos, pueden sanar.


A diferencia del 2013, cuando Obama declaró que el adolescente asesinado Trayvon Martin "podría haber sido yo", el presidente ha evitado describir la muerte de Brown a través de la lente de su propia experiencia como afroamericano.

Y a diferencia del 2009, cuando Obama exacerbó las tensiones al afirmar que la policía actuó "estúpidamente" al arrestar a un profesor negro de la Universidad de Harvard en su propia casa, esta vez el mandatario está dejando que los investigadores determinen las culpas.

Durante el pico de las protestas de los últimos días, la policía de Ferguson, que dio a conocer el nombre de Wilson bajo presión, reveló también que Brown era sospechoso de robar cigarros de una tienda local antes de su encuentro mortal con Wilson. Los vecinos, incrédulos y furiosos, respondieron que la policía trataba de calumniar a Brown para justificar su muerte. Para otros, esto no justificaba el accionar del uniformado.

Las calles de Ferguson volvieron a explotar. "En muchas comunidades de todo el país existe un golfo de desconfianza entre los vecinos y las fuerzas del orden", dijo el presidente.

Tres necropsias

El cuerpo de Michael Brown ha sido sometido a tres necropsias.

Según Benjamin L. Crump, el principal abogado de la familia Brown, los resultados preliminares de una autopsia independiente confirmó lo asegurado por un testigo, quien afirmó que el joven intentaba rendirse cuando el uniformado le disparó.

La necropsia “verifica que los relatos de los testigos eran ciertos, que le dispararon varias veces", dijo Crump. “Va a ser una de esas cosas en las que tenemos que conseguir todas las declaraciones de los testigos y examinar todas las autopsias y toda la evidencia”.

El informe preliminar de la autopsia encargada por la familia al exdirector del departamento forense de Nueva York Michael M. Baden señala que cuatro de los impactos alcanzaron el brazo derecho de Michael Brown.

Según el diario The New York Times, los disparos no fueron realizados a corta distancia, pues no hay restos de pólvora en el cuerpo, aunque aún no se ha examinado la ropa para determinar la distancia con certeza.

Según la autopsia privada, el cuerpo de Brown no mostraba señales de forcejeo.

Hasta el momento, la policía ha entregado poca información de la versión del agente sobre lo ocurrido. La policía sostiene que Wilson pidió a Brown que saliera de la calle y se subiera a una acera, y que Brown se acercó a la patrulla y forcejeó con Wilson para quitarle su arma de servicio, momento en el que recibió un disparo.

Un amigo de Brown, Dorian Johnson, de 22 años, y al menos otro testigo dijeron que Wilson extendió la mano a través de la ventanilla del coche para agarrar a Brown y que el joven intentaba escapar cuando el agente abrió fuego.

Los testigos afirmaron que Brown levantó las manos en señal de rendición, pero Wilson salió de su patrulla y le disparó varias veces.

Los blancos confían, los negros no


Las encuestas revelan la magnitud de la desconfianza. Durante los disturbios en Missouri, el 65 % de los negros —casi dos de cada tres—, encuestados por el Centro Pew, dijeron que la policía se excedió al reprimir las protestas en Ferguson, en tanto un tercio de los blancos estuvo de acuerdo y otro tercio aprobó el accionar policial. La encuesta fue realizada entre 14 y el 17 de agosto.

Encuestas Gallup entre el 2012 y el 2014 revelan que el 64 % de los negros tienen poca, muy poca o ninguna confianza en la policía, en tanto el 58 % de los blancos tenían mucha o muchísima confianza en la fuerza del orden. Para el período 2009-2011, el 61 % de los negros tenían poca o ninguna confianza en la policía, mientras el 62 % de los blancos tenía mucha confianza en la fuerza.

Un factor que genera desconfianza es la disparidad racial entre la policía y la comunidad. El 70 % de la población de Ferguson es negra, pero el 90 % de la policía es blanca.

Otra fuente de desconfianza es la percepción de que la policía puede ejercer la violencia impunemente: la absolución en 1992 de cuatro agentes policiales de Los Angeles por la golpiza a Rodney King; la golpiza en 1967 al taxista John Smith en Newark, Nueva Jersey; Miami en 1980, tras la absolución de seis agentes blancos por la muerte a palos del motociclista negro Arthur McDuffie; Cincinnati en el 2001, tras la muerte a tiros de Timothy Thomas, de 19 años. En todos los casos se produjeron disturbios graves.

"Más afroestadounidenses y latinos que estadounidenses blancos creen que la policía detiene sin causa, emplea fuerza excesiva y comete abusos verbales", dijo Ronald Weitzer, sociólogo estudioso de las relaciones entre la raza y la aplicación de la ley en Estados Unidos y otros países.

"No solo tienden a considerar que la policía tiene prejuicios raciales sino que en sus actividades cotidianas muestra una conducta represiva y acaso injustificada en su trato con los ciudadanos", agregó Weitzer.

Weitzer describió diversas formas de conducta policial que generan desconfianza, sobre todo entre los hombres negros y latinos. Estas incluyen abordar sin causa a individuos en la calle, como en la muy criticada táctica de la policía neoyorquina de 'detener y catear'.

"No solo tienen mayores probabilidades de ser detenidos por la policía y sometidos a ciertas formas de abuso, sino que eso sucede reiteradamente, algo que no vemos que suceda en la comunidad blanca", dijo el sociólogo.

AP, AFP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.