Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/11/2006 12:00:00 AM

“Los paras siempre serán prófugos”

El embajador de Estados Unidos, William Wood, no ve cambios para Colombia con el triunfo demócrata. Insiste en la extradición de los paramilitares.

SEMANA: ¿Afectará la victoria demócrata la aprobación del TLC?

William Wood: El TLC va a seguir sin problemas grandes. El Tratado nos beneficia a nosotros y les beneficia a ustedes. Ni los republicanos ni los demócratas van a rechazar un acuerdo que les da a ambos países beneficios importantes.

SEMANA: Mientras tanto, ¿se prorrogarán las preferencias andinas?

W.W.: Sobre eso no creo que vaya a haber más problema que antes. No creo que hayan cambiado las cosas tanto.

SEMANA: ¿Qué puede pasar con el Plan Colombia?

W.W.: El Plan Colombia tiene sus raíces tanto en el partido demócrata como en el republicano. Vamos a buscar el mismo nivel de ayuda en los años que vienen. Ya se aprobó el presupuesto para el año que viene en la Cámara de Representantes y ese presupuesto sigue el mismo nivel.

SEMANA: Los escasos resultados de la lucha antidrogas pueden afectar la ayuda?

W.W.: No son más controvertidos hoy que antes y hay logros enormes durante los últimos cuatro o tres años. Claro que hay incertidumbres y problemas. Por ejemplo, la famosa computadora de 'Jorge 40'. Pero se sabe de ella gracias al proceso de paz con los paramilitares. La pregunta es: ¿era mejor cuando no se sabía tanto? No todas las noticias son buenas, ni agradables, pero se sabe más.

SEMANA: Han salido a la luz los vínculos de la clase política con los paras y el narcotráfico, similares a los de la época de Samper, que entonces afectaron la relación de ambos gobiernos ¿Podría ocurrir algo parecido?

W.W.: Hay preocupación tanto en el Congreso colombiano como en el norteamericano sobre la posibilidad de vínculos corruptos con los cuatro grupos: Farc, ELN, paramilitares y los carteles de la drogas. Cada uno de estos grupos ha tratado por décadas de infiltrar las instituciones gubernamentales y lo que vemos ahora es un rompimiento de esos vínculos. Estos esfuerzos para infiltrar a las entidades gubernamentales del país no es nuevo, lo que es nuevo es la resistencia que se está poniendo y el destape de esos vínculos.

SEMANA: ¿No le preocupa que muchos de esos congresistas estén legislando y haciendo leyes para esos grupos?

W.W.: Eso sí preocupa. La democracia colombiana tiene problemas, pero su salud es fuerte.

SEMANA: ¿Es sostenible el hecho de congelar la extradición de los jefes paramilitares mientras hay evidencias de que han seguido en el negocio de las drogas aun después de iniciar el proceso de paz?

W.W.: El gobierno nos ha dicho que si los beneficiados de la Ley 975 traicionan el proceso, pierden todos sus beneficios, incluso la suspensión temporal de la extradición.

SEMANA: Ese es el caso de 'Jorge 40'. La evidencia del computador es clara.

W.W.: Confiamos en lo que nos ha dicho el gobierno.

SEMANA: ¿Entonces ya están esperando en Miami a 'Jorge 40'?

W.W.: No hemos perdido la esperanza.

SEMANA: Esta revista publicó una carta de Vicente Castaño en la cual dice que el Ministro Sabas Pretelt consultó con usted una fórmula para suspender la extradición. ¿Eso es cierto?

W.W.: Hemos pedido en extradición a Vicente Castaño. Esa petición va a seguir vigente. Los extraditables van a seguir siendo prófugos frente a nuestra ley y si podemos encontrarlos vamos a detenerlos.

SEMANA: ¿La única manera en la cual estos pedidos en extradición dejaran de existir, sería que estos señores se entregaran a la justicia norteamericana?

W.W.: Es clarísimo. Ellos han cometido crímenes importantes aquí en Colombia. Pero también han violado la ley estadounidense.

SEMANA: Vicente Castaño había dicho que quería negociar con Estados Unidos y se ha dicho que ha habido contactos con los hermanos Mejía. ¿En qué consistían esos acercamientos?

W.W.: Me sorprende que cada uno de estos líderes narcoterroristas hable de las supuestas conversaciones de otros con nosotros. No hay tales conversaciones. No negociamos con nadie.

