Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/2/1987 12:00:00 AM

LOS ANGELES TIEMBLAN

El terremoto de la semana pasada recuerda a los californianos que los amenaza un cataclismo

LOS ANGELES TIEMBLAN LOS ANGELES TIEMBLAN
Ha sido un buen ejercicio en términos de preparación. En 15 minutos nuestro centro de emergencia estuvo totalmente preparado". Con estas palabras, al parecer despreocupadas, se refirió el alcalde Tom Bradley al violento temblor de tierra que sacudió el pasado jueves a la ciudad de Los Angeles.
El tono casi triunfalista de Bradley se justifica si se tiene en cuenta que, según los expertos sismólogos, los cálculos más serios hablan de 15 mil muertos en caso de terremoto, sólo en el área de Los Angeles. El temblor del pasado primero de octubre tuvo una intensidad de 6.1 grados en la escala de Richter --similar al ocurrido en México en 1985-- y una duración cercana a los 15 segundos. Pero esta vez los cálculos no se cumplieron y la cifra de muertos no alcanza la decena. Lo anterior hizo pensar a los californianos que el temblor de la semana pasada es sólo un anticipo de lo que en la región se conoce como "el grande" (the big one), que es el gran terremoto que por años se ha esperado en la región.
Y es que todo parece indicar que la ciudad está condenada a padecer una gran catástrofe por su cercanía a la falla de San Andrés, que corre a lo largo del estado de California y que periódicamente es causante de fuertes movimientos sísmicos. (Ver SEMANA N°220). La famosa falla está formada por dos capas de la corteza terrestre que chocan entre si y que gracias a la presión se resquebrajan o desplazan frecuentemente. A lo largo de la de San Andrés existen otras fallas como la de Whittier, que está exactamente debajo de la ciudad y fue la causante del temblor del jueves. El desacomodamiento de las placas produjo el fuerte movimiento inicial que fue seguido de 15 temblores menores, causados por el reacomodamiento de las placas.
En opinión del experto Tito Vargas del Instituto Geofísico de los Andes "el tipo de construcciones utilizadas y la constitución del suelo, que es más firme que el de Ciudad de México, evitaron que una tragedia similar a la ocurrida en esta ciudad se repitiera". El epicentro del temblor fue ubicado 11 kilómetros al este del centro de la ciudad y afectó especialmente al suburbio de Whittier, que tiene el mismo nombre de la falla.
De todas maneras la expectativa por la llegada de "el grande" persiste, ya que los geólogos afirman que existen entre un 50 y un 90 por ciento de posibilidades de que la gran catástrofe se produzca en los próximos 40 ó 50 años. Lo que más ha sorprendido en estos días es el bajo número de muertos dada la cercanía del epicentro a un área urbana densamente poblada. Fue este hecho el que obligó a tomar medidas de emergencia que incluyeron el cierre de una planta de energía nuclear mientras se verificaba que la estructura no hubiera sufrido daños.
Al cierre de la presente edición la calma había regresado a Los Angeles y las labores de remoción de escombros estaban bien avanzadas. A pesar de que varios edificios resultaron muy averiados, los daños en las edificaciones y carreteras fueron mínimos gracias a que en anteriores emergencias de este tipo se reforzaron las estructuras y se demolieron construcciones que no cumplían con las normas antisísmicas.
A pesar de la intensidad del sismo y del nerviosismo que produjo entre los habitantes, el susto "grande" aún no ha llegado y los californianos deberán convivir con la sombra de la tragedia que de un momento a otro se les podría venir encima.--

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com