Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/05/11 00:00

Los jóvenes homosexuales rechazados por familia, más inclinados al suicidio

Los resultados del estudio, que ha contado con cuatro millones de dólares de financiación para cuatro años, confirman que el impacto de la familia es "muy dramático" en la salud física y psíquica de los niños y jóvenes LGTB.

Los jóvenes homosexuales rechazados por familia, más inclinados al suicidio

Los adolescentes homosexuales rechazados por sus familias tienen ocho veces más probabilidades de intentar suicidarse y tres veces más de tomar drogas cuando llegan a jóvenes adultos en relación a los que sí recibieron apoyo, según un estudio realizado en el Estado de California y presentado hoy en Madrid.

Además, un tercio de los padres reaccionan negativamente cuando conocen la noticia por primera vez; el 50 por ciento manifiestan una respuesta ambivalente -pero realmente preferirían que su hijo o hija no fuera homosexual o transexual- y el resto lo asume bien desde el inicio, explicó a Efe Caitlin Ryan, autora del trabajo "Niños saludables con el apoyo familiar".

Los resultados del estudio, que ha contado con cuatro millones de dólares de financiación para cuatro años, confirman que el impacto de la familia es "muy dramático" en la salud física y psíquica de los niños y jóvenes LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales).

Aunque sea paradójico, incluso los padres que no aceptan la orientación sexual de sus hijos "lo hacen con la mejor intención y desde el amor", recalcó la profesora de la Universidad de San Francisco.

Para la ejecución del proyecto de investigación, Ryan entrevistó en profundidad a jóvenes LGTB y familias (incluidos abuelos, tíos, etc.) de un amplio espectro sociológico y religioso del Estado de California.

Al final detectó un centenar de conductas distintas y el impacto que conllevaban en la salud de los jóvenes homosexuales.

Entre las principales conclusiones, la estadounidense destacó que el rechazo familiar se traduce en una probabilidad ocho veces mayor de haber intentado suicidarse, casi seis veces más posibilidades de sufrir depresión y tres veces más de consumir drogas, de infectarse por VIH y de contraer enfermedades de transmisión sexual, en comparación con aquellos que fueron apoyados por su núcleo familiar.

El proyecto que dirige Ryan en la Universidad de San Francisco (Family Acceptence) también incorpora guías y protocolos a las familias y a personal sanitario para saber cómo actuar y cómo evitar dañar a los jóvenes LGTB
 
.EFE


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.