Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/15/2004 12:00:00 AM

Miedo en Atenas

Crecen los temores por un atentado terrorista en los Juegos Olímpicos de Verano en Grecia

Los Juegos Olímpicos más vigilados de la historia han comenzado con un clima enrarecido por la amenaza de Al Qaeda de atentar contra Europa y el riesgo de ataques de los grupos anarquistas que en diciembre pasado enviaron cartas bomba a varios dirigentes de la Unión Europea.

Europol e Interpol dicen que esta amenaza sobre Atenas "es real" y los analistas aseguran que estas Olimpíadas le ofrecen al terrorismo "la mejor ventana para exhibirse": cualquier cosa que hagan será televisada con un récord de 3.900 millones de espectadores.

"La Olimpíada representa la oportunidad de oro y la ocasión más atractiva para que un grupo, e incluso un individuo, muestre con sangre el 'poder' de sus ideas y sus luchas, porque hasta el menor incidente tendrá un efecto mediático global, que es justamente lo que buscan los terroristas", dijo a SEMANA Roland Jacquard, director del Observatorio Internacional sobre el Terrorismo (OIT), con sede en París.

Se trata de las primeras Olimpíadas después de los atentados de Estados Unidos y España, y el gobierno griego ha invertido más de 1.200 millones de dólares en seguridad. Pero las encuestas señalan que más de un tercio de los europeos y, en particular, el 56 por ciento de los holandeses creen que los Juegos no terminarán sin sufrir al menos un atentado terrorista.

Según los expertos, Grecia se encuentra en una "gran situación de vulnerabilidad" por su posición geográfica cerca de los Balcanes y su vecindad con Turquía y el mundo islámico. El analista Johannes Strangas, de la Universidad de Atenas, explicó a SEMANA que la prueba fueron las bombas de la semana pasada contra dos hoteles en Estambul y los atentados de noviembre de 2003 con camiones bomba contra sinagogas que causaron la muerte de 60 personas. "La vitrina de los Olímpicos, antes que alejarnos del peligro, puede convertir a Grecia en un imán que atraiga movimientos armados, sin contar con los sectores descontentos de la comunidad árabe residente en Grecia", comentó.

Atenas tiene más de 100.000 inmigrantes musulmanes que mantienen una pugna con el gobierno por su renuencia a autorizar la construcción de una gran mezquita en la capital, a la que también se opone la Iglesia Ortodoxa griega. Aunque la comunidad árabe ha sido pacífica y las autoridades implantaron desde 2002 vigilancia sobre algunos líderes musulmanes, el riesgo está en las 50 mezquitas informales de la ciudad que en la mayoría de los casos son casi clandestinas, ocultas en garajes.

El gobierno desvirtúa la amenaza árabe con el argumento de que Grecia no envió tropas a Irak y recordando los mensajes de "no violencia en los Juegos" enviados por el líder libio Muammar Gaddafi y varios dirigentes palestinos a las comunidades de estos países que residen en Grecia. Sin embargo, la piedra en el zapato es el presidente de la Federación Panhelénica de Apoyo a los Musulmanes en Grecia, Mehmet Imam, quien aunque desmiente sus vínculos con Al Qaeda viene pidiendo a los países islámicos que boicoteen los Olímpicos como protesta por los conflictos de Cisjordania, Irak y Afganistán.

Otro factor de peligro son los grupos anarquistas, que resurgieron a finales de 2003 y a comienzos de este año, cuando enviaron 15 cartas bomba contra la Unión Europea, entre ellos a Romano Prodi, el presidente de la Comisión. La policía italiana reveló que organizaciones anarquistas de varios países se reunieron en junio cerca de Bolonia y acordaron viajar a Grecia para sabotear los Juegos. Estos grupos, que dicen luchar contra "el yugo capitalista neoliberal", ya comenzaron a distribuir por redes clandestinas un manual llamado Ad ognuno il suo (A cada uno lo suyo, 1.000 maneras de sabotear este mundo). El manual, interceptado por Europol y al cual tuvo acceso SEMANA, ilustra a los anarquistas que la primera acción del sabotaje es "destruir todas las cámaras de vigilancia" para evitar ser reconocidos por los guardias de seguridad.

