Jueves, 30 de octubre de 2014

| 2013/08/30 00:00

Los países en contra y a favor de un ataque en Siria

Alemania y Reino Unido no participarán pero EE. UU. insiste y Francia se perfila como el aliado.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, buscaba apoyo en el Reino Unido pero el Parlamento inglés votó "No" a una intervención militar en Siria. Foto: AP
;
DW

Alemania no participará en un ataque internacional a Siria, aseguró el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, en declaraciones que adelanta el diario Neue Osnabrücker Zeitung. "Ni se nos pidió ni lo consideramos", dijo el titular de la diplomacia alemana.

Westerwelle recordó que la Constitución y la jurisprudencia alemanas fijan límites muy estrictos para una participación en misiones militares. "Instamos a que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas encuentre una solución conjunta y que la labor de los inspectores de la ONU se complete lo antes posible", agregó el ministro.

Tras derrota de Cameron, queda Hollande

Entretanto, el primer ministro británico, David Cameron, que sí parecía decidido a la intervención, recibió un duro revés en el Parlamento de su país, que en la noche de este jueves rechazó la participación del Reino Unido en una intervención militar en Siria. "Está claro que el Parlamento británico, en una postura que refleja la opinión del pueblo británico, no quiere ver una actuación militar británica", aseguró Cameron a los legisladores. "Lo entiendo, y el gobierno actuará en consecuencia".

La Cámara de los Comunes rechazó por 285 contra 272 votos una moción que preveía actuar militarmente contra Siria como reacción al presunto ataque con armas químicas del régimen de Bashar al Assad que la semana pasada habría dejado cientos de muertos.

Ante la presión de la oposición laborista y también de sus propias filas, el gobierno de Cameron tuvo que atenuar la propuesta que presentó ante los legisladores, que contemplaba un posible ataque militar pero en el marco de un consenso internacional. Y de todas maneras, la propuesta fue rechazada. Los laboristas dijeron que querían "pruebas convincentes" de que el régimen de Al Assad fue responsable de los ataques de la semana pasada.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, dijo en una entrevista al diario Le Monde, que no excluía un ataque militar contra Siria antes del próximo miércoles 4 de septiembre. La negativa del Parlamento británico no cambia la posición francesa, aseguró Hollande. El Parlamento francés debate este miércoles sobre Siria pero, a diferencia de lo que ocurre en Reino Unido, en Francia el presidente tiene la última palabra en materia de misiones militares.

EE.UU. insiste, ONU no se pone de acuerdo

La Casa Blanca, en tanto, aseguró también que la decisión británica no incidirá en los planes de Barack Obama. El presidente Barack Obama "cree que están en juego intereses fundamentales de Estados Unidos y que los países que violan las normas internacionales sobre armas químicas deben rendir cuentas", dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Caitlin Hayden. 

Según el secretario de Defensa, Chuck Hagel, Estados Unidos continuará buscando aliados para formar una coalición internacional dispuesta a responder contra los presuntos ataques químicos en Siria.

La comunidad internacional ha continuado intentando, a través de todos los canales diplomáticos, impedir un posible ataque militar liderado por Estados Unidos contra el presidente sirio Al Assad, que llamó a su pueblo a resistir ante una intervención extranjera y anunció en la televisión estatal que "Siria se defenderá ante cualquier ataque". 

En numerosas conversaciones telefónicas se buscaron salidas al conflicto, de manera de alcanzar una línea común ante el Consejo de Seguridad de la ONU, cuyos cinco miembros permanentes –Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China– se reunieron sin emitir ningún comunicado.

En los esfuerzos diplomáticos intervino también la canciller alemana, Angela Merkel, que este jueves habló por teléfono con el presidente ruso, Vladimir Putin, y con el francés, Hollande. Tras ello, se informó que Merkel y Putin están de acuerdo en que aún puede haber una solución política para Siria. Alemania, sin embargo, insiste en que debe haber "consecuencias" en el caso de que se prueben las acusaciones de uso de armas químicas por parte del régimen de Al Assad.

En una conversación telefónica con Obama, Merkel se pronunció a favor de que los resultados de la investigación de la ONU se traten en el Consejo de Seguridad. Pero Rusia y China rechazan cualquier ataque contra Siria. Y Rusia ya anunció este viernes (30.08.2013), a través de su viceministro de Asuntos Exteriores, Gennadi Gatilov, que utilizará su derecho a veto para bloquear cualquier resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre una intervención militar en ese país.

Asimismo, el ministro del Exterior chino, Wang Yi, ha pedido contención a todas las partes hasta que el equipo de inspectores de la ONU, que culmina su labor este viernes en Siria, presente conclusiones sobre el presunto uso de armas químicas en el conflicto. Se espera que los resultados de los expertos en armas químicas de la ONU se den a conocer tras su retorno este sábado 31 de agosto.


Preparativos militares

Pero más allá de todos los esfuerzos diplomáticos, las grandes potencias seguían adelante este jueves con sus preparativos militares de cara a un eventual ataque. Un quinto destructor de la Marina estadounidense con misiles de crucero llegó al Mar Mediterráneo. Los británicos trasladaron seis aviones de combate del tipo Eurofighter "Typhoon" a la base de Akrotiri en Chipre, para garantizar la seguridad de sus territorios nacionales en "tiempos de mayores tensiones".

Rusia envió dos barcos de guerra al Mediterráneo oriental. Una fragata antisubmarinos de la Flota del Mar del Norte llegará a la región en los próximos días, indicó una fuente no identificada a la agencia Interfax. A ella se sumará el crucero "Moskva", que se encuentra actualmente en el Atlántico Norte. Y le seguirá el crucero "Varyag".

En tanto, ante la posibilidad de un ataque estadounidense contra Siria, Israel emplazó cerca de Tel Aviv un sistema antimisiles tipo Cúpula de Acero, confirmó una portavoz del Ejército. Y la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) se mostró "profundamente preocupada" por el peligro que corre el legado cultural sirio a causa de la guerra civil que se desarrolla en ese país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×