02 julio 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Mohamed Mursi dice que no se va

EFE

MUNDOA pesar de las protestas y el ultimátum del Ejército, el presidente egipcio anuncia gobierno de unidad nacional.

Mohamed Mursi dice que no se va. Para el presidente islamista, el país se enfrenta al "desafío de los seguidores del antiguo régimen" de Hosni Mubarak, que "quieren manipular la ira de los jóvenes, quienes tienen derecho a estar enfadados".

Para el presidente islamista, el país se enfrenta al "desafío de los seguidores del antiguo régimen" de Hosni Mubarak, que "quieren manipular la ira de los jóvenes, quienes tienen derecho a estar enfadados".

Foto: EFE.

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, anunció una iniciativa para la formación de un gobierno de unidad nacional y de un comité para enmendar la Constitución, en un discurso a la nación.

Dentro de esa iniciativa, se abordará con las fuerzas políticas la celebración de elecciones legislati
vas en un plazo de seis meses tras reformar la Constitución.

En la alocución, señaló que "no hay alternativa a la legitimidad" y exhortó a los egipcios a no ser violentos nunca con el Ejército, después de que este concediese este lunes un plazo de 48 horas a Mursi para "atender las demandas del pueblo".

Para el presidente islamista, el país se enfrenta al "desafío de los seguidores del antiguo régimen" de Hosni Mubarak, que "quieren manipular la ira de los jóvenes, quienes tienen derecho a estar enfadados".

Mursi insistió en repetidas ocasiones a lo largo de su alocución que la legitimidad constitucional está con él, y que, por ello, no piensa renunciar a su cargo.

El presidente destacó que el pueblo egipcio lo eligió para su cometido en unas elecciones limpias y democráticas, y que, aunque "no ansía el poder", está comprometido con su misión.

Pese a ello, instó a los egipcios a no derramar la sangre de sus propios compatriotas y recordó que solo podría declarar la "yihad" (guerra santa islámica) contra los "enemigos del país".

En un mensaje difundido poco antes del discurso a través de su cuenta de Twitter, Mursi instó a las Fuerzas Armadas a que retiren su advertencia y rechazó "cualquier dictado interno o externo".

En su ultimátum, el Ejército egipcio instó ayer a las fuerzas políticas a que "asuman su responsabilidad y atiendan las demandas del pueblo" en un plazo de 48 horas, que expira este miércoles.

Mientras tanto las protestas continúan. Al final de la jornada se conoció que siete personas murieron en enfrentamientos entre partidarios y opositores del presidente islamista de Egipto en El Cairo, dijeron funcionarios de seguridad y de hospitales.
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad