Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/6/2004 12:00:00 AM

Lucio se desploma

Acosado por innumerables escándalos y sin amigos, el régimen del presidente Lucio Gutiérrez afronta esta semana su crisis más seria.

Nuevamente Ecuador se ve enfrentado a la inestabilidad política. Este lunes 7 se desarrollará en Quito la XXXIV Asamblea de la OEA, y las comunidades indígenas inician nuevamente protestas. Paralelamente transcurre la XXVII Asamblea del Parlamento Indígena de América, en la que delegados de 21 naciones han presentado una propuesta para defender sus derechos entregada a los 34 cancilleres de la OEA. Pero, en el fondo, lo que buscan es tumbar a Gutiérrez.

Días atrás un bloque legislativo mayoritario solicitó al jefe de Estado que se apartara del poder y permitiera la conformación de un régimen de salvación nacional. La crisis se debe a que la corrupción sigue siendo omnipresente, cuando el mandatario había prometido combatirla. Durante el tiempo que lleva como gobernante, los escándalos han envuelto a ministros, jefes de organismos, sus colaboradores y hasta sus familiares.

Estados Unidos les retiró la visa a varios de ellos. La embajadora estadounidense, Kristie Kenney, explicó a SEMANA: "No voy a hablar y nunca hablaremos sobre la razón por la cual se impidió el ingreso de algunos personajes a la nación norteamericana". No obstante, fuentes diplomáticas aseguraron que todo tiene que ver con el narcotráfico.

Hace varios meses la Policía ecuatoriana, la Interpol y la DEA realizaron la Operación Aniversario. En ella cayeron varios allegados de Gutiérrez que estaban envueltos en negocios con los carteles mexicanos de Juárez y Sinaloa, entre ellos el empresario ecuatoriano César Fernández. Antes de su detención, Fernández y los mexicanos se reunieron en un hotel de Quito con Napoleón Villa, cuñado de Gutiérrez. Igualmente, los diputados democristianos Carlos González y Guillermo Haro han insistido en que Gutiérrez recibió dineros de Fernández, así como del Partido de los Trabajadores de México. De comprobarse, esto llevaría a la destitución del Presidente.

Los indígenas se han unido a los militares en retiro y a otros movimientos. Los dirigentes Samuel Vargas, del Frente Popular, y José Villamil, de la organización de ex militares Unidad Nacional, así como Ernesto Castillo, de la Unión de Educadores, coincidieron en afirmar a SEMANA que la gigantesca movilización prevista debe llevar al retiro de Gutiérrez.

Según dijo el diputado Gilberto Talahua, del brazo político de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), "esta vez no vamos a permitir que se traicionen los objetivos de ese pueblo". "Las protestas van a ser contundentes, hasta que este hombre (Lucio Gutiérrez) se vaya a su casa", dijo a su vez Humberto Cholango, presidente de la Ecuarurani, que reúne a los aborígenes de la parte amazónica.

El Presidente hizo un llamamiento al diálogo, pero nadie le cree. A última hora nombró como ministro de Bienestar Social al dirigente indígena Antonio Vargas -ex candidato presidencial -, pero ello no pudo contener la crisis. En una entrevista con SEMANA hace seis meses, Vargas vaticinó que "el Presidente se está cayendo solito". Vargas es considerado un traidor por los indígenas y según varios parlamentarios, Gutiérrez está tratando de apagar las llamas con gasolina.

Luego de las caídas de Abdalá Bucaram y Jamil Mahuad y de la huida de Gustavo Noboa, la suerte de Gutiérrez también parece echada. "El deporte favorito de los ecuatorianos es tumbar presidentes", dijo un diplomático a SEMANA. Gutiérrez está en la cuerda floja, y la semana que comienza, con los representantes de la OEA observando de cerca el panorama, es definitiva. Por ahora, Gutiérrez está perdiendo la pelea.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.