Domingo, 19 de febrero de 2017

| 2015/12/25 16:24

Lluvias causan estragos en Sudamérica

Unas 6.500 personas han sido evacuadas en Brasil debido a las fuertes lluvias y a las crecidas de los ríos que han azotado también a Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay en los últimos días.

En una de las calles de un barrio de Asunción (Paraguay). Foto: EFE
;
DW

Unas 6.500 personas han sido evacuadas de sus viviendas en el sur de Brasil debido a las fuertes lluvias que han azotado a buena parte de Sudamérica en los últimos días. La consecuente crecida de los ríos ha dejado damnificados en Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay. Según el más reciente boletín de la Defensa Civil brasileña, 1.534 familias perdieron su vivienda o tuvieron que abandonarla temporalmente en siete ciudades de Río Grande do Sul, el estado más meridional de Brasil, por el desborde de los ríos Uruguay y Queraí.

La Defensa Civil de Río Grande do Sul calcula que esas personas tendrán que permanecer en alojamientos improvisados en escuelas y gimnasios por lo menos hasta después del Año Nuevo, para cuando se espera que el nivel de los ríos vuelva a su normalidad. Las ciudades más afectadas por las inundaciones son Queraí, en donde fueron evacuadas 750 familias, y Uruguaiana, con 335 desplazados. El estado de emergencia ya fue declarado y se espera ayuda de las autoridades regionales y nacionales para atender a los damnificados.

“La buena noticia es que paró de llover. La mala es que los ríos de la región, por sus características, demoran en bajar, por lo que los desabrigados no tienen cómo volver antes de Año Nuevo”, dijo el coordinador de la Defensa Civil en la región oeste de Río Grando do Sul, mayor Rinaldo Castro. Las inundaciones en el sur de Brasil, sin embargo, no han sido tan graves como las registradas en Paraguay, en donde hasta el jueves (24.12.2015) se calculaban en 90.000 los evacuados. En Argentina, los desplazados ascienden a 15.000.

Paraguay



Este 24 de diciembre, el río Paraguay –que pasa por Asunción, la capital paraguaya– superó los 7,70 metros y todas las previsiones, informó Víctor Peralta, director de Emergencia y Desastres del Gobierno municipal. A la crecida de ríos y arroyos se sumaron los desastres provocados por fuertes vientos, como la caída de árboles y voladura de techos de viviendas. Cuatro personas han perdido la vida. Además, hay 125.000 hogares sin energía eléctrica por la caída de 26 torres de alta tensión y 130 columnas de media tensión.

Argentina

En Argentina, las provincias más afectadas por la crecida de los ríos Paraná, Uruguay y Paraguay están en el noreste del país. Entre las localidades más golpeadas está Concordia, unos 420 kilómetros al norte de Buenos Aires, donde la subida de las aguas del río Uruguay ha inundado barrios enteros y hay más de 10.000 evacuados. Las aguas superaron los 15 metros –su nivel más alto en medio siglo– y hasta este jueves (24.12.2015) se preveía que aumentaría ligeramente.

Uruguay


En Uruguay, las fuertes lluvias caídas en los norteños departamentos de Artigas, Paysandú, Rivera y Salto en los últimos días provocaron el desplazamiento de 5.454 personas de sus casas. La zona se ve afectada por la crecida del río Uruguay debido a las abundantes lluvias, por lo que se declaró el estado de emergencia en esas zonas. Del total de desplazados, 1.504 fueron evacuados y 3.950 huyeron de sus hogares sin ayuda oficial. Por departamentos, 2.148 de los casos se dieron en Artigas, 884 en Paysandú, 1.051 en Rivera y 1.369 en Salto.

Bolivia


La tragedia ha sido mucho menor en Bolivia, donde sólo se registró la muerte de dos personas en la población amazónica de Guayaramerín, próxima a la frontera de Brasil, por efecto de las intensas lluvias. El director del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) del departamento del Beni, Christian Cámara, explicó que se contabilizaron 500 damnificados en cinco barrios de la población fronteriza habitada por 39.000 personas, según los datos del Censo de 2012. “La Gobernación del Beni llevará ayuda a la zona”, anticipó Cámara.

El director del COE pronosticó que las lluvias continuarán en el curso de los próximos días. Las autoridades bolivianas monitorean el caudal de los ríos Madre de Dios y Mamoré, afluentes del Amazonas, que en 2012 y 2013 se desbordaron afectando a los poblados que existen en esa extensa zona, ubicada al norte del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.