Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/29/2012 12:00:00 AM

Los 112 muertos de la 'sastrería de occidente' que no interesan a nadie

La reciente tragedia en Bangladesh no es una excepción. Allí, quienes cosen la ropa de marca de prestigiosas tiendas mundiales, malviven con salarios miserables y ninguna garantía de seguridad.

"Los gerentes nos dijeron: 'No pasó nada. La alarma contra incendios se acaba de descomponer. Vuelvan a trabajar'. Pero rápidamente comprendimos que había fuego. Cuando volvimos a correr al punto de salida lo encontramos cerrado por fuera y ya era demasiado tarde".
 
El hombre que habla se llama Mohamad Ripum y puede darse por bien servido: está vivo y volverá a trabajar. Es uno de los pocos sobrevivientes ilesos de un incendio en una empresa de tantas que hay en Bangladesh en la que se confecciona ropa para grandes multinacionales y a las que llaman la 'sastrería de occidente'.
 
En el hecho, sucedido el pasado domingo 25 de noviembre, murieron, hasta donde se sabe, 112 personas y cerca de otro centenar resultaron heridas.
 
Está claro, según los bomberos, que el origen del fuego fue un corto circuito, algo cotidiano en un medio en el que las factorías se levantan en viejas construcciones donde las instalaciones eléctricas corren desnudas por las paredes, auténticas bombas de tiempo.
 
Sin embargo, ese no fue el principal factor de la tragedia, sino la falta de las más elementales medidas de seguridad, como una salida de emergencia, más aún para un edificio de ocho plantas como el que ardió sin que nadie pudiera hacer algo. La mayoría de las víctimas murieron calcinadas y poco más de una decena pereció al lanzarse al vacío para tratar de salvar sus vidas.
 
Manifestaciones de rechazo a las miserables condiciones de trabajo se desencadenaron casi de inmediato, mientras el gobierno decretaba un día de duelo con banderas a media asta.
 
La 'sastrería de occidente'
 
Las fábricas que funcionan en Daca son como esta, que era de propiedad de Tazreen Fashions Ltd., a su vez subsidiaria del Tuba Group, una empresa que les vende a gigantes como Wal-Mart, Carrefour e Ikea. De allí, de Bangladesh, sale ropa que luego se vende, entre otros, en Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Suecia y Holanda.
 
La República Popular de Bangladesh, país al sur de Asia que bordea casi siempre con India, tiene unas 4.000 fábricas de ropa, muchas de ellas sin las medidas de seguridad adecuadas. El país gana anualmente unos 20.000 millones de dólares por exportaciones de prendas.
 
Las multinacionales suelen hacer rondas para saber en qué condiciones trabajan las personas, en el seno de sus proveedores, pero se quedan en las señales de alerta. Así lo había hecho Wal-Mart con la fábrica que se incendió.
 
Para quienes conocen de cerca el fenómeno industrial que se vive allí, no cabe duda de que las condiciones de los trabajadores rayan en la esclavitud y en la sobrexplotación Sus jornadas nunca bajan de las 17 horas y los salarios oscilan entre los 37 y los 70 dólares al mes (unos 70.000 y 130.000 pesos colombianos, respectivamente). En definitiva, los peores pagados del mundo. Y, además, expuestos a lo que sucedió, que no es la excepción. En febrero pasado, 21 personas murieron calcinadas en una fábrica que le produce prendas a H&M.
 
Las investigaciones demuestran que, por si fuera poco, no se paga a tiempo en el 15% de las empresas y que un 53% no abona las horas extras.
 
Por su parte, los gobernantes no parecen tener mucha capacidad de maniobra si uno se atiene a que el 40% de la fuerza laboral del país reside en ese negocio y la economía depende, casi en una cuarta parte, de ese tipo de exportaciones. La competencia de Bangladesh está en China y Vietnam.
 
La presión de la ONG Intermon Oxfam llevó a que Zara cerrara una planta que tenía en Bangladesh. Vale recordar que son las mujeres (tres de cada cinco empleados pertenecen al sexo femenino) la principal fuerza que mueve el sector Y no menos los niños. En ese país la cifra es asombrosa: el 17,5% del total de obreros son niños de 5 a 15 años de edad Es decir, unos siete millones de menores laboran en el sector, aunque la ONU habla de 13 millones. A un menor se le paga menos de 2.000 pesos colombianos al día.
 
Los desguazadores
 
Aunque ahí no acaban las tragedias del pueblo bangladesí. El otro negocio impresentable del que vive la gente es el desguace de barcos.
 
Son cerca de 25.000 hombres que tienen la tarea de desarmar, pieza a pieza, los barcos que pasan a mejor vida, casi todos provenientes del primer mundo. El trabajo es mucho más que arrancar esas partes oxidadas, pesadas y que esconden un cuchillo en cada pedazo que van arrancando. Hay, además, gases tóxicos que pueden causan daño y hasta la muerte en cuestión de segundos.
 
Por supuesto que para trabajar allí no se necesita más que hambre y valor. Les pagan algo así como 10.000 pesos colombianos por un día de trabajo, que se sabe cuándo comienza pero jamás cuándo termina. Aparte, ellos que deben llevar consigo un ayudante. Que ya se puede imaginar usted a lo que puede aspirar como paga.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.