Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/22/2014 12:00:00 AM

Madre de hombre asesinado salva de la horca al homicida

Justo cuando debía retirar la silla, la mujer se acercó al asesino de su hijo, le dio una cachetada y le dijo "¡Te perdono!".

La horca fue el castigo que la justicia iraní destinó para uno de sus ciudadanos, conocido como Balal, por haber asesinado a un joven de 18 años.

Sin embargo, Samereh Alinejad, madre de la víctima, decidió salvarle la vida al homicida en el último momento. Los padres del joven serían los responsables de quitar la silla sobre la cual se apoyaba el asesino, quien con sus manos atadas pronto moriría ahorcado.

El perdón otorgado por los familiares de la víctima tuvo su cuota de suspenso, pues el asesino padeció el terror de su venidera muerte hasta el último instante. El hombre alcanzó a tener sus ojos vendados y la soga alrededor del cuello.

Cuando se disponían a patear la silla sobre la cual se apoyaba el condenado, la madre del joven asesinado se acercó, le dio una cachetada y le gritó: “¡Te perdono!”.

Mientras subía las escaleras que la separaban del condenado, la triste madre preguntó a la gran multitud que se había reunido para ver la ejecución si sabían "lo difícil que es vivir en una casa vacía".

Posteriormente, Abdolghani Hozzeinzad, padre de la víctima, retiró la soga del cuello, mientras que la madre del condenado corrió a abrazar a la mujer que salvó la vida de su hijo. Las dos lloraron y Alinejad aseguró que tomó la decisión de perdonar al homicida porque tuvo un sueño en el que su hijo le decía que estaba tranquilo en un lugar de paz y que no era necesario que cobraran venganza.

“Luego de que compartí el sueño con mi familia, todos me dijeron que lo mejor era perdonar al hombre que le arrebató la vida a mi hijo”, dijo la mujer a medios iraníes. Mientras esto ocurría, el condenado a muerte no dejaba de exclamar “¡Perdón, perdón, perdón!”.

Las dos madres lloran luego de que eximieran de la horca al asesino.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.