Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/17/2012 12:00:00 AM

Los libios celebran con euforia el primer aniversario de la revolución

En las celebraciones de este viernes, por primera vez desde el estallido de la revolución, las armas no han sido protagonistas de los festejos.

En un ambiente de alegría y euforia, los libios han salido este viernes a las calles para celebrar el primer aniversario de la "Revolución del 17 de febrero", que acabó con el régimen del fallecido Muamar Gadafi tras ocho meses de conflicto armado.

Sin embargo, el entusiasmo que desde este jueves en la noche inunda las calles de muchas ciudades, especialmente Trípoli y Bengasi, contrasta con la plomiza marcha de la transición política, inmersa en numerosas dificultades administrativas, políticas y de seguridad.

Miles de personas acudieron este viernes al rezo del mediodía en las distintas mezquitas del país, coincidiendo con el aniversario del día en el que los libios rompieron con cuatro décadas de silencio, el 17 de febrero de 2011.

La gente salió a las calles con la bandera de la independencia y carteles en los que mostraban su alegría por la victoria frente a las fuerzas de Gadafi, que no se rindieron hasta el 20 de octubre, tras ocho meses de intensos combates.

Las mezquitas también se unieron a las celebraciones y la euforia llegó hasta los altavoces de los alminares, desde donde se han lanzado alabanzas a Dios con motivo de las fiestas.

En Trípoli, las celebraciones se concentraron en la Plaza de los Mártires, donde se espera que continúen todo el día hasta la noche.

En las celebraciones de este viernes, por primera vez desde el estallido de la revolución, las armas no han sido protagonistas de los festejos, en respuesta al llamamiento del presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mustafa Abdulyalil, y de las autoridades religiosas, que han prohibido los disparos al aire.

Los fuegos artificiales han sido los encargados de sustituir a las ensordecedoras descargas de metralletas y baterías antiaéreas que tanto gustan a los milicianos cuando hay algo que celebrar.

La presencia de brigadistas era visible en las principales calles, donde permanecían desde la noche del jueves para garantizar la seguridad durante la jornada festiva, que continuará el sábado.

Alrededor de 30.000 milicianos de otras ciudades se han desplazado a la capital, para asegurarla.

"Esta es la primera vez que siento que somos libios y que celebramos el aniversario con alegría", aseguró el joven Muid al Sukni, casado desde hace un año.

"Todas las celebraciones desde que nací estaban relacionadas con Gadafi y sus hitos", dijo Muid, quien expresó su deseo de que el CNT se embarque en un proyecto de reconciliación nacional.

"Soy libio, todos somos libios, a pesar de que se dice que hay algunas ciudades que apoyan al régimen anterior", agregó.

Pero no sólo la conmemoración de las revueltas alegra los espíritus de los ciudadanos, muchos tripolitanos, especialmente aquellos con dificultades económicas debido al paro y al encarecimiento de los precios, muestran su regocijo por el anuncio del CNT de entregar 2000 dinares (unos 1.200 dólares) a cada familia y otros 200 a cada miembro no casado.

Sin embargo, los simpatizantes del régimen de Gadafi, que se acercan a los periodistas con precaución, como Muhamad, consideran que toda la alegría "es falsa".

"Pronto despertarán y abrirán los ojos a la realidad", dijo, antes de preguntarse y responder: "¿Qué nos han dado los rebeldes o el CNT después de un año? Dos mil dinares para cerrar las bocas de la gente, para que no cuenten la opresión".

Y es que el CNT no ha encontrado un sólo momento de respiro desde el fin del conflicto armado.

La ausencia de instituciones ha bloqueado el país durante meses, los bancos no admitían transferencias hasta recientemente, las líneas de teléfono todavía no funcionan correctamente, el sistema judicial aún no está a pleno rendimiento, los cuerpos de seguridad no tienen músculo y muchas milicias se resisten a obedecer las órdenes del Gobierno.

Las fronteras aún siguen sin estar aseguradas, ni siquiera los principales pasos, como el de Ras Yedir con Túnez, que se abre y cierra intermitentemente debido a incidentes armados en el lado libio.

La unión de brigadas y milicias rebeldes del oeste del país aseguró el jueves que no veía con claridad la posibilidad de que comience dentro de dos meses el juicio contra el hijo de Gadafi Seif al Islam en Trípoli, poniendo en entredicho unas palabras de Abdulyalil.

Pero aún mas claro fue el Consejo Militar de Sebha (sur), que pidió al CNT que prestara más atención al sur del país donde toda la responsabilidad de la seguridad recae en los milicianos, algunos de los cuales, según varias ONG internacionales, imponen su propia ley.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.