Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/11/28 15:05

Manifestantes reclaman medidas contra cambio climático

En vísperas de la cumbre de París unos 10.000 efectivos de las fuerzas de seguridad fueron desplegados en la ciudad para proteger la COP21. Al menos 24 activistas fueron colocados en detención domiciliaria.

Manifestantes reclaman medidas contra cambio climático Foto: AFP

Miles de personas se manifestaron este sábado en el mundo para reclamar un acuerdo ambicioso contra el cambio climático, en vísperas de la conferencia de París que comienza el lunes en un clima de optimismo a pesar del estado de sitio que rige en Francia tras los atentados.

Una marcha reunió a unos 3.000 estudiantes, activistas y religiosos en Filipinas para exigir una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático, causante de tifones devastadores en el archipiélago.

"Protejan nuestra casa común", "Justicia climática", podía leerse entre los carteles de los manifestantes en las calles de Manila. En Bangladesh, uno de los países más pobres de Asia amenazado por crecidas e inundaciones, unas 5.000 personas reclamaron una acción inmediata, y otras tantas se manifestaron en Brisbane, en Australia.

Decenas de miles de manifestantes eran esperados en numerosas marchas en otras ciudades asiáticas y también en Johannesburgo y Edimburgo. El domingo se convocaron movilizaciones en Seúl, Londres, Madrid, Río de Janeiro, Nueva York y México D.F., entre otras ciudades.

Unos 150 jefes de Estado y de gobierno participarán el lunes en la cumbre del clima en Le Bourget al norte de París, a la que asistirán unos 40.000 participantes, entre ellos 10.000 delegados de 195 países, además de científicos, observadores, periodistas y visitantes.

Barack Obama (Estados Unidos), Xi Jinping (China), Angela Merkel (Alemania), Dilma Rousseff (Brasil) o Enrique Peña Nieto (México) figuran entre los líderes esperados.

Clima de optimismo

El objetivo de la conferencia es limitar el calentamiento a dos grados centígrados respecto a la era preindustrial, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.

Señal de que el tiempo apremia para alcanzar un acuerdo antes del fin de la conferencia el 11 de diciembre, el canciller francés Laurent Fabius convocó a los delegados a reunirse a partir del domingo, un día antes de los previsto, para comenzar a preparar las negociaciones.

Tras la inauguración oficial el lunes por los jefes de Estado, los delegados retomarán las negociaciones el martes antes de ceder la posta a los ministros de Medio Ambiente o Energía, encargados de sellar un acuerdo en la recta final de la última semana.

En rueda de prensa tras entregar a Christiana Figueres, la principal responsable de la ONU sobre el clima, la llave de la "ciudad verde" donde se realizará la conferencia, Fabius anunció que un total de 183 países de los 195 países participantes presentaron sus compromisos nacionales de reducción de gases de efecto invernadero.

"Las condiciones para que (la COP21) sea un éxito están reunidas, pero no está ganado de antemano", advirtió. El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, también dijo ser "optimista de que se llegará a un acuerdo", contrariamente a la cumbre de Copenhague con terminó en rotundo fracaso en 2009. Pero Ban instó a los líderes del mundo a que "se pongan de acuerdo en un término medio, los acuerdos perfectos no existen en este mundo".

Figueres se refirió a la participación de América Latina y la presentó como un modelo, al destacar que la región presenta "toda una diversidad de tamaños y madurez de economías, de tendencias políticas". "Su participación es muy importante --dijo-- porque al lograr una conversación constructiva dentro de la región, habilita una conversación constructiva en el resto del mundo".

Activistas detenidos

Tras los atentados yihadistas del 13 de noviembre que causaron 130 muertos y 350 heridos, Francia decretó el estado de emergencia, reforzó el control de sus fronteras y desplegó fuerzas de seguridad en los puntos sensibles.

Unos 10.000 efectivos de las fuerzas de seguridad fueron desplegados en París para proteger la COP21, de los cuales 2.800 fueron destacados en el lugar mismo de la conferencia en el parque de exposiciones aeronáuticas de Le Bourget.

Las autoridades prohibieron las manifestaciones en París y otras ciudades de Francia. El ministerio del Interior indicó que 24 activistas había sido colocados en detención domiciliaria hasta el 12 de diciembre.

La utilización fuera del ámbito de la lucha antiterrorista de las disposiciones del estado de emergencia --que permite allanamientos sin orden judicial y detenciones domiciliarias-- fue denunciada por la Liga de los Derechos Humanos.

La coalición Clima 21, que agrupa a 130 organizaciones, fustigó por su parte los "manifiestos abusos" del estado de excepción. "No frenaremos el calentamiento climático renunciando a nuestras libertades", dijeron.

A falta de poder manifestar en París, unos 400 militantes llegados desde el suroeste donde protestan contra la instalación de un aeropuerto en Notre-Dame-des-Landes acamparon frente al palacio de Versalles e improvisaron un banquete para denunciar "la farsa de la COP21".  

Otra manifestación que también se detuvo a las puertas de París en Saint Denis (norte) congregó a cientos de católicos, budistas, musulmanes y protestantes que enarbolaron un mensaje ecuménico de acción mancomunada en favor de "la justicia climática".

El presidente francés François Hollande aseguró que todos los eventos "previstos" de la COP21 serán mantenidos y aclaró que no será "una reunión internacional contra el terrorismo", aunque admitió que son temas que pueden estar vinculados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.