SEMANA: ¿Siguen los jefes paramilitares, como 'Macaco', traficando?

W.W.: No lo puedo confirmar. Tampoco lo puedo negar.

SEMANA: ¿El caso Jamundí puede afectar la ayuda para el Ejército?

W.W.: El caso está muy vivo en la mente nuestra. Es una tragedia humana, y también profesional. Es una tragedia porque eran amigos nuestros. Los entrenamos. Confiábamos en su honestidad. Ahora el caso está bajo investigación. Queremos que se encuentren las razones para procesar a los miembros de la patrulla del Ejército. Estamos en contra de la justicia por mano propia, aun si la mano es nuestra.

SEMANA: Y los otros escándalos del Ejército,¿podrían afectar la ayuda?

W.W.: No creo que el Ejército sea monolítico. En el pasado tenía problemas que no tiene ahora. Se ha mejorado cada día en los tres años que estoy aquí tanto en los temas de disciplina interna como en capacidad profesional militar. También estoy seguro de que en una institución tan grande hay unas manzanas podridas. Sí ha habido unas acusaciones contra unos miembros del Ejército. Es importante que se investigue y se llegue a una conclusión clara y transparente y si hay culpables, que los castiguen. La única manera de resolver las dudas es investigar y destapar la verdad.

SEMANA: El carro bomba de la Escuela Superior de Guerra acabó con las posibilidades del intercambio y en el que estaban involucrados los tres norteamericanos secuestrados por las Farc. ¿Lo lamenta?

W.W.: Las Farc son las responsables del secuestro de nuestros tres ciudadanos. Durante los últimos años hemos revisado con más energía, con más personal, con más recursos, las actividades de las Farc, precisamente porque los tienen en sus manos. Pero no es política nuestra negociar concesiones con terroristas.

SEMANA: ¿Apoya la decisión del Presidente de efectuar un rescate militar?

W.W.: Para nosotros todas las opciones siempre están abiertas.

SEMANA: Otro de los problemas para el intercambio es 'Simón Trinidad'. Ahora hemos visto, en las audiencias del juicio, que las pruebas son realmente flojas.

W.W.: No estoy de acuerdo en que las pruebas sean débiles. Pero eso es una decisión del jurado de 12 ciudadanos comunes y corrientes en Estados Unidos. Creemos que 'Simón Trinidad' sí participó en el secuestro y en el cautiverio de nuestros amigos. Estaba autorizado a actuar como negociador. Tal vez tenía el poder de aprobar su liberación y no lo hizo.

SEMANA: ¿No le preocupa la situación de los tres secuestrados, desde el punto de vista humanitario?

W.W.: Absolu- tamente. Su cautiverio es un pecado mortal infinito. Pero nuestra política es clara. Los secuestrados no van a ganar nada por haber secuestrado a nuestros ciudadanos. Tenemos que pensar no solamente en los secuestrados de hoy, sino también en la posibilidad de secuestros en el futuro. Por premiar secuestros se aumenta la posibilidad de más secuestros en el futuro.

SEMANA: El narcotráfico se ha desplazado bastante hacia Venezuela. ¿Cómo ven ustedes esta situación?

W.W.: Sí se ha desplazado el narcotráfico y eso nos preocupa enormemente. Los narcotraficantes se están aprovechando del territorio venezolano para transportar drogas ilícitas.

SEMANA: ¿Usted cree que Colombia ya está ganando la guerra?

W.W.: Definitivamente está ganando la guerra. De eso no hay duda. En contra de los paramilitares hay un proceso de paz y 30.000 desmovilizados En contra del ELN hay la posibilidad de un proceso de paz y en contra de las Farc ha habido iniciativas. Las estadísticas de violencia muestran grandes mejoras.

SEMANA: Usted se va el próximo año, ¿cuál ha sido mayor satisfacción en este tiempo, y cuál su mayor frustración?

W.W.: Nuestra agenda es totalmente positiva. Vamos a seguir teniendo recursos para ayudar a nuestro socio que ha sido siempre decisivo y positivo. Es un placer trabajar con el equipo ganador. Mi mayor frustración es que no hemos podido avanzar en forma más rápida. Pero desafortunadamente la falta de paciencia no es una política.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.