Viernes, 29 de agosto de 2014

BBC Mundo

| 2013/03/11 00:00

Los derrotados del cónclave

De este grupo de diez opcionados ninguno logró convertirse en el nuevo jerarca de la iglesia católica.

Angelo Scola (Italia, 71 años)


Era el que más sonaba para ser el próximo sumo pontífice. Desde que fue designado por Benedicto XVI como jefe de la Diócesis de Milán –la más poderosa y grande de Europa– los católicos italianos lo vieron como la esperanza para recuperar el trono que les fue arrebatado hace más de 30 años. Para muchos vaticanistas, el nombramiento como arzobispo de Milán fue una jugada de Joseph Ratzinger para elegir a su próximo heredero.


Marc Ouellet (Canadá, 68 años)



Aunque en alguna ocasión aseguró que ser papa sería una pesadilla, era uno de los más opcionados por ser un importante líder dentro del Vaticano. Es el prefecto de la Congregación para los Obispos, por lo que se encarga de elegir a los nuevos obispos antes de que sean aprobados por el papa. 


João Braz de Aviz (Brasil, 65 años)



A pesar de mantener un bajo perfil, es el brasileño con el cargo jerárquico más alto en el Vaticano. Siendo arzobispo de Brasilia, Benedicto XVI lo nombró en 2011 prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, como parte de un movimiento de renovación. Está ligado a la teología de la liberación, por lo que defiende la preferencia por los pobres en América Latina, pero sin excesos. 


Leonardo Sandri (Argentina, 69 años)



Es conocido por haber anunciado la muerte del papa Juan Pablo II en 2005. Sandri ocupó el tercer cargo más importante de la Santa Sede, cuando ejerció como jefe de Gabinete entre 2000 y 2007. Sin embargo, desde entonces su carrera jerárquica ha ido en descenso y actualmente es prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales.


Peter Turkson (Ghana, 64 años)



Era el candidato africano con más posibilidades y de haber sido elegido sería el primer papa negro de la historia. Actualmente es el líder de la Oficina Vaticana para la Justicia y Paz, y el portavoz en asuntos sociales de la Iglesia católica. Fue ordenado sacerdote por Juan Pablo II, ser uno de los cardenales más jóvenes era una de sus fortalezas y a su vez una de sus debilidades. 


Timothy Dolan (Estados Unidos, 62 años)



El reconocido obispo de Nueva York es el punto de referencia de los católicos en Estados Unidos. Su carisma le ha permitido tener un contacto muy cercano con la gente. A pesar de ser un gran intelectual y un buen gestor de la nueva evangelización, sus críticos señalan que es demasiado popular y dado a los medios de comunicación algo que le restaba puntos para convertirse en papa.


Luis Tagle (Filipinas, 55 años)



Es tan carismático que muchos lo comparan con el papa Juan Pablo II. Con tan solo 55 años, es el segundo cardenal más joven y esto le ha servido para ganar seguidores en todo el mundo. Benedicto XVI lo nombró cardenal en noviembre del año pasado y, desde entonces, es uno de sus más cercanos colaboradores. El uso de las nuevas tecnologías le ha permitido catalogarse como la cara alegre de la Iglesia católica en Asia. Sin embargo, esto no le alcanzó para convertirse en el nuevo pontífice católico.


Gianfranco Ravasi (Italia, 70 años)



Es el ministro de Cultura del Vaticano y el encargado de representar a la Iglesia católica en los temas artísticos, culturales y arqueológicos. El papa Benedicto XVI lo proclamó cardenal en 2010 y su perfil está enfocado a las actividades de docencia. Es miembro de la Congregación para la Educación Católica y promotor de la nueva evangelización. A pesar de sus amplios conocimientos, los electores prescindieron de un pontífice que tuviera perfil de docente.


Odilo Pedro Scherer (Brasil, 63 años)



Era la carta más importante de América Latina para el cónclave. Actualmente ejerce como cardenal y arzobispo de São Paulo, la diócesis más importante del país con más católicos del mundo. En términos doctrinales se le considera un religioso moderado dentro del vaticano, aunque en Brasil lo perfilan como un conservador. 


Christoph Schönborn (Austria, 67 años)



Es el arzobispo de Viena y ejerce como cardenal desde 1998. Fue alumno de Benedicto XVI y participó en el cónclave de 2005. Es un hombre moderado, conciliador y abierto a las otras religiones, por lo que se le considera un buen diplomático. Sin embargo, se define a sí mismo como una persona conservadora en cuestiones religiosas, pero liberal en los asuntos sociales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×