Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/20/2011 12:00:00 AM

Muerte de Gadafi: el mundo reacciona

Líderes del mundo expresaron su deseo de que la guerra termine en Libia y comience el tránsito a la democracia. Chávez lamentó la muerte del líder libio a quien calificó como un mártir.

El líder libio Muamar Gadafi fue un hombre polémico. Su muerte este jueves, supuestamente por un disparo del joven rebelde Ahmed al Shebani, también ha dado lugar a reacciones disímiles en todo el mundo.
 
En una declaración en la Rosaleda de la Casa Blanca, el presidente de los Estados Unidos Barack Obama afirmó: “podemos decir de manera definitiva que el régimen de Gadafi ha llegado a su fin”.
 
Sin embargo reconoció que el camino hacia la democracia será “largo”. El mandatario aprovechó para enviar un mensaje a la región donde se han presentado levantamientos contra otros regímenes: “el mandato con un puño de hierro siempre llega a su fin… quienes intentan perpetuarse en el poder no tendrán éxito”.
 
Según indicó Obama en su alocución, la misión de la OTAN “concluirá pronto”.
 
Desde la otra orilla, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, lamentó la muerte de Gadafi a quien calificó como un luchador y un “mártir”.
 
“Veníamos hablando con Raúl Castro (presidente de Cuba). Recuerdo que Raúl me decía: seguro que lo van a matar (...) Lamentablemente se confirmó luego la muerte de Gadafi, lo asesinaron. Bueno, es un atropello más a la vida, ¿qué más se puede decir?”, dijo Chávez a periodistas.
 
Chávez dijo que se recordará a Gadafi “toda la vida como a un luchador, y, bueno, un mártir ahora”. Y advirtió que su muerte supone el comienzo de la resistencia de ese pueblo frente al “imperio yanqui”.
 
“Esta historia en Libia está comenzando apenas porque ahí hay un pueblo, hay dignidad… el imperio yanqui no podrá dominar este mundo”, dijo.
 
El mandatario venezolano ha reiterado sus acusaciones contra Estados Unidos y la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) sobre su interés en los recursos naturales y las reservas económicas de Libia.
 
Ban Ki Moon, secretario general de las Naciones Unidas, envió un mensaje de reconciliación a las partes del conflicto. Dijo que ellos “deben deponer sus armas en paz”.
 
Pero reconoció que este era tan solo un primer paso para el cambio. “Está claro que este día significa una transición histórica para Libia… Pero reconozcamos inmediatamente que este día es apenas el fin del comienzo. El camino por recorrer será difícil y plagado de retos para Libia y su pueblo (...) Es el momento en que todos los libios deben unirse”.
 
Para la Unión Europea la caída de Gadafi “marca el final de una era de despotismo y represión”. Así lo afirmaron los países que integran la unión en una declaración conjunta de los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.
 
“Libia puede hoy pasar una página de su historia y emprender un nuevo futuro democrático”, afirmaron.
 
También pidieron al Consejo Nacional de Transición (CNT) que emprenda “un proceso de reconciliación” que permita “una transición democrática, pacífica y transparente en el país”.
 
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien fue uno de los impulsores de la intervención de la OTAN en Libia, calificó la muerte de Gadafi como un “gran paso” a la liberación de Libia.
 
“La desaparición de Muammar Gadafi es un gran paso en la lucha llevada adelante desde hace más de ocho meses por el pueblo libio para liberarse del régimen dictatorial y violento que le fue impuesto durante más de 40 años”, dijo el mandatario francés a través de un comunicado.
 
Según Sarkozy, la liberación de Sirte (último bastión del régimen) “debe marcar, conforme los compromisos asumidos por el Consejo Nacional de Transición, el inicio de un proceso acordado por el CNT para establecer en Libia un sistema democrático”. El mandatario galo aseguró que su país estará presto a apoyar a los libios.
 
El primer ministro del Reino Unido David Cameron hizo memoria de las víctimas. “Creo que hoy es un día para recordar a todas las víctimas del coronel Gadafi” dijo. Y mencionó a las 270 que murieron por el atentado contra un avión de la compañía estadounidense PanAm que estalló sobre la localidad escocesa de Lockerbie en diciembre de 1988. También recordó a las víctimas de un atentado en el que IRA (Ejército Revolucionario Irlandés) usó un explosivo presuntamente suministrado por los libios, y a la agente de policía Yvonne Fletcher, asesinada en 1984.
 
“Debemos recordar también a los numerosos libios que murieron en manos de este brutal dictador y de su régimen”, agregó.
 
El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se atrevió a asegurar que la guerra había terminado: “Sic transit gloria mundi (la gloria del mundo es efímera). Ahora la guerra ha terminado”.
 
Y el presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, expresó sus buenos deseos para el pueblo libio: “Esperamos que haya paz en Libia, y que todos aquellos que están gobernando el estado, los distintos representantes de las tribus libias, alcancen un acuerdo final sobre la configuración del poder y Libia se convierta en un estado democrático moderno”.
 
El Vaticano reconoció al CNT como “representante legítimo del pueblo libio”. Y ante la muerte del líder libio dijo: “concluye la fase muy larga y trágica de la lucha sangrienta para derrocar a un régimen duro y la opresión”.
 
En Colombia, el presidente Juan Manuel Santos no fue indiferente a la noticia y declaró que “con la muerte de Gadafi, esperamos que ese país regrese a la normalidad lo más pronto posible, que allá por fin puedan imperar la democracia y la libertad, que los propios libios se apersonen de su futuro y se apersonen de la situación de su país y que puedan prosperar en paz”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.