Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/6/2014 2:00:00 AM

Los niños del cielo

El macabro hallazgo de una fosa común con restos de casi 800 niños en un convento de Irlanda reabrió el debate sobre un pasado oscuro de la Iglesia. No parece haber penitencia que valga.

“Dichosos los que no vieron y creyeron” dice la Biblia en uno de sus versículos cuando habla de la fe. Pero Catherine Corless sí tuvo que ver para creer. Nunca imaginó que al enterrar la pala destaparía una historia de horror. La investigadora descubrió que 796 niños, desde recién nacidos hasta de ocho años, habían sido enterrados sin ataúd ni lápida en un antiguo pozo séptico, cerca del Convento Santa María en Tuam, al oeste de Irlanda. Hoy, algunos de sus habitantes describen a las monjas como mujeres de hábitos blancos, pero corazones negros.

El convento funcionó entre 1925 y 1961 bajo el mando de las Hermanas del Buen Socorro. La institución acogía a madres solteras desterradas de sus hogares por cometer el ‘pecado’ de quedar embarazadas fuera del matrimonio. Las mujeres pagaban su refugio a punta de duras labores. “Solo las que tenían 100 libras podían abandonar el lugar después de dar a luz. A las demás nos obligaban a trabajar durante un año en labores de lavandería, cocina, cuidado de niños y jardinería”, le contó una de las madres a la historiadora.

Los niños tampoco tenían mejor suerte. Como eran producto del ‘pecado’, no eran bautizados y muchos eran dados en adopción. Los que quedaban morían de neumonía, tuberculosis y por los precarios cuidados de las hermanas. Su actitud iba claramente en contra de los principios de la Iglesia. “Cualquier ser humano es hijo de dios. Decir que son hijos del pecado va en contra del Evangelio. Es algo totalmente diabólico y no tiene nada que ver con el amor cristiano”, le dijo un sacerdote a SEMANA.

Aunque desde 1975 se tenía conocimiento de la fosa, se creía que los huesos pertenecían a las víctimas de la Gran Hambruna irlandesa del siglo XIX. Pero los hallazgos de Corless reabrieron el debate sobre las llamadas ‘Lavanderías de las Magdalenas’, instituciones muy comunes en ese país durante el siglo XX, donde las madres por fuera del matrimonio eran sometidas a trabajos esclavizantes y sus hijos, a tratos inhumanos. Es cierto que aunque no es un crimen atribuible a la Iglesia, el escándalo sí deja un profundo cuestionamiento sobre el poder que llegó a tener la moral católica, sobre todo en Irlanda.

El arzobispo de Tuam, Michael Neary, le dijo a SEMANA que se sumará a la búsqueda del gobierno irlandés por aclarar los hechos. “Estoy horrorizado por la cantidad de niños que sufrieron y por la pena de sus madres. La diócesis trabajará con la comunidad para construir un monumento y una placa con los nombres de los pequeños, para asegurarnos que nadie los olvide.” El año pasado el primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, se disculpó por las décadas de estigma y las terribles condiciones en las que eran tratadas las ‘madres desviadas de la moral’ y prometió indemnizarlas. Se estima que unas 10.000 mujeres fueron víctimas de estas instituciones hasta que desaparecieron en los noventa.

El hallazgo de Catherine rompió el silencio. Pero lo difícil será hacer justicia y calmar la pena de tantas madres que todavía recuerdan cuando las monjas les decían que su error fue traer la vida sin la bendición del matrimonio. Se les olvidó que más allá de la religión, no hay peor pecado que provocar la muerte.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.