Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/26/2012 12:00:00 AM

Masacre de Toulouse: ¿crimen de familia?

El hermano del asesino de Toulouse fue acusado de ser cómplice de sus crímenes. Según algunos medios, el hombre dijo que se sentía orgulloso de la forma como había actuado su familiar.

Abdelkader Merah fue imputado este lunes de complicidad en los siete asesinatos confesados por su hermano Mohamed en la ciudad de Toulouse y la vecina localidad de Montauban, en el sur de Francia, crímenes en los que los investigadores no descartan la participación de otras personas.
 
Mohamed Merah, de 23 años y quien antes de ser abatido por las fuerzas de seguridad confesó haber matado a tiros a tres militares y a tres niños y un profesor de un colegio judío, actuó en solitario, pero la Policía trata de determinar si se benefició de apoyo logístico, tanto en la comisión de los asesinatos como en la preparación de los mismos.
 
En primera línea de la sospecha figura su hermano mayor Abdelkader, de 29 años, profundamente religioso y relacionado en el pasado con una red que enviaba a jóvenes a Afganistán.
 
La imputación se produce después de que la Policía le interrogó durante 96 horas, tras haber sido arrestado el pasado miércoles en el transcurso de la operación en la que Mohamed fue acorralado en su domicilio de Toulouse, donde fue abatido un día y medio más tarde.
 
Abdelkader enfrenta cargos de "complicidad en asesinatos", "asociación de malhechores" y "robo", exactamente los mismos que había solicitado la Fiscalía.
 
"Las investigaciones llevadas a cabo por los servicios de policía han permitido establecer contra Abdelkader Merah la existencia de indicios graves o concordantes que hacen creíble su participación como cómplice en la comisión de crímenes ligados a una empresa terrorista", señaló el Ministerio Público en un comunicado.
 
La Fiscalía investigará así si Abdelkader ayudó a su hermano a cometer cada uno de los siete asesinatos: un soldado en Toulouse el pasado día 11 de marzo, otros dos militares cuatro días después en la vecina Montauban y tres niños y un docente en una escuela judía el pasado lunes.
 
Según la página web del semanario Le Point, el hermano mayor de Merah dijo en los interrogatorios que se sentía orgulloso de la forma como había actuado Mohamed.
 
Además, los investigadores consideran establecido que el hermano mayor acompañó a Mohamed durante el robo, el pasado día 6 de marzo, de una moto que sirvió de medio de transporte al asesino confeso en cada una de las tres masacres.
 
El propio Abdelkader confesó haber acompañado a su hermano a un concesionario para tratar de neutralizar el dispositivo de seguimiento antirrobo de la moto, lo que puso a la Policía tras la pista de Mohamed.
 
Según publica hoy el diario Le Parisien, el rastreo de la señal del teléfono móvil de Abdelkader ha permitido establecer que este se encontraba en las inmediaciones del colegio judío Ozar Hatorah el pasado lunes al tiempo que su hermano asesinaba de un disparo en la cabeza a tres niños y al padre de dos de ellos, docente del centro.
 
La víspera, según ese rotativo, los dos hermanos habían cenado juntos en una prolongada velada.
 
Los investigadores, que no descartan la existencia de otros cómplices, tratan de determinar cómo un joven desempleado desde hacía cuatro años se hizo con un arsenal valorado en 20.000 euros.
 
El análisis del computador requisado en el domicilio de Abdelkader y de la documentación aprehendida por la Policía no ha dado resultados, según Le Parisien, que señala que en el domicilio del hermano mayor no se encontraron ni armas ni explosivos.
 
La Fiscalía dejó libre a la madre de los dos hermanos, detenida también el pasado miércoles, y a la esposa de Abdelkader, al considerar que "en este momento de la investigación ningún cargo" puede ser sustentado contra ellas.
 
Mohamed aseguró durante el tiempo que permaneció asediado por la Policía que no tenía relación con su hermano mayor.
 
El asesino, que filmó sus crímenes con la intención de difundir las imágenes a través de internet, se lamentó ante los negociadores de la Policía de no haber llegado al colegio judío algo más tarde para haber podido matar a más niños, según relata este lunes el semanario Le Journal du Dimanche.
 
Les contó "el placer infinito" que sintió al cometer los crímenes, su deseo de "ver a sus víctimas y tocarlas", señaló el dominical.
 
Mohamed Merah dijo haber recibido instrucción en Afganistán, donde le aseguraron que "matar a un soldado francés en Francia tiene la misma repercusión que matar a diez soldados" en el país asiático.
 
El asesino manifestó además su intención de continuar su recorrido mortal por otras ciudades, entre ellas París.
 
EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.