Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/20/2011 12:00:00 AM

Libia después de Muamar Gadafi

Paul Sullivan, experto en África y Oriente Medio, asegura que la clave para que Libia alcance la paz está en el liderazgo y en la decisión de los libios para luchar por lo que quieren.

Semana.com habló con Paul Sullivan, profesor asociado de la Universidad de Georgetown, sobre el futuro de Libia sin Gadafi. Asegura que lo más importante es conseguir la paz y que para eso se necesita un liderazgo sólido. Las divisiones tribales y las diferencias políticas podrían llevar a la desintegración del país, por lo que el proceso para lograr la reunificación podría tomar años.
 
Semana.com: Mucha gente dice que Libia va a tener que luchar por la paz y la unidad. ¿Los rebeldes serán capaces de lograr estos objetivos?
 
P. S.: La parte más difícil del conflicto libio será la de conseguir la paz. El país podría caer en el caudillismo y los conflictos inter-tribales, sobre todo si las armas que están sueltas no son sometidas a control y recogidas efectivamente. Las tribus también tienen que unirse en un acuerdo coherente que sea sostenible a través de ellas. Las fuerzas policiales y militares deben ser desarrolladas con las tribus más grandes y algunas de las pequeñas, para darles un sentido de pertenencia en el nuevo país. Este será un trabajo muy difícil. Podría tomar años unir al país.
 
Semana.com: En Irak y en Afganistán vimos lo difícil que fue establecer un gobierno democrático, apoyado por Occidente, después de la guerra. ¿Podremos esperar un escenario similar en Libia?
 
P.S.: Libia es más como Afganistán que como Irak debido a su naturaleza tribal, pero es más como Irak que como Afganistán dado que tiene una gran cantidad de petróleo y de gas natural en su territorio. Libia es un lugar único. En realidad no ha tenido instituciones ni ejército funcionales, y los ministerios fueron desarticulados por Gadafi hace mucho tiempo. Gadafi mantuvo su relativo poder al enfrentar a una tribu contra otra y a una persona potencialmente poderosa contra otra. No permitió que se desarrollara ninguna cultura. Libia era un país de un solo hombre, y ese hombre era Gadafi. Él destrozó el país, no hay ningún conocimiento político real de cómo sería una democracia para la mayoría de la gente. Esto será muy difícil, pero no imposible.

Semana.com: ¿Qué se puede esperar de los aliados de Gadafi? ¿Resistirán como en Irak? ¿Podemos temer un baño de sangre, que todos los antiguos aliados de Gadafi sean asesinados como venganza por los rebeldes?
 
P.S.: Los aliados de Gadafi seguramente se sienten amenazados y podrían pelear por un tiempo. Si hay un derramamiento de sangre contra sus aliados eso implicaría que miles de personas serán asesinadas, aparte de los horrores que ya han sucedido hasta ahora. Sería mejor para el país si pudieran llegar a alguna especie de reconciliación que fuera más estable. Eso es todo lo que se puede pedir a corto plazo. Todos los grandes jugadores del país deben sentirse parte del nuevo país o simplemente no funcionará.
 
Semana.com: Hay varios dirigentes del Consejo Nacional de Transición que vienen de la época de Gadafi. ¿Qué legitimidad requerirán? Algunas personas dicen que el CNT está extremadamente dividido. ¿Es verdad? ¿Quién puede manejar Libia?
 
P.S.: La confianza es un problema dentro y fuera del Consejo Nacional de Transición. Hay algunas sospechas sobre algunos miembros del CNT por parte de otros miembros. Si con el tiempo se construye confianza entonces de pronto Libia podría tener alguna posibilidad de empezar a funcionar con el CNT. De lo contrario, habrá muchos problemas hacia delante.
 
También hay muchas dudas sobre lo que representan algunos miembros del CNT y qué tan bien pueden liderar al país hacia un mejor futuro. Hay mucha desinformación y muchas mentiras en todas las partes.
 
Pero todo eso es parte de la guerra y de los mecanismos de defensa de aquellos que tuvieron que vivir bajo el yugo de Gadafi.
 
Semana.com: ¿Cómo está la situación económica de Libia? ¿Cuáles son los principales retos y cuánto tiempo tomará cumplirlos?
 
P.S.: La situación económica de Libia es muy difícil en este momento. Pero también era muy dura para la mayoría de los libios antes de que empezaran las protestas. En términos macroeconómicos Libia parece fuerte, pero si uno mira más allá, la situación de los libios del común se ve triste y siniestra. La infraestructura del petróleo y del gas del país tiene que ser reparada y reformada. Se debe desarrollar un buen sistema bancario porque Gadafi destruyó el anterior. Es necesario desarrollar la idea de un sistema de mercado, Libia necesita desarrollar una economía diversificada. Es necesario que haya puestos de trabajo para su creciente población.

La inversión se tiene que mover rápido para producir empleo, empleo y más empleo. El sistema de educación debe ser reformado. Antes estaba basado en el Libro Verde de Gadafi, que es incomprensible y que en realidad no les enseñaba a los libios nada que les ayudara con su desarrollo humano o económico. Será un camino largo para este país. Siempre ha tenido petróleo, gas y otros recursos, pero un liderazgo terrible. La verdadera clave para el futuro de Libia está en el liderazgo.
 
Semana.com: La OTAN y los países de occidente también están dentro de los ganadores. ¿Qué han ganado? Muchos dicen que en realidad estaban detrás del petróleo, de los contratos...
 
P.S.: Quiénes han ganado y quiénes han perdido será algo que estará determinado por lo que pase en Libia en su lucha por conseguir la paz. Si no hay paz todo el mundo pierde. Hay petróleo y gas en Libia, pero no es claro quiénes ganarán los contratos. En Irak las compañías norteamericanas no se quedaron con la mayoría de los contratos. De hecho, se quedaron con la minoría. Los que se los quedaron fueron los chinos, los británicos y otras compañías no norteamericanas. El mayor inversor en Libia fue Italia y parece que probablemente van a poder regresar.
 
Si todo sale bien los verdaderos ganadores serán los libios. Serán libres de un tirano megalómano que los destruyó a ellos y a su país por objetivos y métodos mayoritariamente incomprensibles.
 
Si esto no sale bien todos pierden, especialmente la gente de Libia y sus vecinos, Egipto, Túnez, Argelia y los otros. La Unión Europea se enfrentará a un gran flujo de refugiados y los mercados de petróleo volverían a ser un caos. Libia podría ser una fuente de terrorismo y lucha una vez más.
 
Alcanzar la paz es clave. Un buen liderazgo es la otra clave. Pero lo más importante de todo es que los libios decidan qué quieren y trabajen por ello. Solo así se podrán convertir en el próspero y pacífico país que siempre han querido ser.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.