Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/6/2012 12:00:00 AM

Los tuareg de Mali proclaman su independencia ante el rechazo internacional

"Decidimos de manera irreversible la proclamación de la independencia del estado de Azawad a partir del 06/04/2012", aseguró en un comunicado el MNLA, que se alzó en armas el 17 de enero para pedir la autodeterminación del Azawad.

Los tuareg del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA) proclamaron  el viernes la independencia del estado de Azawad, un territorio de 850.000 kilómetros cuadrados situado en el norte de Mali, ante el rechazo interno e internacional.

En su nota, el secretario general del grupo, Bilal Ag al Sharif, subraya, además, que reconocen y respetan las fronteras de los países vecinos, que aceptan "la Carta de las Naciones Unidas" y se comprometen a "garantizar la seguridad y avanzar hacia la construcción de las instituciones para culminar con la redacción de una Constitución democrática" .

Sin embargo, su proclamación, a la que ha contribuido el caos reinante en el país desde el triunfo del golpe de Estado que el pasado 22 de marzo derrocó al presidente Amadu Tumani Turé, ha caído en saco roto.

La mayoría de los partidos políticos del país, tanto los que apoyan al líder golpista, Amadu Haya Sanogo, como los que exigen el retorno del antiguo orden constitucional, han coincidido en condenar la proclamación del nuevo Estado.

El portavoz del Frente Unido por la República y la Democracia, Siaka Diakité, aseguró que esta plataforma antigolpista, compuesta por una treintena de partidos y ONG, condena dicha declaración y exige "la restauración de todo el territorio maliense".

Asimismo, la plataforma Movimiento Popular del 22 de Marzo, que defiende la legitimidad de la junta militar, mostró su rechazo a la división del país.

A estas dos plataformas se ha unido también la minoría árabe del país, que ha instado a una resistencia activa contra los rebeldes tuareg.

Aunque la junta militar golpista no se ha pronunciado aún, su rechazo a la revuelta tuareg es más que conocido.

La madrugada del 22 de marzo, cuando los militares anunciaron oficialmente la caída del antiguo orden, en particular recurrieron a la mala administración de la crisis tuareg que estaba haciendo el presidente Turé para justificar su pronunciamiento.

Sin embargo, lejos de frenar el avance de los rebeldes tuareg, el caos y el descontrol que siguió a la asonada militar animó al MNLA a redoblar sus ataques, y entre el 30 de marzo y el 1 de abril cayeron en su poder Kidal, Gao y Tombuctú, las tres principales ciudades de Azawad.

La incapacidad de los militares es tan manifiesta que la junta instó ayer en un comunicado a los países de la región que no reconocen al capitán Sanogo a una intervención.

En el exterior, la Comisión Europea defendió hoy la integridad territorial de Mali, mientras Mauritania, Níger y Argelia, países limítrofes con Azawad, convocaron una reunión ministerial en Nuakchot para el próximo domingo.

El resto de países vecinos de Mali (incluido Níger), como integrantes de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), ya han mostrado su rechazo a la desintegración territorial.

Asimismo, la CEDEAO ha impuesto un embargo a la junta para forzarla a restaurar totalmente el antiguo orden constitucional y ha decidido preparar una fuerza militar para una eventual intervención en Mali.

Pero, más allá de la condena de la división del país, la comunidad internacional no oculta su temor ante la degradación de la seguridad y la eventual extensión de la influencia del grupo terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), cuya actividad en Azawad ya era más que notable antes de la rebelión tuareg.

Aunque el MNLA siempre ha negado cualquier vinculación con Al Qaeda y asegura controlar las tres principales urbes de Azawad, se han multiplicado las informaciones que apuntan a una importante presencia de AQMI y del grupo islamista Ansar ad-Din (Ansar Dine) en la histórica ciudad de Tombuctú.

Sin embargo, la escasa información y el silencio que mantienen estas dos últimas organizaciones dificultan conocer con exactitud la situación en el norte de Mali.

Argelia denunció ayer el secuestro de su cónsul en Gao y de otros seis trabajadores por un grupo de desconocidos, y el Reino Unido anunció la retirada provisional del personal de su embajada en Bamako debido a la inestabilidad que vive el país.

En Bamako, Modibo Diallo, conductor de taxi, expresaba el estupor que comparten numerosos malienses.

"Parece que estamos en una película, es como si todo estuviera preparado. Tenemos que ayudar a los militares y a la CEDEAO a reconquistar nuestra tierra, porque si no, todo esta perdido", dijo.
 
EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.