Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/2011 12:00:00 AM

México: liberan a 'twitteros', pero tipifican nuevo delito

Los dos usuarios de esta red social estaban acusados de “terrorismo y sabotaje” y se enfrentaban a una condena de hasta 30 años.

;
BBC
Apenas salió de prisión, María de Jesús Bravo Pagola, usuaria de Twitter que fue acusada de terrorismo, confesó: "No gané yo, ganó la libertad de expresión".

La frase define el sentimiento de muchos usuarios de las redes sociales en México, que durante varias semanas exigieron la liberación de Bravo y de Gilberto Martínez Vera, detenido con ella.

Los dos fueron encarcelados por el gobierno de Veracruz, en el sureste del país, acusados de terrorismo y sabotaje por supuestamente difundir información falsa sobre ataques armados y secuestros que alarmaron a la población del estado.

Al final, después de intensas críticas en internet, radio y algunos periódicos, la Procuraduría (fiscalía) General de Justicia de Veracruz retiró los cargos en su contra.

Un triunfo de la sociedad civil, le dice a BBC Mundo Fidel Guillermo Ordóñez, abogado de los tuiteros.

"Fue una cantidad increíble de reacciones en el país y el extranjero, se volvió un tema global. Singular asunto como los encarcelan, singular la forma como los liberan", explica.

Mal ejemplo

Pero el caso dejó también otras lecciones. El Congreso de Veracruz aprobó una enmienda legal para crear el delito de "perturbación del orden público" con el que según analistas pretende regular el uso de las redes sociales de internet.

La modificación al Código Penal establece una sanción de entre uno y cuatro años de cárcel a quien, por cualquier medio, difunda información falsa sobre explosivos, ataques armados o con sustancias tóxicas que alarmen o causen daños de salud a la población.

El ejemplo de Veracruz empieza a extenderse. Fernando de las Fuentes, diputado en Coahuila, al norte del país, anunció que promovería una enmienda legal para regular "más eficientemente este tipo de temas". El asunto ya causa polémica.

En su más reciente informe sobre México el Relator Especial de Naciones Unidas sobre el Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión, Frank la Rue, recomendó al gobierno eliminar de las leyes estatales "los tipos penales que criminalizan la expresión".

Las enmiendas legales de Veracruz y Coahuila podrían violar convenios y recomendaciones internacionales, recuerda el abogado Ordóñez.

Así, con la excarcelación de Bravo y Martínez los usuarios mexicanos de redes sociales parecen haber ganado sólo una batalla.
Debate

El caso de los tuiteros de Veracruz abrió el debate sobre la libertad de expresión en internet, especialmente en México que vive la más fuerte ola de violencia en décadas.

En algunas regiones del país donde se libran combates contra y entre carteles de drogas, la red Twitter ha sido una de las pocas fuentes de información.

Muchos medios tradicionales decidieron no publicar noticias sobre la violencia del narcotráfico por temor a sufrir represalias de las bandas de delincuentes. Esto ocurre en estados como Chihuahua, Veracruz, Michoacán y especialmente en Tamaulipas, donde incluso las autoridades locales abrieron cuentas propias en Twitter para alertar a los ciudadanos sobre enfrentamientos armados.

En este escenario, algunos como el poeta Javier Sicilia ven en el encarcelamiento de los tuiteros y la promoción de leyes para regular el uso de internet un intento por esconder la violencia en el país.

"Las amenazas a la democracia se combaten con más democracia, no con represión", dijo en Xalapa, la capital de Veracruz, durante una escala de la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad que recorrió el sur de México.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.