Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/7/2012 12:00:00 AM

Masiva presencia de venezolanos en mesas de votación en Bogotá

Desde las 6 a. m. funcionaron las 6 mesas de votación habilitadas en el consulado para que 2.808 electores acudieran a votar por el presidente de Venezuela. En la antesala lo que había era civismo y entusiasmo.

Aidy Valderrama anda con una bandera de su país terciada en la espalda porque es su forma de expresar la emoción que siente en un día tan importante para Venezuela. Por la ansiedad que el evento electoral le genera pasó la noche en blanco. Llegó de una reunión con amigos a las 2 a. m., hizo café, vio televisión, revisó las noticias por internet, y a las 4 a. m. ya se había zafado de cobijas y almohadas para alistarse.
 
Su hijo Giovanny Robelto también descansó poco, sólo un par de horas. Tenía curiosidad por saber cómo se llevaba el proceso en la otra mitad del mundo, donde había amanecido mientras por acá era de medianoche. Y desde bien temprano se fue a la calle 103 con Autopista Norte, en Bogotá, para ser testigo directo de la forma cómo empezaban a llegar cientos de compatriotas motivados a ejercer su derecho al voto.
 
A las 6 de la mañana ya estaban habilitadas las 6 mesas de votación en el Consulado de Venezuela en Bogotá. Ahí podían acudir 2.808 electores, de los 6.060 que tramitaron oportunamente su cambio de centro ante el Consejo Nacional Electoral de su país para votar en Colombia. Cumplido este requisito apenas debían presentar su cédula de identidad laminada y aparecer en los listados oficiales.
 
Los otros centros que este domingo recibirían las voluntades de los venezolanos que residente en Colombia se ubican en Arauca, Barranquilla, Cartagena, Cúcuta, Medellín, Puerto Carreño, Puerto Inírida y Ríohacha.
 
Cuando empezaba a amanecer ya estaban en el consulado 18 testigos de mesa, organizados por turnos, "para que siempre haya uno vigilante de que se cumplan los procesos legales al momento de la votación", dijo uno de los voluntarios. Y afuera, en la entrada lateral de la sede consular, se dispusieron seis filas, cada una correspondiente a una mesa, y cada mesa con un número de electores asignados de acuerdo con la terminación de su número de cédula.
 
A Aidy y Giovanny les tocó la mesa y la fila númeroseis. Empezaron a formarse a las 10 de la mañana y en 30 minutos ya estaban en la punta. Un voluntario de la Coordinadora Democrática los hizo pasar al interior del consulado y les advirtió que debían apagar el teléfono celular, no portar ningún símbolo patrio encima (incluida la gorra tricolor que utilizó Capriles durante para hacer campaña) y tampoco objetos metálicos.
 
Una vez adentro, se presentaron frente al comité de la mesa que les correspondió, firmaron el cuaderno de votación, colocaron la huella dactilar de su pulgar derecho, tomaron el tarjetón y colocaron una equis gigante sobre el rostro del candidato que quieren que se convierta en presidente de Venezuela. Después depositaron la tarjeta en una caja y salieron por la puerta delantera.
 
Madre e hijo migraron a Colombia hace 8 y 12 años, respectivamente. Decidieron desprenderse del calor familiar y los amigos en busca de seguridad personal y posibilidades de surgir. Giovanny estudió Ingeniería Eléctrica y si las elecciones las gana el candidato de la oposición, Henrique Capriles Radonsky, está dispuesto a regresarse a Venezuela para contribuir en la recuperación del sistema eléctrico venezolano. Pero si gana Chávez, ni piensa en volver.
 
Aidy extraña todo lo de Venezuela. Si gana la opción de su preferencia quiere coger un avión de regreso a su país en las 24 horas siguientes después que anuncien los resultados, no porque en Colombia la hayan tratado mal, sino porque quiere estar cerca de la gente que quiere. "Quiero ver cómo mi país echa para adelante", dijo.

Cierre a las 6 p. m.  
 
En la mañana hubo mal tiempo, pero la gente de las filas no se movió. Los que estaban más adelante quedaban cubiertos con un toldo grande que puso el equipo de logística en la entrada del centro. Y los señores de la tercera edad, o las mujeres que llegaron con sus niños, tuvieron acceso prioritario en todo momento.
 
Johana Monroy, llegó son su familia completa: su esposo e hija, más Gunther y Diesel, dos perros weimaraner de ojos grises. A escasos metros de la entrada colgaron en una reja una bandera gigante de Venezuela, pero se las mandaron a quitar, así es que tuvieron que conformarse con exhibir las cintas tricolores que llevaban las mascotas en el cuello. "Tengo a toda mi familia en Venezuela y vine a aportar lo que puedo para que lleguen los cambios necesarios".
 
Había resguardo de la Policía Nacional en las áreas externas, y todo el proceso estuvo apoyado por funcionarios militares de la Fuerza Armada de Venezuela.
 
"A las 9 de la mañana ya había votado el 30% del padrón electoral, y a las 12 del día se nos dispersaron un poco las cuentas, pero sabemos que al menos el 60% ya acudió a votar y aún queda tiempo para que lleguen los que faltan", dijo Lorena Nieta, directora de la coordinadora Democrática de Venezuela en Bogotá.
 
El cierre de todos los centros que funcionan este domingo en Colombia fue a las 6 de la tarde y al abstención fue apenas del 16,3%. En Venezuela, en cambio, mientras haya votantes en la puerta de los centros de votación deben seguir abiertas.
 
Tampoco se sabe la hora en que se emitirá el primer boletín oficial con los resultados, porque aunque se trata de un proceso electoral automatizado, la experiencia en otras elecciones advierte que el conteo puede no ser tan rápido.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.