Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/06/25 00:00

Más evidencia del derrame en el Golfo llega a las costas

Mientras tanto, el embudo que recupera el petróleo del pozo fue colocado de nuevo luego de que el miércoles tuvieran que retirarlo tras el choque de un robot submarino contra él.

Más evidencia del derrame en el Golfo llega a las costas

Más muestras espesas del enorme derrame petrolero del Golfo de México han llegado a las playas de Florida, como si los habitantes de las costas necesitaran que se les recuerde su frustración por los esfuerzos fallidos para detener el flujo de crudo desde un pozo submarino.

Las autoridades cerraron el jueves un tramo de unos 400 metros en la playa de Pensacola, no lejos de la frontera con Alabama, debido a que las manchas de petróleo llegaron a la costa, obligando por primera vez a cerrar dicha playa se cierra debido al derrame. Una gran mancha de crudo entró a la sonda de Misisipí, un estado que hasta entonces se había salvado de las repercusiones del derrame.

Mientras tanto, el embudo que recupera el petróleo del pozo fue colocado de nuevo luego de que el miércoles tuvieran que retirarlo tras el choque de un robot submarino contra él.

Aun antes de este contratiempo, las peores estimaciones del gobierno sugerían que el embudo y otros equipos estaban capturando menos de la mitad del petróleo que se fuga por el lecho marino.

Los pronunciamientos de BP acerca de que pronto podría recolectar más del crudo "carecen de toda credibilidad", dijo John Young, concejal del distrito de Jefferson. El último incidente muestra que "en verdad no están a la altura de la tarea y tenemos más noticias malas que buenas".

Los directivos de BP dijeron que compartían ese sentir y que planeaban hacer más. "Para BP, la intención es restaurar el Golfo a como estaba antes de que esto ocurriera", declaró en Washington el director gerente de BP PLC Bob Dudley, quien está a cargo de las operaciones de la compañía sobre el derrame.

Las acciones de BP cayeron significativamente el viernes en Londres luego de que la compañía anunciara que el costo de responder al derrame en el Golfo de México había ascendido a 2,350 millones de dólares. El precio de cada acción alcanzó un mínimo de 4,42 dólares (296,6 peniques) durante la mañana, una caída de 8,9 por ciento.
 
AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.