Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/12/2012 12:00:00 AM

Mueren 314 personas en dos incendios en Pakistán

La cifra pone de manifiesto el estado de la seguridad industrial en este país, donde muchas fábricas se instalan de manera ilegal en las ciudades densamente pobladas. El mayor de los siniestros se registró en Karachi, en la zona meridional del país surasiático.

La cifra de muertos por los incendios ocurridos en dos fábricas en las ciudades más grandes de Pakistán aumentó el miércoles a 314 personas fallecidas.
 
Uno de los desastres se declaró el pasado 11 de agosto en la sede de Ali Enterprise, un inmueble de cuatro pisos en el modesto barrio de Baldia Town. Muchas de las víctimas perecieron porque no pudieron escapar de edificios que carecían de salidas de emergencia y de medidas de seguridad básicas como alarmas y rociadores de agua.
 
Un responsable de los equipos de rescate declaró que el siniestro ocurrió por un cortocircuito en un gran generador eléctrico ubicado cerca del acceso principal del edificio, que se convirtió en una trampa mortal para los trabajadores.
 
Por su parte, unas veinte personas murieron en la segunda ciudad del país, la oriental Lahore, en un suceso casi calcado al de Karachi tras la explosión de un generador en una fábrica de zapatos en la que trabajaban unos 45 empleados.
 
Hacinamiento y ausencia de medidas básicas
 
Las ínfimas condiciones laborales y de seguridad en las que operan los miles de fábricas textiles del país sirvieron para convertir el incendio en una catástrofe.

Según diversos medios, en el Ali Enterprise, de unos 2.000 metros cuadrados de superficie, trabajaban hacinadas entre 1.500 y 2.000 personas, entre ellas varios menores, y no había prácticamente ninguna medida básica contra incendios.
 
Conforme al relato de los bomberos, el generador cortocircuitado sirvió de tapón para la salida de los trabajadores, muchos de los cuales estaban en un sótano al cual sólo se podía acceder por una pequeña puerta que quedó enseguida bloqueada.
 
La mayoría de obreros logró huir antes de que el inmueble quedara totalmente envuelto por las llamas, y muchos lo hicieron saltando por las ventanas, por lo que los equipos sanitarios tuvieron que atender decenas de personas con piernas fracturadas.
 
Durante las labores de rescate una de las principales preocupaciones de los bomberos fue enfriar lo antes posible la estructura del inmueble, que sufrió importantes daños por el virulento fuego y amenazaba con derrumbarse.
 
Con EFE y AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.