Viernes, 29 de agosto de 2014

"Yo voy a ser un presidente de mano dura con el golpismo", dfijo Maduro. EFE

| 2013/04/18 00:00

Maduro advierte “mano dura” a golpistas

;
AP

Nicolás Maduro se posesionará este viernes en la asamblea de Venezuela.

Venezuela se alista para una juramentación sin presencia de los legisladores opositores al nuevo presidente Nicolás Maduro, quien el jueves acusó a sus rivales de conspirar en su contra y advirtió que será un mandatario de "mano dura" contra hechos que considere golpistas.

"Yo no voy a ser un presidente débil", dijo Maduro antes de partir hacia Lima, Perú, a una reunión extraordinaria del bloque Unasur que abordará la situación post electoral en Venezuela, en momentos que la oposición reclama un recuento total de la votación.

"Yo voy a ser un presidente de mano dura con el golpismo, con lo mal hecho, con la ineficiencia, con la corrupción, con los golpistas", añadió el presidente electo que ha acusado a la oposición de planear un golpe de Estado.

La juramentación se realizará el viernes en la Asamblea Nacional, aunque sin la presencia de legisladores de la oposición que anunciaron que no acudirán a la ceremonia, en protesta por la decisión de no concederles el uso de la palabra en las sesiones del parlamento si no reconocen al sucesor de Hugo Chávez como el primer magistrado de la nación.

Miembros de la coalición opositora en la Asamblea dijeron el jueves que tampoco asistirán a la ceremonia por la criminalizaron de su petición de hacer un recuento total de los votos de los comicios presidenciales que eligieron a Maduro como mandatario por un estrecho margen electoral.

"No vamos a acompañar ese acto de juramentación de Nicolás Maduro", dijo en rueda de prensa el diputado Andrés Velázquez de Causa R, uno de los partidos que integran la coalición opositora. "No vamos por la actitud gorila de (Diosdado) Cabello que intenta desconocer a los parlamentarios".

Al chavismo "les tengo una mala noticia...Nosotros no nos vamos a ir del parlamento", dijo el parlamentario opositor Leomagno Flores, del partido socialdemócrata Acción Democrática, también de la coalición opositora.

El órgano legislativo tiene un total de 165 curules, de las cuales 98 están en manos del oficialismo.
También el jueves, un grupo de defensa de los derechos humanos acusó a la Guardia Nacional de golpear a manifestantes de la oposición en un destacamento militar por negarse a reconocer la elección de Maduro.

Alfredo Romero, director de la organización Foro Penal Venezolano, dijo que durante protestas realizadas por la oposición en todo el país fueron detenidos unas 300 personas, 71 de ellas en la ciudad occidental de Barquisimeto, por respaldar la demanda de recontar la totalidad de los sufragios de la pasada elección presidencial pedida por el líder opositor Henrique Capriles.

Romero dijo que esperaban que casi todos los jóvenes fueran liberados el jueves.

El país seguía a la expectativa sobre la decisión final que tomará el Consejo Nacional Electoral a la petición del recuento de votos presentada oficialmente la víspera por la oposición. La presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Luisa Estella Morales, sostuvo que la Constitución y leyes del país no prevén el conteo manual de sufragios.

Mientras los legisladores opositores aún hablaban con periodistas, Cabello señaló en su cuenta de Twitter: "Les repito a los diputados de la oposición, por si acaso no entendieron, si no reconocen a Maduro como Presidente no los reconozco en la AN (Asamblea Nacional)".

Al momento, se desconoce si Cabello se refería a la negativa de no acreditarlos como congresistas pese a ser elegidos popularmente.

Cabello fue uno de los más cercanos colaboradores de Chávez, cuya muerte el cinco de marzo llevó a Venezuela a realizar elecciones especiales. La autoridad electoral dio el triunfo a Maduro frente al opositor Capriles, por unos 267.000 votos de más de 14,8 millones de sufragios emitidos.

Maduro fue declarado presidente electo un día después de los comicios del domingo.

El líder opositor sostiene que él ganó la elección presidencial y su petición de recuento la sustenta en supuestas irregularidades en la votación cometidas antes y durante la jornada electoral.

