Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/18/2011 12:00:00 AM

Los juegos políticos detrás de la liberación del soldado israelí Shalit

El canje del soldado israelí Gilad Shalit por más de mil prisioneros palestinos tendrá importantes consecuencias políticas.

;
BBC
El acuerdo de intercambio abre puertas a cambios sociales y políticos y fortalece a ciertos actores, mientras que debilita a otros.

Luego de que el grupo palestino Hamas entregara a Shalit a mediadores egipcios como parte del pacto de intercambio, ¿cómo quedan parados los principales actores del conflicto palestino-israelí?
 
Hamas
 
El grupo militante islámico es el gran ganador del canje.
 
Hamas se siente victorioso luego de haber mantenido al sargento Shalit fuera del alcance de Israel durante más de cinco años haberlo utilizado para comprar la libertad de más de un millar de palestinos.
 
Además la organización islamista –que aboga por la lucha armada y es considerada terrorista por Israel - sale reforzada y adquiere un nuevo protagonismo. Hay que recordar que en el canje no sólo se liberan prisioneros de Hamas sino de otras facciones palestinas como al-Fatah, le explica a BBC Mundo Ignacio Álvarez-Ossorio, profesor de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de Alicante (España).
 
Esto le permite al grupo lanzar "un mensaje a la calle palestina y a la escena política de que se preocupa por todos los presos, que es un aspecto que al-Fatah tenía en cierta medida olvidado".
 
El contraste es muy fuerte entre un movimiento que consigue liberar a más de mil prisioneros y otro –al-Fatah- que parece más preocupado por otras cuestiones, explica Álvarez-Ossorio.
 
Y aunque aún no se conocen los detalles del acuerdo, éste no sólo contempla la liberación sino que lleva implícita una suavización del bloqueo y permitirá la entrada de más ayuda humanitaria. En ese sentido, ese es otro punto a favor para Hamas.
 
La noticia es bien recibida en Irán, país que apoya a Hamas y rechaza los esfuerzos diplomáticos de Abbas de dialogar con Israel, cuya existencia es negada por Teherán. Como nos explica Amir Azimi, del Servicio Persa de la BBC, Irán ve el triunfo de Hamas como una oportunidad para opacar a Abbas y quitarle el protagonismo que tenía en su campaña de diálogo y paz con Israel.
 
Israel
 
Israel también logra una importante victoria con el canje. Las encuestas muestran que una amplísima mayoría de los israelíes están de acuerdo con el intercambio de Shalit tras casi cinco años de cautiverio.
 
No hay que olvidar que Israel –donde el servicio militar es obligatorio- es una sociedad altamente militarizada que ve a sí misma rodeada de naciones hostiles. La mayoría de los padres envían a sus hijos e hijas al ejército y confían en que el Estado hará todo lo posible por protegerlos.
 
La familia de Gilad Shalit se ha convertido en una excelente organización de cabildeo dentro de Israel, con una presencia muy visible en la vida nacional.
 
En el ámbito político se ha visto como pocas veces un consenso entre prácticamente toda la escena política israelí en torno a la liberación de los presos. Las fuerzas políticas israelíes, incluidos partidos ultranacionalistas como el Likud, estuvieron de acuerdo con el intercambio.
 
Como apunta Jeremy Bowen, de la BBC, Israel ha pagado un alto precio por la libertad el sargento Shalit. Aunque son una minoría dentro del grupo liberado, algunos de ellos cumplían penas de cadena perpetua por delitos de sangre.
 
Ese pequeño grupo de los considerados por Israel como "peligrosos" ha sido forzado a exiliarse en otros países, según lo negociado por las partes.
 
En ese sentido, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ganará algún crédito político, siempre y cuando los palestinos liberados no cometan nuevos actos de violencia, explica el analista.
 
Egipto
 
Con su mediación el gobierno egipcio se anota un tanto importante y recupera su rol de árbitro en la región.
 
Lanza un mensaje muy interesante, señala Álvarez-Ossorio, porque es el nuevo gobierno el que ha conseguido la liberación, mientras que el anterior parecía querer dilatar al máximo las conversaciones y que su mediación no se hiciera realmente efectiva, ya que no le interesaba reforzar a Hamas.
 
"Parecía que ponían trabas más que allanar el camino", dice el profesor.
 
Israel tuvo que pedir disculpas formales por la muerte de agentes egipcios muertos en un incidente fronterizo en agosto pasado.
 
Abbas, el perdedor
 
Parece unánime que el que queda peor parado es Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina y líder de al-Fatah, la facción rival de Hamas.
 
Para la opinión pública palestina, el radicalismo de Hamas resultó más efectivo que la moderación de Abbas, cuya campaña ante Naciones Unidas para que reconozca al Estado palestino parece en el limbo, aunque sigue su curso.
 
La Autoridad Palestina que preside Abbas no ha logrado éxitos desde los Acuerdos de Oslo de 1993 ni ha podido detener la expansión de las colonias israelíes.
 
Mahmud Zahar, uno de los dirigentes de Hamas, lo resumió en una frase: "El presidente Mahmud Abbas lleva negociando con Israel un millón de años y no ha conseguido un acuerdo como este".
 
"Abbas queda como un líder que no se preocupa lo suficiente por los presos. Al-Fatah no ha tenido iniciativas de este calado, para ellos es un asunto totalmente secundario", opina Álvarez-Ossorio.
 
Además, la estrategia israelí es distraer las negociaciones y para ello debilitar a Mahmoud Abbas. En consecuencia, sabe que fortaleciendo a Hamas debilita a Abbas.
 
Queda por ver las implicaciones que esto tendrá, subraya el profesor. Ambas facciones han acordado constituir un acuerdo de unidad y habrá elecciones el próximo año.
 
Habrá que ver si logran sobrepasar sus diferencias y lograr un gobierno de unidad nacional en un momento de gran importancia histórica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.