Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/17/1989 12:00:00 AM

LAS UVAS DE LA IRA

Graves perjuicios a la economía chilena por envenenamiento de frutas de exportación.

LAS UVAS DE LA IRA, Sección Mundo, edición 359, Apr 17 1989 LAS UVAS DE LA IRA
"Las uvas chilenas que se exportan a Estados Unidos han sido envenenadas en protesta contra la dictadura de Pinochet". Una misteriosa voz de hombre, que hablaba en castellano y que colgó rápidamente, hizo la extraña advertencia telefónica a la embajada de los Estados Unidos en Santiago. Una semana más tarde, la llamada se repitio. "Esto no es ninguna broma", insistió la voz. "Las uvas están siendo envenenadas".
Si la primera llamada había logrado que se hicieran más severos los controles de entrada de las frutas chilenas, sin que se hubiera detectado nada anormal, la segunda finalmente logró su cometido. Tras un anuncio inicial de que no había por qué preocuparse, los controles llevados al extremo, revelaron lo que nadie esperaba: el domingo 12 aparecieron en Filadelfia dos uvas contaminadas con 0.03 miligramos de cianuro, en un embarque proveniente, precisamente,de Chile.
El rumor se extendió por el mundo entero como si se tratara de un vecindario. Como movidas por el mismo resorte, las autoridades de varios países comenzaron a seguir el ejemplo de la FDA de los Estados Unidos y prohibieron, una tras otra, la venta en público de uvas provenientes del país austral. De la noche a la mañana, las frutas chilenas pasaron de "exquisitas" a "sospechosas".
Como era de esperarse, las reacciones iniciales a la amenaza estuvieron marcadas en Chile por la emotividad. El almirante José Toribio Merino, miembro de la Junta de Gobierno, se apresuró a condenar a diestra y siniestra, mientras afirmaba: "Me parece una de las tantas canalladas que ha hecho Estados Unidos desde que somos país independiente" y que "esta es una canallada que estaba cocinada desde aquí, con la canalla comunista". Los comunistas chilenos naturalmente rechazaron la acusación y contraatacaron afirmando que "el gobierno, ha fallado en el control de calidad de los productos de exportación y los consorcios abusan del uso indiscriminado de pesticidas y otras sustancias tóxicas para la vida humana ".
Mientras crecia alarmantemente la cadena de países que ponían en entredicho ya no solamente las uvas, sino todas las frutas chilenas de importación (Japón, Bolivia, Argentina, Canadá y por último los países de la Comunidad Económica Europea), el gobierno chileno comenzó las retaliaciones, que incluyeron la retención de cinco pesqueros japoneses que trabajaban en aguas chilenas.
La preocupación en Chile crecía al mismo ritmo, por las pérdidas diarias de US$2 millones y la paralización de una actividad que ocupa a más de 470 mil personas. En medio de disturbios antinorteamericanos en Santiago y de amenazas contra la embajada, las versiones iniciales fueron derivando hacia la posibilidad de que el cianuro hubiera sido inyectado en los propios Estados Unidos, con lo que la acusación inicial contra los comunistas perdió fuerza. La acción fue reivindicada por un grupo supuestamente denominado "Movimiento Ultranacionalista Israelí", que habría amenazado con sabotear las frutas no sólo de Chile sino de Colombia y Brasil en protesta contra las conversaciones norteamericanas con la OLP, un argumento muy difícil de creer.
Mientras tanto, otros comentaristas, vinculados con la industria de las frutas dentro y fuera de los Estados Unidos, opinaron que las autoridades de ese país habían "sobrerreaccionado" y armado una tormenta en un vaso de agua. Rich Eastes, vocero de una firma importadora, se unió al coro transcontinental de comedores públicos de uva, que incluyó a un Pinochet vestido de gala. Para ellos, encontrar 0.03 miligramos en dos uvas no podía significar un escándalo como éste. La dosis fatal para un adulto es de 200 miligramos, y 25 miligramos sólo lo ponen enfermo. Pero la Food and Drug Administration tenía su propia justificación, a todas luces suficiente: "Es mejor prevenir..." mientras el origen del escándalo continuaba en el misterio. Pero el daño, de magnitud imprevisible, estaba ya hecho.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com