Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/17/2016 12:00:00 AM

¡Qué papelón!

A Venezuela no le importó que la hubieran sacado del Mercosur, igual iba a meterse a la brava, “así sea por las ventanas”, como dijo su canciller, Delcy Rodríguez.

Y así lo hizo. En un bochornoso incidente diplomático, la ministra de Relaciones Exteriores se coló el miércoles en una reunión de Mercosur a la que no la habían invitado. Rodríguez llegó sin previo aviso a Buenos Aires, donde pensaban reunirse los países miembros del bloque. El problema es que Brasil, Paraguay y Argentina habían decidido excluir a la nación bolivariana por no cumplir con la normativa de derechos democráticos que exige esta organización. Aun así, la venezolana forzó su entrada al Palacio San Martín, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina, entre agentes antimotines que pretendían bloquear su ingreso. Una vez adentro, Rodríguez publicó una foto con el canciller boliviano, David Choquehuanca, en su cuenta de Twitter.

“Ya estamos en la reunión de Mercosur esperando por los cancilleres de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay!”, tuiteó. Pero ante la interrupción inesperada, los demás diplomáticos decidieron irse. Entonces, la canciller los acusó de confabularse contra Venezuela y, unas horas más tarde, apareció con un cabestrillo en un brazo alegando un supuesto golpe de la Policía. “No necesitamos ser invitados por la canciller Malcorra, ¡somos presidentes de Mercosur!”, dijo desde el Instituto Patria, un bastión del kirchnerismo. Quedó claro que la encargada de las relaciones exteriores en Venezuela no entiende cómo funciona la diplomacia. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.