Como la Asamblea Nacional es de las pocas instancias en las que los opositores tiene representación y una instancia de aproximación al gobierno, la decisión de ausentarse podría marcar el tono de lo que serán las relaciones entre los bandos en los próximos meses.

Cabello además excluyó el miércoles a los opositores de la jefatura de cualquier de las comisiones legislativas.

El diputado opositor Velásquez dijo que con la actitud de Cabello "esta gente (del oficialismo) ha venido metiéndose en un pantanoso terreno antidemocrático... una especie de golpe de Estado blando".

El diputado Flores dijo en la misma rueda de prensa que con la decisión de Cabello de no permitirles hablar "se cerró el diálogo en el parlamento".

"Y no sólo se cerró el diálogo en el parlamento sino que se está tratando de enmudecer a los diputados" opositores, añadió.

La intención del chavismo de impedirles hablar, según los legisladores opositores, es presionarlos para que se retiren del parlamento para que el oficialismo pueda aprobar sin ningún debate u objeción las elecciones de nuevos miembros del Tribunal Supremo de Justicia, del Consejo Nacional Electoral, al Fiscal General, entre otros altos funcionarios, y cuyos períodos se vencieron hace meses.

El legislador opositor Ismael García, del grupo Avanzada Progresista, dijo que esos anuncios de autoridades de que investigan y podrían encarcelar a dirigentes de la oposición eran un intento de intimidarlos.
"Van a tener que hacer una cárcel muy grande porque somos casi 8 millones de personas que votamos por Capriles", dijo García.

El gobierno ha dicho que la ceremonia de juramentación de Maduro, de 50 años, se realizará el viernes con la asistencia de delegaciones de al menos 15 países, incluidos algunos de sus presidentes.

El bloque de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) tiene previsto reunirse de última hora en Lima para abordar la situación post electoral en Venezuela. Maduro ya partió a Lima para la cumbre.

La Unasur está integrada por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Para Capriles, un abogado de 40 años, el reconteo determinaría su victoria porque asegura que, por datos de sus testigos en las mesas electorales, consiguió más votos que Maduro.

El opositor escribió posteriormente en su cuenta de Twitter que evaluaba "la posibilidad de viajar a Lima y estar presente en la Reunión de Unasur, en Democracia se cuentan los votos!".

En la red social aseguró que en las últimas horas ha vuelto a hablar con jefes de Estado y cancilleres para informarles "sobre sobre persecución del Madurismo a trabajadores públicos". No dio ningún nombre ni mencionó países.

La diputada Aurora Morales, presidenta del congreso estatal de Miranda y militante del oficialista Partido
Socialista Unido de Venezuela, dijo que el chavismo espera declarar la "ausencia absoluta" de Capriles de la gobernación del estado Miranda, vecino a Caracas, argumentando que no ha reasumido sus funciones por estar al frente del reclamo del reconteo.

Capriles ha dicho que ya está al frente del gobierno local y que si desean sacarlo del cargo, deberá ser a través de un referendo revocatorio.

A través de las redes sociales, Maduro y Capriles advirtieron de posibles acciones de grupos contra sus respectivos seguidores.

"Todos debemos reaccionar acabamos de Derrotar un Golpe de Estado y ellos van a continuar con el Saboteo a la Vida del país. Alerta a Tod(at)s", escribió el presidente electo en su cuenta de Twitter.

Prácticamente al mismo tiempo, y también en su cuenta de la red social, el líder opositor señaló: "ALERTA grupos del Gobierno vestidos o con afiches nuestros que quieren generar violencia! Nadie caiga en provocaciones, hacer RT".

Ninguno de los dos, que en la semana han cruzado acusaciones sobre hechos de violencia en protestas luego de las elecciones, mencionó detalles.

En una entrevista transmitida la noche del miércoles con la cadena brasileña Globo, el escritor peruano Mario Vargas Llosa consideró que "la democracia latinoamericana con quien debería solidarizarse es con los demócratas venezolanos, que están luchando por una sociedad libre como es Brasil, Chile, Perú".

El premio Nobel de Literatura, quien ha sido un crítico permanente de Hugo Chávez, dijo que "sus gobiernos no pueden ser tan contradictorios de, por una parte, defender y respetar la democracia, y de otra, apoyar una acción tan autoritaria".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×