Ramón Rivas, agente de Europol en Madrid, dijo a SEMANA que la capacidad de infiltración de los anarquistas españoles e italianos es mayor que la de los terroristas islámicos, por su raza, "lo cual los hace mucho más peligrosos si tomamos en cuenta su tendencia a actuar individualmente y de forma separada".

Atenas es hoy la versión real del 'Gran Hermano' descrita por George Orwell en su novela 1984. Grecia cuenta con la última tecnología en seguridad computarizada y videovigilancia, diseñada por la norteamericana Science Applications International Corp. a un costo de 312 millones de dólares. Son 1.300 cámaras de video y 400 micrófonos que graban a los cuatro millones de habitantes de la ciudad y de los 2,5 millones de turistas, que también son controlados por 70.000 agentes entre policías, militares y guardias privados. Nada ni nadie escapa a los vigilantes, o al menos así lo creen el Comité Olímpico Griego y el primer ministro Costas Karamanlis, que han declarado a Atenas "la ciudad más segura del mundo"

Mientras tanto nueve helicópteros, dos aviones espía Awac, baterías de misiles y aviones de combate cedidos por la Otan y un dirigible dotado con más cámaras y sensores resguardan el espacio aéreo. Ciertos aspectos de la seguridad se mantienen en reserva, pero fuentes de Europol hablan de un plan secreto del gobierno, llamado 'Polux', que prevé que un portaaviones de Estados Unidos sea usado como base de una fuerza internacional de acción rápida experta en lucha antiterrorista, liberación de rehenes, atención para heridos y control de ataques bioquímicos.

Pero este despliegue de seguridad, el más costoso de la historia de los Juegos Olímpicos, en vez de animar a los viajeros ha acentuado su desconfianza. Un estudio de la compañía NTS Sofres comprobó que alrededor de la mitad de los holandeses, noruegos y daneses considera que el terrorismo atacará en Atenas. "La sicosis por el terrorismo tiene un poder indudable que hace crecer la industria de la seguridad, pero disminuir la del turismo, como está pasando hoy en Atenas", indicó a SEMANA Jacquard. Grecia esperaba más de cinco millones de visitantes, pero la sicosis por el terrorismo y los altos costos han llevado a las compañías de viajes a calificar esta temporada de "fracaso". Además, esta semana se estimaba que los organizadores sólo habían podido vender la mitad de los 5,3 millones de boletos.

A las quejas del sector turístico se suman las denuncias de Amnistía Internacional (AI), que acusa a las autoridades griegas de la detención indiscriminada y de la persecución por motivos racistas de inmigrantes y solicitantes de asilo. "El gobierno griego ha convertido la represión en un deporte olímpico", dijo a SEMANA la delegada de AI en Madrid, Yolanda Gómez. "Tenemos pruebas de las detenciones arbitrarias de numerosas personas de origen árabe y confesión musulmana, principalmente inmigrantes pobres, y aunque reconocemos el derecho de Grecia a tomar medidas de seguridad, esto no justifica la violación de derechos humanos", precisó.

Por su parte, varias organizaciones como la Confederación General de Trabajadores han lanzado críticas contra la seguridad y sus costos, asegurando que los Juegos deben promover una cultura de la paz "y no impulsar en la sociedad el miedo, la vigilancia, la intolerancia y la represión".

Las Olimpiadas de la antigua Grecia, que comenzaron en el año 776 a.C., siempre se celebraron bajo el símbolo de la paz. Incluso los pueblos suspendían sus guerras para competir en los torneos deportivos. Pero la sicosis terrorista desatada tras los atentados contra Estados Unidos y España cambió la historia, y ahora Grecia está demostrando la nueva paz del 'Gran Hermano'
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?