Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1983/05/02 00:00

Los espías también mueren

Los espías también mueren

Con la muerte el 26 de marzo de Anthony Blunt, el famoso espía británico al servicio de la URSS, descubierto en 1964 por confesión de él mismo a cambio de no ser juzgado, desaparece el tercero de los cuatro miembros de la sorprendente red inglesa de espionaje pro soviética que opera en Europa desde 1935 hasta despues de la Segunda Guerra Mundial. Sus otros integrantes, eran Donald MacLean, que murió a comienzos de este mes en Moscú, Guy Burgess, muerto en 1950 en Moscú, y Kim Philby, el denominado "espía del siglo" que es el único que sobrevive. Reside en Moscú. Aclaración sobre nota de Francia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.