Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/7/2012 12:00:00 AM

Miedo y abandono en Homs, una ciudad bajo fuego

Los residentes de Homs continúan bajo uno de los peores bombardeos por parte de las tropas del gobierno sirio desde el inicio del levantamiento.

;
BBC
Los residentes de la ciudad de Homs, bastión opositor en Siria, continúan bajo uno de los peores bombardeos por parte de las tropas del gobierno desde el inicio del levantamiento contra el presidenter Bashar Al-Assad.

Paul Wood, de la BBC, es uno de los pocos periodistas presentes en la ciudad y describe el miedo y la sensación de abandono de sus habitantes. Este es su testimonio.

Los morteros comenzaron a caer, de manera constante, minutos después de las seis de la mañana. Cada explosión retumbó en las calles estrechas de Homs.

La primera reacción fueron gritos desafiantes de "Dios es grande" que dieron paso a la artillería pesada y luego a las bombas de explosión aérea.

Ahora esta parte de Homs parece desierta. No se escuchan voces en el exterior; sólo el estruendo de la explosión de proyectiles.

De vez en cuando una persona temerosa asoma a una ventana antes de volver a desaparecer.

"Hay escombros por todos lados", dijo un camarógrafo local, antes de precipitarse, sin aliento, al interior.

"Los postes de electricidad están en el suelo. No hay una persona en la calle".

Bajo el constante fuego de artillería, los nervios afloran. Y los rumores: el ejército está "a punto de atacar con armas químicas". O el ejército "ya está invadiendo" el terreno.

Nada es cierto, aunque un testigo creíble dijo haber visto el desplazamiento de tropas en el límite de esta zona.

Las fuerzas de seguridad parecen estar a casi un kilómetro de distancia. Sin embargo, no han invadido el área y tal vez no lo hagan, pero es lo que la gente teme y espera.

No hay lugar seguro

En la primera hora pudieron escuchar disparos de combatientes rebeldes del Ejército Libre de Siria. Fue un gesto inútil de Kalashnikov contra artillería.

Ahora los comandantes han dado una orden de ahorrar las municiones para usarlas luego.

Activistas de la oposición han contado más de 25 muertos en Homs la víspera, aunque no hay confirmación independiente de esa cifra.

Lo cierto es que las casas aquí no tienen sótanos. No hay ningún lugar seguro donde esconderse.

La televisión estatal siria niega que haya habido un bombardeo.

Se dijo que los habitantes prendían fuego a montones de basura en los techos de sus hogares para dar la impresión de que hubo ataque.

No hay dudas, sin embargo, de lo que hemos visto y oído: cientos de proyectiles y morteros han sido lanzados a este lugar durante el día.

Mientras escribo esto, las ventanas de la casa se estremecen por el impacto de proyectiles probablemente en la calle de al lado.

Es cierto que se ha prendido fuego a la basura en las calles. La gente cree que va a confundir así a los sistemas por los que se guían los cohetes. Probablemente esté equivocada.

Civiles

La gente en esta parte de Homs dice que estos son los peores días desde el comienzo de la sublevación hace casi un año. El bombardeo no ha parado desde hace varias jornadas.

La mayoría de las víctimas que hemos visto eran civiles. El domingo estábamos en una clínica durante ataques de mortero que duraron varias horas. Un adolescente fue llevado con heridas horribles en la mayor parte de su rostro.

En el pasillo, una mujer gritaba. Su hijo único había sido trasladado en una camilla, con su pie izquierdo destruido por una explosión.

Estaba conmocionada, pero no era incoherente. "Que nos entreguen armas, no podemos defendernos", gritó antes de que alguien se la llevara.

También es cierto que algunos de los muertos eran combatientes. Fuimos a las oraciones fúnebres de un miembro del Ejército Libre de Siria, como se denominan los rebeldes.

Su cuerpo yacía en el piso alfombrado de la mezquita, con flores en el pecho. Dos hombres, tal vez hermanos, lloraban arrodillados frente al cadáver.

El hombre había muerto hacía un par de horas mientras atacaba una sede de gobierno supuestamente usada por francotiradores.

Damasco acusa a los rebeldes de "terroristas" o "bandas armadas".

El capitán Mohamed Idris, quien desertó del ejército en diciembre, lo niega.

"Todo lo que hacemos es defender a nuestra gente. El gobierno no puede alcanzarnos y por eso la emprende contra la población civil".

Sola

Ciertamente, los civiles están pagando el precio.

En la clínica vimos a un hombre envolviendo cuidadosamente el cuerpo de una niña de siete años de edad en una sábana blanca. Ella murió cuando un mortero cayó sobre su casa. Su nombre fue escrito en la mortaja, Nuha Al Manal.

Al igual que todos los muertos en esta parte de Homs fue enterrada en la oscuridad, algo que ha venido sucediendo aquí durante muchos meses porque el día es demasiado peligroso.

El entierro transcurrió sin la familia, sin oraciones, con poca dignidad. Fue un entierro apresurado. Incluso cuando cubrían su cuerpo con la tierra hubo disparos en esa dirección.

"La ONU nos ha abandonado", me dijo un residente de Homs. "¿Quién nos va a ayudar ahora?, ¿quién nos va a ayudar ahora?".

Eso me dice la gente una y otra vez: que se siente abandonada; sola.

Tras el fracaso de la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU el fin de semana, la gente ha perdido la esperanza de que le llegue ayuda del mundo exterior.

Y espera lo peor de un gobierno el cual ahora teme que pueda actuar sin restricciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.