Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1999/11/22 00:00

MANAGUA, NICARAGUA

MANAGUA, NICARAGUA

El amor hace de las suyas en Managua, donde el presidente Arnoldo Alemán acaba de
contraer matrimonio en medio del beneplácito de la población, que nunca había presenciado la boda de un
gobernante en ejercicio. El primer mandatario, de 55 años, unió su vida con la de María Fernanda Flores, una
profesora de 30 que vivía en Miami hasta que Cupido tocó a su puerta. Mientras se trata del primer matrimonio
de ella, es el segundo de Alemán, quien enviudó cuando estaba preso durante los años del gobierno
sandinista. Pero no todo es color de rosa. Muchos sostienen que María Fernanda está más enamorada de la
presidencia que de su galán y se sabe que han surgido tensiones entre ella y María Dolores, la hija mayor del
presidente, quien tiene sólo tres años menos que su flamante madrastra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.